Máxima tensión en Bolivia

«Es un golpe de manual»

En Bolivia hay clima de golpe: la oposición desconoce el resultado electoral, la OEA posterga su veredicto y la policía se amotinó en Cochabamba y Chuquisaca contra Evo. La oposición tomó la TV pública estatal. Las organizaciones sociales en Argentina respaldan a Evo Morales y exigen el cese del racismo.

Los motines de la policía que se iniciaron ayer en Cochabamba, Santa Cruz y Chuquisaca llegaron esta tarde a La Paz, donde además la oposición tomó de forma violenta Bolivia TV, el canal del Estado. El resultado hasta hoy incierto de las últimas elecciones puso al gobierno de Evo Morales a la defensiva, que por estas horas intenta un diálogo político con la oposición. Las calles siguen siendo, en tanto, un territorio de disputa, luego de semanas de movilizaciones en rechazo y en respaldo del presidente. La violencia, cuyo pico fue el ataque contra la intendenta del MAS de la municipalidad de Vinto, Patricia Arce Guzmán, y la reaparición de los “comités cívicos” -protagonistas de los ataques racistas de 2008- está otra vez sobre la mesa. Mientras tanto, la OEA, que a través de sus veedores internacionales está realizando una auditoría de la elección, postergó para la semana que viene su veredicto. Las Fuerzas Armadas, en un pronunciamiento tibio y escueto, dijeron que no van a salir a las calles.

La vocera del Gobierno para con los medios fuera de Bolivia, actual ministra de Salud y una de las dirigentes más importantes del MAS, Graciela Montaño, denunció en tanto que un sector de las Fuerzas Armadas se sublevó y “rompió las cadenas de mando”, sumándose a lo que describió como un “golpe de Estado” en curso.

Ante semejante panorama, las organizaciones sociales argentinas que respaldan a Evo se movilizaron ayer y hoy al centro porteño y se pronunciaron también en contra del intento de golpe. “La derecha se niega a reconocer el resultado, despreciando el voto del campesino/a, indígenas, originarios/as y afrodescendientes, a quienes desprecian como se pudo ver en la persecución y ataques que sufrieron nuestros hermanas y hermanos, lo cual repudiamos firmemente”, reza un comunicado con fecha de ayer que firman la Organización Social Bartolina Sisa, el Movimiento Somos Barrios de Pie, el Frente Popular Darío Santillán – FPDS, CTA, CTEP, FOL y MTE -, entre muchas otras.

“Han denunciado un fraude sin ningún tipo de prueba, provocado un paro lleno de odio y violencia, y han hecho un llamado a las Fuerzas Armadas a desconocer al presidente electo. Incluso han amenazado al presidente dándole un plazo de 48hs para que renunciara. Lo que han hecho es a las claras un intento de golpe de Estado”, describieron sobre la situación de las últimas jornadas.

“Desde Buenos Aires y toda la Argentina rechazamos con todas nuestras fuerzas, como migrantes bolivianos y bolivianas, como hermanos y hermanas latinoamericanos y latinoamericanas esta escalada de violencia que ha creado la derecha en Bolivia. Rechazamos en particular el racismo y el desprecio hacia el movimiento indígena y la democracia”, agregaron.

En tanto, el “Tejido de Profesionales Indígenas de Argentina” difundió un comunicado en el cual califica los hechos como “un golpe de manual”, y apuntó contra la OEA. “La intervención de la OEA, órgano vetusto que no ha movido el amperímetro en los graves conflictos sociales, políticos y económicos en Latinoamérica desde hace al menos 3 décadas, quiere lavar su cara y reconvertirse pretendiendo que su añejada  maquinaria “valide” un fraude que no existió. No han encontrado una sola prueba del fraude que denuncian y, como no lo han podido comprobar, lo inventan a fuerza de operaciones mediáticas para tergiversar y fomentar la desmemoria de lo que fue Bolivia antes de Evo”, aseguraron.

“Que no se confundan los pueblos libres, que sin Evo volverá la venganza y la humillación de la derecha voraz por la sangre de los nuestros. Demasiado hemos padecido como para desmemoriarnos y volver a expoliar millones de bolivianxs en busca de un refugio en algún país para no morir en el intento de estar en Territorio-Vida”, afirmaron.

“Manifestamos nuestra preocupación por las vejaciones que sufren nuestras hermanas en estos procesos de liberación. Las mujeres en América Latina hemos tomado el protagonismo en las transformaciones de nuestros pueblos y cis-sistemas. No convalidamos las prácticas demagógicas y que naturalizan el odio y la discriminación, peleamos en las calles por nuestros derechos, por nuestras libertades, adentro y afuera de nuestros hogares. Tomamos las calles en mareas y hemos aprendido a constituir mecanismos políticos y judiciales para torcer el brazo a la opresión patriarcal”, afirmaron por su parte desde las organizaciones de género de SOMOS, Movimiento Evita y Oleada, entre otras.