Festival PUENTES

Crear puentes, conectar culturas

Hoy tendrá lugar en Casa Sofía el cierre del ciclo Festival PUENTES, un evento que busca impulsar las culturas populares a través de la hibridación y el intercambio.

Según el diccionario, puente significa “persona o cosa material o inmaterial que sirve para poner en contacto o acercar dos cosas distintas”. Estas redes de sentido -imprescindibles cuando el odio a lo diferente avanza- permiten vernos reflejados en les otres. Con el impulso de alentar las tramas colectivas y la hibridación entre manifestaciones culturales del encuentro, surge el festival PUENTES.

PUENTES es un ciclo de festivales itinerantes que mezcla géneros y lenguajes artísticos para generar puntos de encuentros a través de la cultura entre diferentes territorios y personas.

PUENTES surge de la coordinación entre el Centro Cultural Casa Sofía y diferentes organizaciones sociales y barriales. Casa Sofía es un proyecto que mezcla lo cultural y lo político y lleva su nombre en homenaje a Sofía Yussen, Madre de Plaza de Mayo que hasta sus 105 años luchó por la restitución de la Memoria, Verdad y Justicia en nuestro país. Con sede en el barrio de Palermo, el centro cultural trabaja con la promoción de artistas emergentes y el acceso a la cultura de poblaciones vulneradas. “Producir y disfrutar de la cultura es un derecho fundamental para transformar nuestra realidad”, explican desde Casa Sofía.

Con el ciclo Festival PUENTES ya llevan realizados cinco eventos. El primero en Villa Fraga, le siguió la Villa 20 donde se realizaron tres ediciones, luego Ciudad Oculta y Cildañez. La última edición será el sábado 30 de noviembre desde las 20 hs en Fitz Roy y Córdoba, donde se ubica el local de Casa Sofía.

Siempre pareciera que la cultura es un problema o un derecho menos importante; sin embargo, a través del Festival Puentes y de quienes se vuelven protagonistas del mismo la cultura se vuelve una necesidad. La gente en los barrios empieza a darse cuenta que es también  una posibilidad. Al punto que para eso en la Villa 20, los vecinos que trabajaron con nosotros armando el festival quieren abrir su propio centro cultural”, explica Julieta Hantouch, fundadora del Centro Cultural Casa Sofía y parte de la organización del evento. “Se planteó como un proceso de organización con los vecinos de cada territorio y efectivamente sucedió un trabajo conjunto, un trabajo de programación con ellos. Hoy los festivales tienen programación que viene de Casa Sofía, de los barrios en donde dejamos y nos dejaron huellas, y de los artistas que fueron participando. Eso potencia y hace que todo sea que tenga un desarrollo artístico muy cuidado, muy laburado. El festival promueve ante todo la idea de que todos tenemos derecho de promover, de generar y de disfrutar la cultura que queremos. Eso nos emociona muchísimo”, agrega.

El evento de cierre contará con un show producido por Gonzo Vizan junto a artistas de Villa Fraga y Ciudad Oculta, un número de fusión entre danzas urbanas y tradicionales bolivianas, flash tattoo day y un final musical a cargo de La Bomba del Tiempo. Sin embargo, la fiesta seguirá durante la noche musicalizada por la DJ Lia Ghara.

Desde PUENTES destacan que cada espectáculo genera una lógica de amalgama donde la gente que estaba trabajando de manera aislada se organiza para participar.

“Hay muchísimas anécdotas emocionantes, como grupos de raperos que se armaron a partir de participar en el festival, o pibes que estaban con algunos problemas de consumos problemáticos y empezamos a laburar con ellos, y hoy por hoy son los que sostienen los festivales en sus barrios”, comenta Julieta.

Otro eje clave del festival es la necesidad de que les participantes sientan representada a la cultura a la cual pertenecen. En ese sentido Martina Kohen, responsable artística de Danza y Movimiento, genera estrategias para lograr fusión y mixtura cultural.  “Cuando fuimos a visitar el grupo de cuecas de la Villa 20, nos comentaron que ellos tenían un deseo muy grande de trabajar con León Gieco por un tema que hizo con los mineritos de Bolivia. Delfin, el coordinador del espacio en la 20, había sido minero y sueña con bailar este tema para él. Ahí aparece muy fuerte este espacio como proyección y ejercicio de su deseo. Ojalá suceda, que este festival sea el Puente hacia su sueño”, manifiesta esperanzada.