Cambios en el manejo de los fondos de la 31

Diego Fernández, el perdedor del mega-ministerio que prepara Larreta

El nuevo mega-ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat que planifica Rodríguez Larreta absorbería a la Secretaría de Integración Social y Urbana, encargada de ejecutar los créditos para la urbanización de la 31. De confirmarse, el ex Sushi-Bar Diego Fernández perdería peso frente al titular del IVC, Juan Maquieyra.

Un mega-ministerio, con decenas de secretarías y direcciones bajo su órbita: así, como un pulpo, sería el nuevo Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño que tiene en carpeta Horacio Rodríguez Larreta para el relanzamiento de su gestión a partir de 2020. La salida de Guadalupe Tagliaferri hacia el Senado no sólo dejó una silla vacante sino que abrió la posibilidad de replantear el esquema completo, y la movida traería aparejada algunos cambios importantes dentro del organigrama de gobierno.

El primero en perder poder sería el ex Sushi-Bar-Restó Diego Fernández, por ahora a cargo de la Secretaría de Integración Social y Urbana, que ejecuta los préstamos del BID y el Banco Mundial para la urbanización de la Villa 31. Todas las funciones de la Secretaría, que por ahora sigue bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete, serían absorbidas el año que viene por el mega-Ministerio, fondos incluidos.

El problema para Fernández radica en que la reemplazante de Tagliaferri, ya confirmada el miércoles, es nada menos que María Migliore, gerenta general del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), el organismo encargado del exitoso proceso de urbanización de la Rodrigo Bueno, que incluso fue elogiado por algunos referentes de la oposición como el dirigente del MTE, Juan Grabois.

Migliore es licenciada en Ciencias Políticas de la UCA y una jugadora en la órbita del joven dirigente Juan Maquieyra, titular del IVC y referente de La Generación, una organización juvenil macrista fundada casi a espejo de La Cámpora.

Según pudo averiguar El Grito del Sur, Rodríguez Larreta valora el trato amigable de Maquieyra con los movimientos sociales en general, y la apuesta por Migliore es parte de un premio a lo que consideran un valor, sobre todo cuando durante estos últimos 4 años hubo centenares de conflictos y movilizaciones con Desarrollo Humano como epicentro: desde la problemática de las personas en situación de calle hasta la persecución a los vendedores ambulantes.

El titular de la «Sisu», el ex Sushi Bar Restó Diego Fernandez ayer, en la Legislatura porteña. Foto: Lilian Andrade

De quedar el proceso de la 31 bajo la órbita del nuevo mega-ministerio, Fernández ya no respondería directamente a la Jefatura de Gabinete sino que tendría por encima una ministra con banca política y capacidad de gestión. En el macrismo, parece, no perdonan los números de las últimas elecciones, donde el Pro perdió por una ventaja que no se vio en otros barrios populares con condiciones de vida semejantes, todo matizado con la idea de que la 31 tiene su propia historia política y una dinámica interna particular.

“Por ahora no hay nada cerrado”, se tajaron cerca del Jefe de Gobierno, aunque reconocieron que “todas las propuestas están sobre la mesa, sobre todo porque pese a que hay una continuidad también está la oportunidad de hacer ajustes de gestión y relanzamientos como todo nuevo gobierno”. Y si bien subrayaron que no hay “apuro para los cambios”, las nuevas líneas de gestión estarían listas la semana previa al 10 de diciembre.