Uno que se refugia en la trinchera de la Ciudad

El Zannini de Macri busca aterrizar en la Auditoría porteña

El secretario de Legal y Técnica de la Presidencia y ex síndico del grupo Macri, Pablo Clusellas, busca un lugar en la Auditoría porteña a partir del 10 de diciembre, para zafar de la vuelta al llano.

Juntos por el Cambio presentó ayer en la Legislatura porteña una lista de 18 candidatos para ocupar los siete asientos que por ley le corresponden en la Auditoría General de la Ciudad. Entre ellos, una sorpresita: nada menos que Pablo Clusellas, «el Zannini de Macri», quien a partir del 10 de diciembre deja la Secretaría Legal y Técnica de la Nación y vuelve al llano. Su inclusión generó suspicacias en la oposición, que detecta como de a poco varios de los pesos pesados de la administración nacional buscan refugio en distintas instituciones porteñas.

Clusellas forma parte de la «mesa judicial» de Macri, junto con Fabián «Pepín» Rodríguez Simón, Daniel Angelici, Gustavo Arribas y el ministro Germán Garavano, entre otros. De perfil bajo, su última aparición pública fue indeseada: se lo retrató en un bar conversando con el juez de Casación Javier Irurzun, el creador de la «teoría» según la cual los ex funcionarios implicados en causas de corrupción conservan la suficiente cuota de poder como entorpecer los expedientes, lo que permitió que Amado Boudou y otros ex funcionarios del Gobierno de Cristina Kirchner vayan presos preventivamente pese a no estar condenados.

Clusellas fue, además, durante dos décadas el síndico del Grupo Macri: en concreto de IECSA, la constructora insignia de la familia, y su firma aparece aprobando balances y decisiones del directorio que podrían complicarlo tanto en la «causa de los cuadernos» como en Odebrecht.

Conocedor del Presidente desde las épocas del colegio Cardenal Newman, Clusellas tuvo su paso por Boca Juniors tal como lo hicieron varias de las espadas de Mauricio Macri: desde Arribas hasta el ahora vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra.

La organización ambientalista Greenpeace lo señaló en 2012 como uno de los garantes del agronegocio de la familia Macri en el Chaco Salteño, y uno de los responsables del desmonte de más de 60 mil hectáreas en campos propiedad del Grupo durante los últimos años.

La Legislatura porteña discutirá su posible nombramiento en la Auditoría en la sesión del próximo 5 de diciembre.