Denuncian persecución gremial

Ya son cien los agentes de tránsito despedidos

Tras el accidente que terminó con la vida de Cinthia Choque, que expuso el fraude laboral al que son sometidos las y los agentes de tránsito porteños, el Gobierno de la Ciudad decidió avanzar con un centenar de despidos en el sector, con foco en los trabajadores y las trabajadoras que habían empezado a organizarse gremialmente.

A cuatro meses del asesinato de Cinthia Choque, que expuso la precarización laboral de los y las agentes de tránsito, el Gobierno porteño decidió no renovarles sus contratos a casi un centenar de ellos, con especial cizaña sobre los trabajadores y las trabajadoras que después de aquel accidente fatal empezaron a organizarse gremialmente y participaron de las marchas y asambleas en reclamo de justicia y mejores condiciones de trabajo. “Es una persecución política por todo lo que denunciamos en su momento y porque después de mucho tiempo estábamos a punto de llegar al número de afiliados necesarios para constituir una comisión interna y elegir a nuestros delegados”, describió a El Grito del Sur uno de los activistas despedidos, Marcos Gómez.

Hasta ayer, el número de agentes despedidos llegaba a 78, pero con el correr de las horas hoy ya superaba los 100. “Las modalidades fueron varias: desde que te llaman para avisarte por teléfono, como me pasó a mi, o directamente como a muchos compañeros que llegaron al lugar de laburo y no los dejaron pasar”, relató Gómez.

El Gobierno de la Ciudad argumentó que los despidos estuvieron relacionados con “faltas injustificadas” y certificados truchos de salud, algo que desmienten los agentes organizados. “A un compañero le dijeron que lo echaban porque no hizo multas, pero resulta que trabaja de cabinero, asi que no había forma de que en su vida labrara una multa. No sabían qué decirle y finalmente le admiten que lo echaban por razones gremiales”, denunció.

Los despidos llegaron a pesar de la medida cautelar dictada por la jueza en lo contencioso administrativo Patricia Graciela López Vergara, que le ordenó al Gobierno porteño elaborar un plan de pase a planta permanente de los “factureros” y le prohibió echar a nadie hasta tanto esté listo. Los agentes le llevarán los casos a la jueza una vez que se termine la feria judicial, y esperan poder revertir la situación.

Del total de 2.567 agentes de tránsito, 1.144 están en planta y otros 1.423, más de la mitad, siguen facturando como monotributistas.