Radiografía de los negocios con el espacio público

El agujero “verde” de Larreta: la cartelización de la obra pública en plazas

Un puñado de ocho empresas se llevan este año más de dos mil millones de pesos en el "mantenimiento" de los espacios verdes de la Ciudad. Contratos cuestionados, vínculos con la familia Macri y diversificación de negocios en el espacio público porteño.

Poco más de dos mil millones de pesos saldrán de las arcas porteñas, hasta mediados de 2020, para el “mantenimiento integral” de los parques y las plazas, a través de dos licitaciones lanzadas en marzo. El discurso central de la campaña opositora del Frente de Todos hace hincapié en las “prioridades” de la gestión de Rodríguez Larreta, en parte por este tipo de gastos en obra pública, que se inscriben en la misma línea de los 2 mil millones que se van, por caso, para el arbolado, o los casi 4 mil millones que se lleva el arreglo de las veredas.

El presupuesto para el mantenimiento de parques y plazas se delegó a las comunas a partir de un decreto del año 2013 firmado por el entonces jefe de Gobierno Mauricio Macri. Pero tanto la elección de las empresas que se hacen cargo de la tarea como el presupuesto descentralizado para financiar las obras dependen de la Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana, que funciona bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete, por lo que cada comuna recibe lo que se decide desde “mas arriba”. Ese procedimiento, que deja en un rol meramente operativo a las juntas comunales, viene siendo reiteradamente objetado por comuneros de la oposición, que señalan la falta de participación ciudadana en el destino de los recursos.

Y lo que se decide “arriba” es siempre lo mismo: apenas un puñado de 8 empresas son las que siempre ganan, en su mayoría con fuertes vínculos con el Pro, y el financiamiento es cada vez mayor, incluso cuando varias áreas de gestión ven reducido su presupuesto en términos relativos frente a la inflación.

La última licitación, de marzo de este año, fue por unos mil trescientos millones de pesos hasta mediados del año próximo, y se repartió entre Algieri Cultivos (comunas 1 y 3, por 95 millones), Indaltec SA (comunas 4 y 5, por 300 millones), Casa Macchi SA (comunas 5 y 9, por 139 millones), Salvatori SA (comunas 7 y 12, por 317 millones), Clean Garden SRL (comunas 10 y 11, por 133 millones), la UTE entre Urbaser SA y SEBO SA (comuna 2, por 15 millones), la UTE SES SA – MANTELECTRIC ICISA (comunas 13 y 14, por 296 millones)  y –la sorpresa– Vivero Cúculo SA (comuna 15, por 33 millones). Salvo esta última, son las mismas empresas que ganaron las licitaciones de 2015 y 2017.

Los mil millones restantes se repartieron, también vía licitación pública, desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público que conduce el jefe de campaña de Juntos por el Cambio en la Ciudad, Eduardo Machiavelli.

LAS QUE GANAN SIEMPRE

El caso del Vivero Cúculo es el primero que llama la atención. La Auditoría General porteña cuestionó los convenios firmados entre el Ministerio de Espacio Público y la empresa, en 2015, para una serie de obras de maquillaje, por “falencias importantes” en los procesos de contratación. En 2016, sin embargo, el Gobierno porteño le adjudicó por 8 millones un “jardín colgante” en Caballito; y en 2018, le pagó otros 10 millones para la colocación de las -famosas- 623 macetas que pueblan el microcentro de la Ciudad, las más vistosas en las inmediaciones de la Plaza de Mayo.

Curiosamente, en julio de este año, el Ejecutivo le pagó otros 23 millones para “relevar y mantener las macetas” instaladas en su momento por Vivero Cúculo a otra empresa del listado: Casa Macchi SA. La misma firma realiza tareas de poda de árboles, por lo que, en parte, realiza prácticamente la misma tarea de “mantenimiento”, pero cobra doble.

Clean Garden, por su parte, fue beneficiada en $6.790.000 con la obra de la laguna del Parque General Paz, en Saavedra, que fue cuestionada por organizaciones ambientalistas. Salvatori S.A, en tanto, viene de ser denunciada por sobreprecios en la remodelación del Parque Las Heras, que se presupuestó inicialmente en 20 millones y terminó costando por encima de los 57 millones.

NICKY CAPUTO y LAS AUTOPISTAS

La Unión Transitoria de Empresas (UTE) que se adjudicó las comunas 13 y 14 por más de 296 millones, el contrato más jugoso, tiene la sombra del amigo del alma del Presidente y empresario de la construcción, Nicolás Caputo. Una de sus empresas, SES SA, se unió a Mantelectric para entrar al negocio.

El caso de Urbaser, por su parte, es uno de los más emblemáticos. Urbaser Argentina S.A. es una empresa de capitales españoles y probados vínculos con el Pro. Figura como donante de cuantiosas sumas de dinero para la Fundación SUMA, de la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien a comienzos de la gestión de Cambiemos a nivel nacional fue denunciada por el dudoso origen de los fondos que fueron robados de su propia casa. Su controlante es el Grupo ACS, cuyo dueño es el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. ACS posee el 5,72 por ciento de las acciones de Autopistas del Sol (Ausol), que contó con la participación mayoritaria de la familia Macri hasta mayo de 2017. Como se dice, todo queda en familia.