Alberto y Lammens sean uníos

En sintonía para llegar al ballotage

Lo anticipó el candidato presidencial en el reencuentro de la semana pasada en Exactas y se materializó anoche en un mitin con radicales afines: Alberto Fernández tendrá un pie puesto en la campaña porteña para apuntalar el sueño de ganar también la Ciudad.

Durante el acto que compartieron la semana pasada en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (UBA), Alberto Fernández dio el aviso: entre las prioridades de esta nueva etapa para sus recorridas proselitistas, sostuvo que está “convencer a todos los porteños y porteñas con nuestra propuesta, puesto que en la primera dediqué menos tiempo a mi querida Buenos Aires”. Este acompañamiento fue recibido con mucho fervor por el candidato a jefe de Gobierno Matías Lammens, quien se siente muy cómodo junto a la figura que obtuvo mayor cantidad de votos a nivel nacional.

Precisamente, anoche estuvieron juntos en una cena con radicales disidentes a la conducción oficial del centenario partido. Allí, bajo la presencia de Leandro Santoro y Sergio Palazzo, Fernández recordó a Raúl Alfonsín como “un hombre inigualable, de una enorme generosidad y una enorme capacidad política”. Cada una de estas apariciones se inscribe en el objetivo del segundo tramo de la campaña electoral en la Ciudad de Buenos Aires de cara al domingo 27 de octubre: que Larreta se estanque en la suma de adhesiones y que el Frente de Todos se anote algunos porotos más para llegar a un escenario de ballotage con resultado abierto.

En las calles cientos de militantes repiten a viva voz frente a los transeúntes que “Larreta es Macri” y buscan aprovecharse de la pésima imagen que cosecha el Presidente en todas partes. Como una operación inversa, el intento de asociar a AF con Lammens busca subir a éste último a la ola triunfante que se desató desde el 11  de agosto hasta esta parte y de esa forma elevar el techo opositor en uno de los distritos más difíciles para el peronismo.

Tres sondeos electorales de distintas consultoras -Federico González y Asociados, Proyección y Clivajes- mostraron la semana pasada que el Frente de Todos estaría forzando un ballotage contra Horacio Rodríguez Larreta, dado que éste no alcanzaría el 50% de los votos en ninguno de los casos. Todas advierten que la fórmula Lammens-Marziotta incrementaría en un poco más del 5% la cantidad de votos que obtuvo en las PASO, por lo que se aproximaría al 40% en la elección de octubre. Sin embargo, siempre y cuando las variables económicas no se alteren en demasía provocando un nuevo (y alto) costo político en las filas del oficialismo porteño, estas mismas encuestadoras coinciden en que el escaso margen porcentual que le faltaría a Larreta para lograr la reelección en primera vuelta sería determinante para que éste retenga la Ciudad de Buenos Aires en una instancia de ballotage.

Inmerso en la lógica del cara a cara, desde el 11 de agosto hasta acá Matías Lammens profundizó sus recorridas barriales oscilando entre territorios más afines y otros más hostiles: post-PASO ya anduvo por La Boca, Lugano, Congreso, Boedo, Flores, Mataderos, Retiro, Almagro, Villa Pueyrredón, Villa del Parque, Villa Devoto, Parque Chas, Caballito y Palermo. La apuesta -según precisaron a este medio fuentes cercanas al candidato- es extender el sentimiento anti-macrista en la zona sur de la Ciudad y gestar nuevos batacazos tanto en la zona oeste como en el corredor centro. “No es imposible”, repiten. En cuanto a las comunas del norte donde Juntos por el Cambio pisa fuerte, la estrategia es doble y ya está a la vista: por un lado, presencia callejera sin insignias político-partidarias y cercanía del candidato con les vecines respondiendo preguntas y contando sus propuestas -tal como ocurrió hace 10 días en Parque Las Heras-; y por el otro, apelar a las herramientas tan bien utilizadas por su contrincante a partir de la micro-segmentación en redes sociales.

Otra de las recurrentes búsquedas de Lammens, con o sin Alberto Fernández a su lado, seguirá siendo el intento de capitalizar la bronca de las capas medias y bajas urgidas por la gravedad de la crisis económica actual. En esa línea, el presidente de San Lorenzo posteó en sus redes sociales el pasado 12 de septiembre luego de su visita por otro barrio con fuerte respaldo macrista: “¨Estamos aguantando¨, me dijeron muchos comerciantes de Devoto, preocupados por la crisis. Tenemos que recuperar las posibilidades de progreso de la clase media”.

En Devoto, Lammens se mostró junto a comerciantes golpeados por la crisis.

Esta fórmula, de fructíferos resultados para el frente opositor a escala nacional, continuará siendo el corazón de la apuesta también en territorio porteño: sin políticas públicas para afrontar esta difícil coyuntura, algo que Larreta no estaría dispuesto a afrontar por su pertenencia a la alianza Juntos por el Cambio, más comercios y pymes se sumarán a la oleada de cierres y despidos que parece no tener techo en la Ciudad y en todo el país.