Golpe de Estado en Bolivia

Tres respuestas a Rita Segato

Tras sus polémicas declaraciones sobre la situación que se vive en Bolivia, publicamos tres réplicas a la mirada de la antropóloga argentina Rita Segato: Marco Teruggi, Jorge Alemán y Silio Sánchez Zerpa.

Luego de la posición que dejó sentada la antropóloga argentina Rita Segato en el programa Radio Deseo sobre la situación de Bolivia , algunos intelectuales rechazaron sus declaraciones. Aquí transcribimos las diferentes posturas:

Marco Teruggi (periodista y escritor)

Varias cosas me llaman la atención de las recientes palabras de Segato. En primer lugar, la operación de reducción de quienes defendemos a Evo Morales y nos oponemos al golpe de Estado: tenemos una posición binaria, lo endiosamos, somos Boca-River, lógica de Guerra Fría, sin ninguna capacidad crítica para el análisis y hasta cerrados para escuchar. Es un llamado a la complejidad -que podría estar bien- pero parte de caricaturizar y reducir a todos quienes, según ella, no lo estaríamos haciendo. Según su análisis no tenemos capacidad de mirada crítica, de reflexionar sobre los errores cometidos, sobre el referéndum del 2016, los límites del proceso, las divisiones en movimientos del proceso de cambio, las dirigencias, los flancos que le dejamos abierto al enemigo que avanzó violentamente.

En segundo lugar: el error de análisis sobre qué sucedió en Bolivia, los sujetos, actores de conducción, poderes fácticos operando para lograr el derrocamiento. La cuestión sería así, reconstruyo de sus palabras: los errores y el descrédito fueron tan grandes que Evo «cayó por su propio peso» y luego de eso vino el golpe de Estado «oportunista». Eso lo planteó también Raúl Zibechi. ¿Que Evo perdió legitimidad con el referéndum del 2016 y el error del conteo del TREP el domingo 20 de octubre y eso generó una base que se movilizó contra él? Sin dudas. Pero eso es tan evidente como la composición social predominante de esa base movilizada, las conducciones civiles, empresariales, internacionales, la conformación de grupos de choque armados, la confirmación de que parte de la dirección de la policía y los militares estaban en el esquema golpista que venía preparado desde antes. Lo que me resulta poderosamente llamativo es que pensara -ella y otres más- que de eso que se expresaba en las calles iba a nacer otra cosa que lo que estamos viendo día tras día, noche tras noche. ¿Tanta capacidad cierta de complejidad para analizar los proyectos progresistas/de izquierda, sus errores, límites, puntos ciegos, etc., y tan poca capacidad de reconocer al enemigo cuando viene a hacer una revancha clasista, imperial y restauradora? Es como un asombro ante la barbarie, una suerte de pedirle a los golpistas -como hace Stefanoni- que no incurran en actos del mal y sean moderados.

En tercer lugar: el momento. Anoche existió una nueva masacre, hay listas de compañeros compañeras que son objetivos políticos a ser asesinados, algunos están en embajadas, viendo cómo sobrevivir, existe licencia por decreto para las Fuerzas Armadas para matar, presupuesto adicional para hacerlo, una autoproclamada y su ministro de gobierno que niega o justifica cada muerte. Hay también un poder norteamericano que celebra el avance de su plan para el continente que toma posiciones. La pregunta es: ¿qué se debe/puede hacer en estos momentos? No tengo una respuesta cerrada -no creo que la haya, ni que exista una sola respuesta-, pero me resulta claro que no es lo que plantea Segato.

Por último, la situación es muy compleja en Bolivia, tanto por la violencia de la restauración golpista, como por la dificultad de construir direcciones coordinadas -o una sola coordinación general- para articular una resistencia al golpe. Esa dificultad está tanto en el MAS frente al espacio legislativo, como en los movimientos, la organización popular como, por ejemplo, en El Alto. Ya en la dificultad para enfrentar la ofensiva golpista se vio las debilidades del proceso de cambio, que ahora se expresan en este momento de licencia para matar y perseguir. El panorama es muy crudo, los levantamientos y movilizaciones de la gente se enfrentan a balas, una protección y articulación norteamericana -que Segato y otres minimizan-, una maquinaria mediática que trabaja para legitimar el golpe presentándolo como todo salvo como un golpe y que, se quiera o no, termina haciendo propio todo discurso que cuestione la existencia de un golpe. ¿Evo debería intentar regresar? ¿Regresar para presentarse? ¿Para acompañar otra candidatura? No tengo la respuesta, pero la primera pregunta es: ¿lo dejarán volver a Bolivia? No parece, y lo más seguro es que le armen causas para que no pueda regresar. Dependerá, como muchas cuestiones en pleno desarrollo, de la correlación de fuerzas que se logre construir.

