Las pibas siguen escribiendo la historia

La profesionalización del fútbol femenino ya no es sólo una consigna

Tras largos años de lucha y numerosas generaciones de jugadoras abriendo caminos para la instauración de la disciplina en el país, este viernes comienza el primer torneo profesional de fútbol femenino de la historia.

A 88 años de la profesionalización del fútbol masculino y a menos de un año de la denuncia que hizo Macarena Sánchez reclamando que la consideren como trabajadora, por fin llegó el momento de saldar parte de la deuda que el fútbol y la sociedad argentina mantiene con las jugadoras. Este viernes comienza el primer Torneo de Fútbol Femenino en la historia de nuestro país.

Foto: Virginia Robles

En enero de este año, hace apenas ocho meses, Macarena Sánchez denunció a la UAI Urquiza, club que la había marginado de su plantel, y a la AFA reclamando que se la reconociera como trabajadora y se respetaran sus derechos como tal. Lo de Maca fue la gota que rebalsó el vaso, pero ese vaso venía llenándose desde hace años. Retrocedamos algunas páginas para entender esto con mayor precisión.

En 2017 fue noticia la medida tomada por la Selección Argentina femenina: después de dos años sin participar de competencias y sin tener entrenador, las jugadoras decidieron llevar adelante un paro en reclamo del pago de viáticos adeudados, los cuales necesitaban para ir a entrenar todos los días al predio de Ezeiza.

Tras recibir el compromiso de resolución por parte de la dirigencia, el plantel volvió a los entrenamientos. Pero la paz no duró mucho. Al año siguiente, ante la evidente inacción, los reclamos volvieron a hacerse escuchar. Esta vez el llamado de atención se dio durante la Copa América celebrada en Chile, donde todas las jugadoras -tanto titulares como suplentes- posaron para la foto oficial con una mano en su oreja. Exigían ser escuchadas, pedían que se garantizaran condiciones de trabajo dignas como entrenar en canchas de césped natural, tener indumentaria adecuada y viajar en transporte de calidad.

Foto: Virginia Robles

Mientras tanto, por esos años también surgían experiencias como “La Nuestra” en la Villa 31: mujeres que poniendo el cuerpo ganaban su propio espacio para que más mujeres del barrio se acerquen al fútbol y a través de eso a nuevos lazos de hermandad. Por su parte, Lucila Sandoval comenzaba a reunir a las jugadoras que habían luchado contra los prejuicios dentro y fuera de las canchas entre los años ’50 y los ’90 con el objetivo de aportar al proyecto de reconstrucción de la memoria colectiva del fútbol femenino de nuestro país. Entre ellas se encuentran las protagonistas de la goleada 4 a 1 contra Inglaterra en el Mundial de 1971, dando nacimiento a la agrupación “Las Pioneras del Fútbol Femenino”.

“Creo que se alinearon un montón de cosas para que hoy podamos estar celebrando esto. Lo de Maca fue muy importante por la valentía que tuvo de denunciar sabiendo que corría el riesgo de no jugar nunca más. Y a la vez, la fuerza que tomó esa denuncia tuvo que ver con que atrás de eso había un montón de personas que estábamos apoyando”, afirmó Lucila “Lucky” Sandoval, ex-arquera de Independiente, Boca y San Lorenzo y fundadora de “Las Pioneras”, en diálogo con El Grito del Sur.

Fotos: Virginia Robles

Los medios de comunicación y las redes sociales se hicieron eco de la denuncia de Maca Sánchez. Las mujeres, tanto las involucradas en el mundo del fútbol como las que no, apoyaron el reclamo, llegando incluso a convertirse en una de las reivindicaciones proclamadas durante la movilización realizada el 8M. Finalmente todo ese impulso que se venía gestando fue abrazado por la cuarta ola feminista, que a partir del 2015 había inundado por completo a la Argentina.

La conciencia del deporte como espacio de autonomía y goce se transformó en bandera. Desde entonces comenzó un torbellino que avanzó a un ritmo sin precedentes al interior de lo que posiblemente sea el reducto más machista que existe al día de hoy en la sociedad argentina. “El feminismo nos llevó puestas a todas, en el mejor de los sentidos. Tuvo mucho que ver con este logro, porque permitió darle una gran visibilización a un montón de luchas que se venían dando”, subrayó Sandoval.

Así fue que las consignas hicieron temblar los escritorios y el pasado 16 de marzo, la AFA anunció la creación de la Liga Profesional de Fútbol Femenino y su compromiso de costear el contrato de ocho jugadoras por cada club participante de la Primera División. Ya no hay que esperar más, éste será el principio del fin del silencio de miles de memorias y cuerpas que quisieron invisibilizar. A partir de este fin de semana vas a poder ver en la cancha -o por la televisión- a las pibas raspándose, puteando al árbitro y metiendo caños. Este fin de semana empieza a rodar una pelota que no va a detenerse.


LO QUE TENÉS QUE SABER

El primer partido de la fecha será un hecho histórico en la disciplina y comenzará el viernes 20 a las 19hs. cuando Rosario Central enfrente a Villa San Carlos en el Estadio Juan Carmelo Zerillo. El martes será el primer superclásico de la era profesional, a las 15hs.

Los 17 equipos que participarán del torneo son:

Boca Juniors, River Plate, Independiente, San Lorenzo, Racing Club, Rosario Central, El Porvenir, Estudiantes de La Plata, Excursionistas, Gimnasia y Esgrima La Plata, Huracán, Lanús, Platense, S.A.T., UAI Urquiza, Defensores de Belgrano y Villa San Carlos.

El formato del campeonato contará con tres instancias:

  • Etapa Clasificatoria (formato todos contra todos, 17 fechas),
  • Zona Campeonato (clasifican los 8 primeros, formato todos contra todos, dos ruedas)
  • Zona Permanencia (equipos clasificados 9° al 17°, formato todos contra todos, dos ruedas y 3 descensos). El equipo que se consagre campeón obtendrá un cupo para la Conmebol Copa Libertadores de Fútbol Femenino 2020.