Avanza el proyectos para crear un Sistema Integral de Cuidados

Eso que llaman amor

Las legisladoras porteñas más jóvenes avanzan con el proyecto de Ley de Sistema Integral de Cuidados para dejar cada vez más claro que eso que llaman amor es trabajo no remunerado.

Ellos dicen que se trata de amor

nosotras que es trabajo no remunerado.

(…) 

¿Más sonrisas? Más dinero.

Nada será tan poderoso como esto para destruir las virtudes sanadoras de la sonrisa.

Neurosis, suicidio, desexualiación: enfermedades laborales del ama de casa.

Silvia Federicci 

 

En todo el mundo el 76% de las tareas domésticas y de cuidados son realizadas por mujeres, en Argentina las mujeres dedican, en promedio, 3 horas diarias más al trabajo no remunerado que sus pares varones. En el conurbano 52,3% de las mujeres realizan doble jornada mientras en CABA la distribución porcentual del tiempo dedicado al trabajo doméstico no remunerado es de 70% para las mujeres y 30% para los varones.  La falta de remuneración de estas tareas permite que el sistema capitalista siga funcionando, ya que para que un obrero, un empresario o un político pueda ocupar su cargo detrás hay una madre, una esposa o una hermana encargándose de preparar la comida, llevando adelante el hogar y responsabilizándose de las personas que necesitan cuidados. Sin embargo, en nuestro país ese capital económico no sólo no está cuantificado sino que no forma parte del PBI.

Encuesta Nacional del Uso del Tiempo 2013 INDEC

Por todas estas y muchas más razones en abril del 2019 se presentó el proyecto de Ley de Sistema Integral de Cuidados en la Ciudad de Buenos Aires. La iniciativa -que cuenta con la adhesión completa del Frente de Todos- surgió del legislador Carlos Tomada, pero fue al dejar su cargo, que las legisladoras más jóvenes del frente se pusieron a la cabeza del proyecto, acompañadas del legislador Manuel Socias.

La ley tiene por objeto la creación del Sistema Integral de Cuidados (SIC), entendido como conjunto de acciones y medidas orientadas a brindar asistencia y atención a personas en situación de dependencia, así como al diseño e implementación de políticas públicas que promueven su autonomía personal.
En Buenos Aires según un informe del CESBA realizado en Agosto del 2017 el 7% de la población son niñes de 0-4 años de los cuales un 45% no asiste a guarderías, Centros de Primera Infancia ni a educación inicial. Por otro lado el 16% de la población son personas mayores de 65 años y de elles 31 por cada 100 personas activas. Entre el 21% y el 30% (según el tipo de medición) de la población presenta alguna discapacidad, de los cuales el 12% no recibe la ayuda que necesita. Por otro lado la Dirección General de Estadísticas y Censos del Ministerio de Hacienda reveló que los varones de CABA gastaron en 2016 un 30% del tiempo en proporcionar alimentos y un 10% en vestimenta mientras las mujeres un 70% y un 90% en cada uno de estos items.

Por su clase social muchas personas pueden delegar tareas que, igualmente, recaen en otras mujeres: en Argentina el 95% de las empleadas domésticas son mujeres y representan al 17% de las asalariadas del país. Además los supuestos ni-ni en un 70% son personas encargadas de tareas de cuidado de ese total el 95% son mujeres.  Por eso la Ley de Sistema Integral de Cuidados contempla la distribución desigual entre los géneros del mercado laboral y el valor económico de estas tareas. Según el último informe de la OXFAM el trabajo doméstico de todas las mujeres del mundo por un periodo de quince años llega a más de 10,8 billones anuales, es decir un triplica el tamaño de la industria mundial de la tecnología.

Aldana Martino es abogada y asesora de Manuel Socias, sobre la importancia de crear un Sistema Integral de Cuidados explica “Las tareas de cuidado -tanto las remuneradas como las que no- no son reconocidas en la sociedad como trabajo. Lo que busca este sistema es validarlo, jerarquizarlo y redistribuirlo. Estamos hablando del nudo de la desigualdad de género. El trabajo no remunerado no permite que las mujeres crezcamos en otras áreas que tienen que ver con la vida pública. De la forma en que una sociedad organice su cuidado dependerá cuán justa es”.

Por su parte Lucía Cámpora legisladora del Frente de Todos agrega “Es una realidad que vivimos todos los días. Nuestros pares asumen que nos tocan estas tareas. Parece que es natural que una chica tenga que cuidar a su hermanito después de clases en vez de seguir estudiando o de buscando un trabajo. Este proyecto de ley comienza a visibilizar y transformar esta situación que nos preocupa y nos interesa abordar”

El Sistema Integral de Cuidados incluye una mesa interministerial para garantizar la integralidad de los derechos, tanto de las personas que requieren cuidados como de los/as trabajadoras, y un comité consultivo del que formarán parte todas las organizaciones de la sociedad civil que estén vinculadas al tema.  A esto se suma una Secretaría del Cuidado en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, que sería responsable de ejecutar programas y un subsidio destinado a remunerar un servicio de cuidado. A su vez, impulsa un Registro de Cuidadores/as, con sus correspondientes capacitaciones, en donde se pueden inscribir personas físicas y/o jurídicas, garantizando derechos laborales para todos y todas.

Maru Bieli también ocupa una banca en la legislatura porteña. Ella entiende que «En la Ciudad de Buenos Aires el trabajo de cuidados está mercantilizado y hay una responsabilidad que el Estado tiene que asumir. En la CABA por ley desde los 45 días es obligación del gobierno garantizar la educación para les niñes que así lo deseen. En el otro extremo, la Ciudad de Buenos Aires es una ciudad muy envejecida con respecto al resto del país. Esto hace que los adultos mayores que no puedan pagar un sistema privado queden desprotegidos. Hay solo 5 lugares para suplir este problema tan importante. Por eso pensar un Sistema Integral de Cuidados es pensar una ciudad más justa, con perspectiva de género y de clase».

Actualmente existe una Dirección de Cuidados Integrales dentro del Ministerio de Desarrollo Social presidida por Carolina Brandariz y un equipo de cuidados en el Ministerio de Mujer, Géneros y Diversidad a cargo de Lucía Cirmi Obon.