En la causa están imputados Macri y Rodríguez Larreta

Grave: el titular del Subte reconoce que se compraron coches con asbesto

Ya son siete los trabajadores del subte con padecimientos de salud tras haber entrado en contacto con el material cancerígeno. Ahora, el titular de SBASE admitió que en las especificaciones técnicas de los vagones estaban incluidos los riesgos. "El informe era de 400 páginas", se justificó el funcionario macrista.

El titular de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), Eduardo de Montmollin, reconoció en una entrevista con la periodista Emilia Delfino emitida por CNN que los trenes adquiridos en Madrid para la línea B se compraron en el año 2011 a pesar de que en los informes técnicos constaba que contenían asbesto y amianto.

La confesión del maximo responsable de la empresa concesionaria del subte llega cuando el actual jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta y su antecesor, Mauricio Macri, afrontan una causa por violación de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad y encubrimiento a raíz de la importación de este material cancerígeno, que ya contaminó por lo menos a siete trabajadores.

La causa está a cargo del juez Sergio Ramos y fue impulsada por el ingeniero en Seguridad Ambiental e inspector de la Subsecretaría de Trabajo de la ciudad de Buenos Aires, Edgardo Castro.

“Compramos los trenes asumiendo que estaban en condiciones, ya que a nivel de la Unión Europea hay una ley que prohíbe la comercialización de equipamiento con esta sustancia», reconoció Montmollin, que también fue denunciado.

«Es cierto que estaban esos informes, pero no había manera de confirmar que era cierto o no». «Manuales o carpetas así, y esto es una línea así chiquita», dijo el empresario, en un intento por desligarse de responsabilidades.

El informe de Delfino explica taxativamente que Madrid vendió los trenes -pese a que desde 2002 estaba prohibido-, y que escondieron los informes que indicaban la presencia de esos dos materiales cancerígenos.