En estos días recordaba una frase de Rodolfo Walsh:

«Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra».

Entiéndase por «su país» el continente americano.

Dejo esta foto, una de las tantas de estos días, de las miles y miles de mujeres que hacen frente al golpe de Estado, la restauración conservadora con el regreso de los evangelios.

Por último: no olvidemos nunca que Evo Morales ganó las elecciones del pasado 20 de octubre.

Jorge Alemán (psicoanalista y escritor)

BOLIVIA Y LA DECONSTRUCCIÓN

En este momento horrible de Bolivia surgen voces que desde distintos lugares reclaman abrir un «espacio crítico» con respecto a Evo ,»pensar sus errores para no repetirlos «,»no ser binarios», etc .En otros términos, en el momento en que el verdugo levanta el hacha invitan a la víctima a «deconstruirse» y les proponen a los seguidores de Evo que reflexionen sobre todos los errores cometidos. Más allá de la pobrísima idea acerca de la función de la repetición en la historia insinuada en esta posición, desde qué lugar de enunciación se pretende hablar, quiénes son aquellos que por su valiente  «lucidez critica » tienen el privilegio de situarse fuera del antagonismo para no ser «binarios». A que lugar remite este uso masivo e indolente del término binario cuando somos los contemporáneos de una masacre? Es endiosar a Evo no señalar ahora, justamente ahora, todos los errores de su proyecto? Los que lo apoyamos sin ambivalencias y condenamos sin más al golpe, no habíamos visto los errores ? O ahora resulta que para no ser binarios nos podemos situar en una alteridad irreductible e intocable que nos protege y nos promete un futuro sin errores .

L@s intelectuales critic@s que nos quieren deconstruir en nuestro apoyo incondicional demuestran cómo, un supuesto ejercicio crítico, a veces es nada más que ofender a la causa , esa causa frágil, errática, poblada de errores, pero con enemigos muy crueles y peligrosos como para salirse del «binarismo» haciéndose el distraíd@ con aquello que mata de verdad. Quiénes son los que están cieg@s?

Silio Sanchéz Zerpa (abogado Internacionalista e investigador)

LO INDISCUTIBLE SOBRE BOLIVIA – Noviembre 2019.

En 11 Puntos:

1 – Ninguna «renuncia» bajo coacción es válida; no es expresión de la libre voluntad y está viciada de nulidad, jurídica y materialmente. Es tan inválida la renuncia como ilegal el acto que la fuerza.

2 – Si un Presidente es obligado a dejar el poder por fuerzas militares o paramilitares es un Golpe de Estado.

3 – Los dictadores siempre se han autoproclamado, no tienen votos ni respaldo popular, aunque siempre procuren disfrazarse de legítimos.

4 – Evo no se fue de su país, fue protegido por un gobierno progresista que le brindó asilo y rescató al primer Presidente Indígena de América, salvándolo de una persecución racista y fascista en la que incluso destruyeron su casa y en la que ofrecían miles de dólares por su captura, con el evidente propósito de asesinarlo. El Golpe Fascista fracasó en su objetivo de acabar con la vida del líder popular, y legítimo Presidente de Bolivia, Evo Morales.

5 – La OEA es un organismo multilateral y no supranacional. Almagro, es sólo el secretario del Organismo, no tiene ninguna potestad para entrometerse en los asuntos internos de un país soberano. No está revestido de ningún poder superior al de los Presidentes y pueblos de América. Pero ha sido el principal ejecutor de múltiples acciones intervencionistas en pro de imponer dictaduras y gobiernos títeres a favor de los intereses de EE.UU. Es un funcionario, que debe responder por sus actos, al haber cometido los más aberrantes abusos de poder en el ámbito internacional, pretendiendo ser una especie de «Ministro de Colonias». Que en vez de promover la paz y la democracia, promueve guerras y dictaduras contrariando los fines y principios del Derecho Internacional, así como la propia Carta de la OEA que regula su actuación. Al mismo tiempo que justifica, protege e invisibiliza la imposición de recetas neoliberales del FMI, acompañadas de represión y violación masiva de derechos humanos por gobiernos fascistas como el de Piñera y Lenin Moreno; o el asesinato sistemático de líderes sociales en Colombia, Honduras y Haití; así como el uso de los aparatos judiciales para generar una nueva forma de guerra (Lawfare) que persigue y priva de libertad a los líderes independentistas de hoy en América Latina, como Lula, Correa, Zelaya y Cristina K., entre otros. Sin olvidar la promoción del bloqueo criminal contra Venezuela, y sus esfuerzos por reactivar el TIAR para favorecer intervenciones militares.

