La historia de Marta y sus dos hijos

«Todos los años hay miles como Veppo por ahí»

Hace 30 años, Marta perdió a uno de sus hijos en un accidente de tránsito. Ahora, su segundo varón es agente de Tránsito del Gobierno de la Ciudad.

La remera de Marta dice “Daniel, presente”. Daniel Divas tenía 11 años apenas cumplidos cuando un automovilista le pasó por encima y lo dejó en terapia intensiva. Fue el 17 de mayo de 1989, en la esquina de Anchorena y Cabrera, frente a la escuela Tomás de Anchorena. Dos semanas después, Diego murió. Marta no sólo vela por su memoria –el crimen quedó impune–, sino que no se pierde ninguna concentración ni acción colectiva relacionada con la necesidad de manejar a conciencia. Esa razón la trajo hasta la movilización de “los chalecos” organizada por los agentes de tránsito porteños, cuerpo del que, además, forma parte el segundo de sus hijos varones.

“Siento que, después de lo que pasó con Cinthia (Choque) y Santiago (Siciliano), a mi hijo -pese a que está en planta a diferencia de la mayoría de sus compañeros- le puede pasar lo mismo, porque los dejan a la buena de Dios, desprotegidos”, explica Marta a El Grito del Sur.

La jueza a cargo de la causa por la muerte de Cinthia, Yamile Berman, mandó a peritar la velocidad a la que iba Eugenio Veppo al momento del accidente: el resultado fue 130km/h. “No hay nada que podamos hacer cuando pasa eso”, cuenta una de las compañeras de turno de Cinthia.

Marta y Daniel. Foto: Nicolás Cardello

El año pasado murieron 7.274 personas por accidentes viales, según la ONG Salvemos la Vida. Una cada 22 horas. La mayoría se dieron durante la noche. El promedio de muertes por año se mantiene estable desde 1990: Argentina es uno de los pocos países del mundo que no logra bajar sus cifras. «Todos los años hay miles de Veppos por ahí», dice Marta.

Marta decidió no pertenecer a ninguna organización civil, pero insiste en que la lucha de les agentes de tránsito debe ser acompañada por ellas. “Nosotros tenemos que vivir con el dolor de la persona que ya no está, pero además de exigir que se tomen las medidas para que nadie vuelva a pasar por lo mismo, tenemos que estar al lado de los que sufren”, reclama.