Festival Ninja

Ocupación, movimientos sociales y política de los pueblos

Rafael Mayoral, de Podemos España, y Guilherme Boulos, del MST Brasil, se encontraron en San Pablo para hablar sobre ocupación de tierras y movimientos sociales. Cómo llevar la agenda de los pueblos a los lugares de poder fue el eje central del conversatorio.

En la tercera jornada del Festival Ninja hubo lugar para los movimientos sociales y el debate sobre la disputa política de las mayorías por ocupar espacios de poder institucional. Para esto, dentro de la nave colectiva de Midia Ninja, sucedió la charla «¿Por qué ocupamos?» donde se escuchó la voz de Guilherme Boulos y Rafael Mayor.

Guilherme Boulos fue candidato presidencial del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) en las elecciones generales de 2018. Graduado en Filosofía en la Universidad de Sao Paulo, obtuvo su maestría en Salud Mental en 2017 en la misma casa de estudios. Boulos es miembro de la Coordinación Nacional del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) y uno de los principales líderes de la izquierda en Brasil.

En la charla, Boulos habló sobre la ocupación de tierras haciendo énfasis en la necesidad de rever la distribución de los terrenos en el país, el poder de las élites en el negocio inmobiliario y la urgencia por impulsar una reforma agraria. «En Brasil hay más casas sin gente que gente sin casas y esas casas sin gente están por fuera de la legalidad, son parte de la especulación inmobiliaria que espera para vender la misma propiedad por tres veces su valor. La lucha del Movimiento Sin Tierra, además de ser legitima socialmente, es legitima jurídicamente. La lucha de los movimientos es para eso, es para que el Estado, el poder público, tome esos terrenos abandonados y los destine para la construcción de casas», manifestó en la galería de paredes intervenidas.

«Lo que en cualquier patrón civilizatorio sería un asunto totalmente natural, justo, necesario, en Brasil parece una cosa radical, terrorista. Eso es un retrato de lo que es la élite brasilera, la élite latinoamericana, y dice mucho de los desafíos que tenemos enfrente. La ofensiva que inventaron ingenuamente, de que podían frenar la lucha del pueblo, intimidar a toda una generación de nuevos luchadores con discursos de odio, de miedo, con amenazas, es falsa», explicó sobre la falta de empatía y los discursos de odio construidos por la derecha.

Fotos: Emergentes

Sobre la presidencia conservadora, racista y fascista de Jair Bolsonaro, que se encarga de estigmatizar a los movimientos sociales, el líder del MST dijo: «Yo mismo mandé un mensaje para Bolsonaro al inicio de la campaña electoral. Bolsonaro dice que va a acabar con el MST y el MTST. Ahora, si él realmente quiere acabar con el MST y MTST tiene que hacer políticas de vivienda y construir 8 millones de casas. Hubo muchas personas que intentaron antes de él y no pudieron. Porque los movimientos sociales no son sólo formados por lideres que pueden ser criminalizados. Lo que hace a los movimientos sociales es una necesidad, la negación de derechos y la carencia; mientras esto no se resuelva no hay bomba, no hay amenaza, no hay Bolsonaro, que va a acabar con eso».

Fotos: Emergentes

Rafael Mayoral es diputado de Podemos y secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales del partido político que encarna la oposición a la derecha en España. Claro y contundente, Mayoral dio un panorama de la lucha en su país y las estrategias necesarias para que los sectores populares puedan entrar en los parlamentos y marcar con sus reclamos la agenda política.

«Cuando se plantea si es legal o no la ocupación de predios vacíos y abandonados o la utilización de la vía publica para el ejercicio de los derechos de los sectores populares siempre me acuerdo de una frase de Malcom X que decía ‘es necesario elevar la lucha de los derechos civiles a la categoría de lucha por los derechos humanos’. Creo que un momento como éste habilita la posibilidad de la articulación política y empieza a poner encima de la mesa que el hecho de ser humanos nos hace sujetos de derechos».

«Hay una cita apócrifa en la que San Bolsón le dijo a Milton Friedman que su modelo sólo se podía imponer con la punta de las bayonetas. Los grandes experimentos para imponer el modelo neoliberal se hicieron con la punta de las bayonetas, restringiendo al máximo el conjunto de los derechos y las libertades de los sectores populares. Porque las libertades y los derechos de los sectores populares cuando se ejercen se convierten en el mejor muro de contención frente a los recortes sociales«, explicó el abogado.

La coyuntura latinoamericana tiene sus particularidades y su historia de movimientos insurgentes y lucha por los derechos humanos. Sin embargo, a la hora de hablar de Europa el racismo y el resurgimiento del odio hacia las minorías marca una dicótoma bipolar similar a la de nuestro continente. La bifurcación es clara: una política que privilegia la ampliación de derechos para las mayorías populares y un régimen mezquino, basado en el odio que solamente beneficia a las pocas familias históricamente acomodadas.

Fotos: Emergentes

«La ultraderecha tiene un discurso misógino y antifeminista, un discurso xenófobo y antipopular que vino a plantear un modelo basado en el darwinismo social y en la ley del más fuerte. Vienen a acabar con los vínculos sociales que tiene la construcción de una sociedad democrática».

Fotos: @jpeiraqa

Sobre la posibilidad de que los reclamos populares atraviesen las instituciones parlamentarias, filtrándose entre los resquicios de la burocracia, Mayoral manifestó: «Si la derecha marca la agenda no va a haber resolución de los principales problemas de las mayorías sociales de nuestro país. Si la política no tiene en el centro la transformación de la vida no es política es politiquería. Necesitamos construir lazos comunitarios que pongan en el centro la necesidad de articular la revolución de los cuidados como una forma central de articulación social y comunitaria, como una nueva forma de institucionalidad».

Frente a un publico expectante, emocionado, interpelado y convencido de la posibilidad de ese cambio, el diputado de Podemos enunció sobre los desafíos a futuro: «Hemos llegado a un momento donde es necesario plantearnos para que deben servir las instituciones. La disputa es si las instituciones se tienen que convertir en una herramienta de las élites o en una herramienta para los sectores populares. Necesitamos ocupar las instituciones para que la vida de los sectores populares entre en la agenda. Esa es la única forma que va a permitir que las calles entren a las instituciones».

Fotos: Emergentes