Un barrio en emergencia habitacional

«En La Boca hay dos o tres desalojos por semana»

Vecinos y vecinas del barrio, con la firma de "Taty" Almeida y patrocinados por el Ministerio Público de la Defensa, presentaron un amparo colectivo ante la Justicia porteña para exigir el cumplimiento de la Ley de Emergencia Urbanística y Ambiental de La Boca.

A raíz de los desalojos que afectan sistemáticamente al barrio, vecinos y vecinas de La Boca presentaron la semana pasada un amparo colectivo ante la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires para exigir el cumplimiento de la Ley de Emergencia Urbanística y Ambiental. La acción de amparo se presentó ante el Fuero Contencioso Administrativo y Tributario porteño para exigir la aplicación de la Ley 2240 y contó con el patrocinio de la Defensoría CAyT N° 5, a cargo del Defensor Ramiro Dos Santos Freire. Entre los 650 firmantes, se destaca la presencia de la Madre de Plaza de Mayo «Taty» Almeida.

El incumplimiento de esta norma, sancionada en el año 2006, ha puesto al barrio de La Boca en una situación de emergencia habitacional, en especial por el gran número de desalojos que han dejado a cientos de familias en situación de calle. Por este motivo, una de las principales medidas requeridas ante la Justicia porteña es el pedido inmediato del cumplimiento del artículo 29 de la Ley 4353, que ordena al Gobierno de la Ciudad a efectuar un relevamiento de las necesidades habitacionales en el polígono correspondiente al Distrito de las Artes. Por otro lado, se solicita la confección de un protocolo de detección, prevención y contención de desalojos, así como la realización de un protocolo de prevención y actuación en caso de incendios y/o derrumbes de viviendas en el barrio.

«En toda la Ciudad de Buenos Aires hay un problema grave con el derecho a la vivienda. La Boca, particularmente, sufre una situación especial mucho más grave porque allí hay programados dos o tres desalojos por semana. En la actualidad se estima que hay en curso 180 procesos judiciales de desalojo en trámite, prácticamente la misma cantidad que en el resto del territorio porteño», explicó a El Grito del Sur Ramiro Dos Santos Freire. El Defensor Oficial sostuvo que «el Gobierno porteño ha favorecido determinados tipos de intereses inmobiliarios y se han revalorizado las tierras del barrio, lo cual favoreció la gentrificación. Este proceso de expulsión busca cambiar la fisonomía de La Boca. Nadie está en contra del desarrollo de nuevas construcciones, lo que pasa es que hay un montón de costos sociales que nadie se está haciendo cargo y un conjunto de leyes que no se están respetando».

Por su parte, Natalia Quinto (La Boca Resiste y Propone) señaló a este medio que «el problema de los desalojos fue creciendo en forma exponencial, a punto tal que pasamos de un desalojo cada dos meses a dos o tres por semana. La cantidad de juicios en curso es altísima. Ahora está también el tema de Airbnb, porque donde había tres conventillos nos construyen un edificio que va a ser exclusivamente para alquiler temporal». La referente de la organización social destacó la adhesión de Dora Barrancos y la presencia como firmante de «Taty» Almeida, quien «estuvo participando el año pasado en el tour de los desalojos y se fue muy conmovida e interpelada por lo que está pasando en el barrio».

La demanda ya se tramita en la Secretaría N° 2 del Juzgado de 1° Instancia en lo Contencioso y Administrativo, a cargo de la jueza Romina Tesone. Cabe destacar que en los últimos años, según estimaciones de organizaciones como La Boca Resiste y Propone, ya han sido desalojadas del barrio más de 1100 personas como resultado de procesos inmobiliarios especulativos.