Monotributistas se organizan contra el aumento del 50 por ciento

Mi enemiga la AFIP

Los y las monotributistas quedaron afuera del paquete de beneficios anunciado por el Gobierno en su primer mes, y ya marcharon a la sede central de la AFIP para rechazar el aumento del 51 por ciento en la cuota.

No hubo bono de fin de año ni tampoco adelanto a cuenta de la paritaria para los y las monotributistas. Tampoco aguinaldo: quién lo conoce. El paquete de anuncios económicos del nuevo gobierno, el mismo que llevó alivio transitorio a jubilados, beneficiarios de AUH, estatales y privados trajo consigo, para colmo, un hachazo: como la ley que regula el régimen desde 1998 establece un seguimiento de variables como la jubilación, no sólo las escalas subieron por encima del 50 por ciento. También lo hizo la cuota mensual, que llevó las cosas a un nivel sin retorno. Un trabajador de la categoría A (la mas baja), por caso, habilitado para facturar 17000 pesos mensuales, pasará a pagar de impuesto 1955 pesos, casi un 12 por ciento de sus ingresos.

Frente a ese panorama, un grupo de monotributistas que años antes habían comenzado a agruparse decidieron ampliar su convocatoria con el objetivo de rechazar el aumento del 50 por ciento. Enseguida se sumaron agentes de tránsito de la Ciudad, repartidores de Rappi, Pedidos Ya y el resto de las Apps, músicos, acompañantes terapéuticos y varios estatales precarizados que facturan pese a cubrir el horario y las responsabilidades de la relación de dependencia. Marcharon a la AFIP este lunes y volverán a hacerlo en febrero, también al ministerio al Trabajo, y tienen previsto convocar a shows y festivales para concientizar sobre su situación.

“Lo que nos unió ahora es el aumento brutal del 50 por ciento de este gobierno, pero nos venimos organizando hace rato como prestadores precarizados en todas las áreas, porque dentro del fraude laboral que muchas veces implica el monotributo hay una fundamental y es que no tenemos gremio ni organización sindical que nos ampare”, describe en diálogo con El Grito del Sur Ailén Lucarelli, una de las voceras del espacio que por ahora lleva el nombre de “Monotributistas Precarizadxs”.

El pliego de reivindicaciones que presentaron el lunes ante la AFIP va desde la quita inmediata del aumento de principios de este año hasta la convocatoria de una moratoria para quienes tuvieron algún problema impositivo. “Muchas veces se da que cometemos errores porque además de las horas de trabajo el monotributista dedica horas no pagas al papelerío tremendo que conlleva, y sino terminás pagándole además a un contador. En ese marco muchas veces no nos podemos atender en la obra social por algún problema impositivo derivado de esa situación”, explica Lucarelli.

Además, propusieron la excensión tarifaria para las primeras tres categorías, de la A a la C, y quita del IVA en los productos de la canasta básica. Esas primeras tres categorías, de acuerdo a los montos de facturación mensuales establecidos por la propia AFIP, no llegan a cubrir la canasta básica de pobreza del propio INDE; y en el caso de la categoría A, roza la indigencia, que es de 15 mil pesos mensuales.

El reclamo goza de otro argumento insoslayable: «Si los aumentos en el impuesto están atados al vaivén de las jubilaciones, y el gobierno congeló la formula durante 180 días, ¿por qué no congeló también el impuesto?», se pregunta Lucarelli. Otro de los planteos pide exactamente eso, pasar por alto el pago durante los primeros meses del año, a modo de respiro para el bolsillo.

“Nos dijeron que muchos de los planteos eran bastante básicos y reales”, dice Lucarelli sobre la respuesta de los funcionarios. “Pero hasta ahora no nos llamaron”. Uno de los pasos de los monotributistas autoconvocados, de no prosperar una respuesta oficial, será presentar su propio proyecto de ley que reemplace la normativa de Domigno Cavallo. “Pasan los gobiernos y seguimos en la misma situación, y cada vez peor”, concluye.