6- La observación electoral internacional no puede, en ningún caso, asumir el papel de árbitro o juez electoral. Los informes técnicos de observación electoral no determinan responsabilidades jurídicas ni penales, en un proceso de elección. La publicación de un «informe preliminar», es decir, inacabado, en pleno desarrollo de acciones fascistas; justo después que el presidente Evo Morales expresó públicamente que «renunciaba» para evitar derramamiento de sangre entre hermanos, y la quema de casas a líderes del MAS que estaban siendo perseguidos, deja claro la intencionalidad del equipo de la OEA de favorecer el golpe fascista y racista. Debe promoverse una investigación del equipo técnico; y del Informe, sobre el cual ya existen serios cuestionamientos de importantes expertos en la materia. El Secretario General de la OEA debe explicar al mundo, la decisión de hacerlo público en la circunstancias descritas.

7- Está en desarrollo una violación masiva de la libertad de expresión. Fueron censurados todos los medios bolivianos, y perseguidos los comunicadores nacionales y extranjeros, que difunden transgresiones a los DDHH y realizan denuncias del régimen de facto. En ningún otro golpe de Estado de este siglo existió tanta censura como ahora.

8- Lo que ocurre en Bolivia es más que un golpe de Estado, es una bestial arremetida colonialista racista y fascista, que no siente ninguna vergüenza en volver a utilizar la Biblia para impugnar, rechazar, satanizar y promover la continuidad de un etnocidio de más de 500 años.

9.- El uso de la Biblia para generar persecución y crímenes debe generar el más profundo rechazo de los humanistas que profesan religiones vinculadas a éste manuscrito; y el llamado a la tolerancia religiosa por parte de todos los representantes de iglesias y pastores, para que nunca más sea usada como en tiempos de la Santa Inquisición o en la invasión etnocida de América. Es necesario exigir un pronunciamiento del Vaticano y demás Iglesias que promueven la divulgación y estudio de la Biblia. Es su responsabilidad con la historia y con los pueblos.

10 – La quema y destrucción de viviendas del actual liderazgo indígena de Bolivia, rememora la quema de la chozas de Pueblos y Comunidades Indígenas de América en tiempos de la colonia. Es un acto profundamente colonial y fascista que revive un tipo de criminalidad que parecía superada por la humanidad. Estamos a la luz del resurgir de una forma de crimen de lesa humanidad, que debe ser investigada y sancionada desde el Sistema Internacional de Proteccion de los Derechos Humanos. Se trata de un modo de violación y destrucción de la historia familiar, de todos los recuerdos de antepasados y ancestros, hasta los recuerdos de niños y niñas que la habitan; un crimen con implicaciones racistas, colonialistas y fascistas, en la historia de América.

11 – En Bolivia hay un pueblo resistiendo con toda su dignidad, oponiendo pecho contra balas para defender el Gobierno Legitimo con más logros sociales, económicos, políticos y culturales de su historia; que promovió el ejercicio del Poder Constituyente, donde empezaron a florecer los Derechos de la Madre Tierra y la construcción del Estado Plurinacional en una sociedad participativa que levanta la Whipala y la Bandera de Bolivia, rescatando la historia de resistencia originaria y la gesta independentista Bolivariana.

Los pueblos de América y el Mundo juntos, deben evitar que un fascismo tan grotesco como el de Mussolini, Hitler o las masacres etnocidas de la invasión colonial de América se reediten, sin la más contundente indignación y reacción de la humanidad para revertir este perverso Golpe a la dignidad humana y a los pueblos de este continente.

«En América todos tenemos sangre originaria. Algunos en las venas y otros en las manos».
Eduardo Galeano.

Caracas 16/11/2019