Otro caso de violencia por parte de jugadores de rugby

Denuncian a rugbiers por filtrar fotos íntimas en La Plata

Semanas antes del asesinato de Fernando Báez Sosa, otro grupo de rugbiers fue denunciado por sacar y difundir fotos íntimas de una joven sin su consentimiento. A partir de la difusión se conocieron otros antecedentes de los agresores. Las trabajadoras de Vialidad Nacional -donde se desempeña uno de ellos- exigen que no se le renueve el contrato.

“CHICAS DE LA PLATA: si cogen/hablan con la categoría 93/94 de EL CLUB UNIVERSITARIO DE RUGBY sepan que filman a minas sin su consentimiento y lo pasan en sus grupos de wsp tengan cuidado porque se lo han hecho A MUCHAS sin importar que sean novias, amigas o con conocidas” escribió N. (de quien preservaremos la identidad para no revictimizarla) en su cuenta de Twitter el 13 de enero.

La historia resuena, podría ser cualquiera otra chica, circulan cientos de fotos en chats de Whatsapp de amigos, compañeros de trabajo o conocidos del club, todos varones cis heterosexuales. Algunos se ríen, otros conscientes, los pocos que se animan a mostrar su desacuerdo corren el riesgo de quedar tildados de “cagones”,  recibir burlas o ser dejados de lado. A esto se suma el tema que estuvo en boca de todos estos días: son un grupo de rugbiers.

N. denunció a Hernán Espinel (24) y  Fernando Fernández (25) -ambos jugadores de rugby del Club Universitarios de la Plata-  por violación a la intimidad. La acusación surge luego de que Fernández haya sacado fotos de N. y Espinel teniendo sexo sin su consentimiento en su casa y las  hiciera circular vía Whatsapp.  N. quedó totalmente vulnerada y llegó a ser ridiculizada cuando las imágenes se transformaron en memes y stickers. «Lamentablemente es la única vía que puedo tomar porque el patriarcado está en todos lados. Primero lo hable con mi papá y su respuesta fue reprocharme que hacía otra persona ahí. Pido perdón si en la generalización caen buenos pibes, pero siento que son todos encubridores”, continuó twiteando.

Si bien N. todavía no realizó una denuncia formal a partir de su relato se conocieron otros casos del mismo agresor. M. contó que había sufrido violencia física y psicológica estando en pareja con Fernando Fernández. Cuando realizó la denuncia en la Comisaría de la Mujer de La Plata recibió como única respuesta un botón antipánico y una restricción perimetral por dos meses que el agresor no cumplió. “A las mujeres las tratan de objeto, nos sienten trofeos. Se jactan, se ríen, lo disfrutan. Se cubren unos a otros” expresó M. en referencia al accionar de los grupos de rugbiers.

Fernández además de jugador de rugby en el Club Universitario de La Plata es trabajador del área de Vialidad Nacional. Al conocerse la noticia desde el sindicato de vialidad las mujeres organizadas reaccionaron,  exigiendo que no se le renueve el contrato. “Nosotras nunca promovemos que alguien se quede sin trabajo pero en este caso creemos que es un poco de justicia entre tantas barbaridades que sufrieron las chicas. Es lo mínimo que podrían hacer los funcionarios para hacerse eco de todos los casos de violencia de género que hay dentro y fuera del Estado” explicó a este medio Emiliana Namara, Secretaria de Prensa del Sindicato de Empleados de Vialidad Nacional (SEVINA). “No podemos permitir que una compañera nuestra esté expuesta a trabajar con una persona está imputada por de violencia de género. Queremos que dentro del Estado se promuevan prácticas sociales y políticas públicas con perspectiva de género. Por otro lado que se cumpla la Ley Micaela que fue aprobada en 2018 y acá aún no se han hecho las capacitaciones”.

A partir del caso las trabajadoras impulsaron la creación de una comisión de género que dependa de la Secretaría de Derechos Humanos, Género y Diversidad a cargo de Romina Covach. El contrato de Fernández – al igual que todos los de modalidad monotributista- tuvo vencimiento el mes de diciembre y ahora se está siendo revaluado, es por eso que desde SEVINA exigen una respuesta acorde de parte de sus superiores. “Hubo un montón de casos de violencia de género dentro del organismo y nunca se hizo nada. Tenemos una denuncia de violencia laboral que se presentó a esta nueva gestión por un funcionario de la gestión anterior y todavía no se han tomado cartas en el asunto. Vamos a hacer todo lo posible desde nuestro lugar para que por lo menos acá se haga justicia” manifestó Namara.

Desde el Club Universitarios de La Plata también se expresaron al respecto. Apenas se conoció el hecho la comisión directiva suspendió provisoriamente a los acusados y elevó el caso al tribunal de disciplina que tiene facultades para iniciarles un sumario y sancionarlos. Además desde Universitarios de La Plata emitieron un comunicado en el cual manifestaron “entendemos que la problemática social basada en la desigualdad de género y las violencias se encuentran presentes en nuestra sociedad e institución, generando prácticas que evidencian diversas formas de abuso y violencia. Esto nos involucra e interpela como comunidad, y como club asumimos el deber de involucrarnos para contribuir a la transformación de las mismas». Además aclararon que desde hace un año con la creación de una comisión de género se vienen promoviendo espacios de diálogo y capacitaciones.

No es el rugby, es la masculinidad hegemónica