El gabinete de Larreta 2020

Equipo que gana, no se toca

El jefe de Gobierno reelecto presentó ayer el "team" que lo acompañará en su segundo mandato en la Ciudad. No hubo lugar para el refugio de funcionarios nacionales salientes y una de las sillas vacías quedó para un hombre fuerte de la UCR, síntoma del nuevo poder que construye Rodríguez Larreta.

Equipo que gana no se toca. Esa máxima futbolera guió al jefe de Gobierno reelecto, Horacio Rodríguez Larreta, a la hora de armar el gabinete que acompañará su segunda gestión a partir del 10 de diciembre. Salvo excepciones, la gran mayoría de los ministros y secretarios que lo acompañaron durante los últimos cuatro años fueron ratificados en sus cargos. Ayer, en Parque Patricios, la foto de presentación del “equipo” terminó de confirmar que la Ciudad no fue ofrecida como retaguardia para los funcionarios que abandonan la Casa Rosada junto con Mauricio Macri y Marcos Peña. Las pocas sillas que estaban vacías se abrieron, en cambio, para los aliados, como la UCR y la Coalición Cívica. Larreta empieza a construir su propio poder.

Diego Santilli, vicejefe electo, seguirá como ministro de Justicia y Seguridad, cartera de la que se hizo cargo el año pasado tras la renuncia de Martín Ocampo. Santilli pidió expresamente que no se nombre un nuevo ministro. Felipe Miguel, por su parte, continuará como jefe de Gabinete, un puesto en el que Macri quiso meter cuña, sin éxito. Ambos son dos de los pesos pesados de Cambiemos en la Ciudad que conservaron y ampliaron poder.

En la misma línea, fue confirmada en su cargo la ministra de Educación, Soledad Acuña, quien salió airosa durante toda la gestión pasada por haber impuesto en la Legislatura porteña el proyecto de la UNICABA, entre otras reformas cuestionadas por la comunidad educativa. La misma suerte corrió Juan José Menéndez, quien seguirá a cargo de transporte.

Una que fue promovida, tal como contó El Grito del Sur, fue la actual secretaria de Asuntos Peatonales, Clara Muzzio. Ocupará el despacho principal del Ministerio de Espacio Público, que se separa de Ambiente, donde continuará el jefe de la campaña de Larreta, Eduardo Machiavelli. Muzzio fue la que puso la firma para los contratos por más de 3 mil millones de pesos para “arreglar” las veredas porteñas, que fueron cuestionados por la oposición.

Guadalupe Tagliaferri pasará a ocupar la segunda banca por la Ciudad de Cambiemos en el Senado, por lo que deja una vacante en el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat que pasará a ocupar la actual secretaria general del Instituto de Vivienda (IVC), María Migliore, de CV puramente larretista.

La bomba política vino de la mano de la vacante en Desarrollo Económico. En acurdo con la UCR y en especial con Emiliano Yacobitti y Martín Lousteau, Rodríguez Larreta se inclinó por darle uno de los presupuestos con mayor caja y poder de decisión en los negociados de la Ciudad a José Luis Giusti, actual decano de la Facultad de Ciencias Económicas y uno de los impulsores del Polo del Conocimiento en los terrenos de Tiro Federal.

Finalmente, el que salió eyectado de Desarrollo Urbano fue Eduardo Mocchia, pero para construir política: desde el 10 de diciembre será el presidente de la Fundación Pensar, el think tank que dio origen al proyecto político del Pro y donde también espera refugiarse Marcos Peña.