Angelici vs. Nosiglia y Yacobitti

Radicales divididos: una interna al rojo vivo

El próximo 29 de marzo tendrán lugar las elecciones internas de la Unión Cívica Radical (UCR) en la Ciudad de Buenos Aires. El ex presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, busca desplazar al sector hegemónico comandado por Enrique "Coti" Nosiglia y Emiliano Yacobitti. Todos los detalles de una interna que promete ser picante.

Tras sufrir una sensible pérdida de espacios de poder a nivel provincial y nacional, los radicales reacomodan sus fichas para intentar retomar iniciativa y volver al centro de la escena política. Si bien en la Ciudad de Buenos Aires conviven desde 2019 dentro de la alianza oficialista Juntos por el Cambio, comandada por Horacio Rodríguez Larreta, las heridas y el desgaste se hicieron notar tras el fin del mandato de Mauricio Macri.

La derrota, como siempre, despertó animosidades y críticas. Por esta razón, y en virtud de la discusión por su flamante rol como oposición, los sectores comandados por Daniel Angelici y Enrique «Coti» Nosiglia/Emiliano Yacobitti se batirán en internas para definir la conducción de la UCR Capital. Éstas tendrán lugar el próximo 29 de marzo y se extenderán a las 15 comunas de la metrópolis porteña.

Las diferencias políticas entre ambos bandos están vinculadas fundamentalmente al rol del partido durante la etapa anterior: mientras Angelici apoyó la histórica Convención de Gualeguaychú en el año 2015 y luego abogó a lo largo de la gestión Macri por una Unión Cívica Radical más plegada a las necesidades coyunturales de Cambiemos, tanto Nosiglia como Yacobitti comandaron al sector rebelde que frenó el acercamiento con el expresidente y que promovió el enfrentamiento de Martín Lousteau con Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad.

El escandaloso negocio de Macri y Larreta con los Playones de Palermo y Caballito

Este 29 de marzo chocarán ambos sectores en la disputa por el sello partidario de la capital. Las elecciones tienen sus particularidades: todos los afiliados al radicalismo porteño podrán votar delegados por comuna, quienes serán los encargados de definir luego a las autoridades partidarias. Un dato no menor: el estatuto radical prohibe que las autoridades públicas puedan ocupar puestos partidarios. De esta manera, ni Yacobitti, ni Lousteau ni las principales referencias públicas radicales en el distrito pueden aspirar a presidir la UCR. La elección se realizará en colegios públicos porteños, estará auditada por la Junta electoral partidaria y por funcionarios de la Justicia Electoral y las listas deberán contar con criterios de paridad.

De ninguno de los dos lados hay candidatos presidenciales definidos. El actual presidente de los radicales porteños es Guillermo de Maya, hombre del sector Yacobitti, expresidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) y uno de los nombres que suenan fuerte para seguir al frente de la UCR en representación de este sector. Del otro lado se especula con que el propio Angelici pueda ponerse el traje de candidato presidencial.

«La decisión de disputar la conducción del Partido se tomó hace varios años, no tiene nada que ver con la salida de Angelici de Boca. De hecho, también tuvimos participación en la interna anterior. Tenemos presencia en todas las comunas y ahora queremos obtener la mayor cantidad de convencionales para tener nuestro propio peso en el Comité de la Capital cuando se discuta qué hacer con la orientación del Partido», expresaron a El Grito del Sur desde el sector de Angelici. En los últimos meses, este espacio comenzó a afiliar mucha gente al centenario partido y a mover su estructura en el aparato estatal porteño, sobre todo en la Justicia, para lograr posiciones en la interna.

Del lado de Lousteau, apuestan a «que la gente vote». Si bien se alinean detrás de Rodríguez Larreta, se muestran críticos con algunas decisiones de Juntos por el Cambio. «Estamos haciendo un esfuerzo para que la UCR no quede atada a alianzas electorales espurias», enfatizan desde el sector que tiene su fortaleza en la Universidad de Buenos Aires y que el año pasado pudo conquistar la Federación estudiantil. «De este lado no hay apellidos notables. Somos un radicalismo que puede construir viviendas en la Villa 31 pero también hacer que la gente de la villa nos vote», explican en referencia a la mala performance de Horacio Rodríguez Larreta en la nave insignia de su gestión en urbanización.

La convocatoria electoral ya está realizada pero nada está dicho. Puede que unos días antes se cierre una lista de unidad por consenso y los afiliados eviten tener que elegir entre ambas vertientes. La única definición es que la alianza porteña con el PRO se sostiene. «El objetivo común sigue siendo hacer las cosas bien para que al Gobierno de la Ciudad le vaya cada vez mejor. Seguiremos dentro del marco de lo que es Juntos por el Cambio en este distrito», se escucha de uno de los lados, y se replica con la misma seguridad del otro.

¿Quién es el primer rector de la cuestionada Unicaba?

«No creo que haya una injerencia directa tanto de Mauricio Macri como del jefe de Gobierno en esta interna. Lo que sí va a haber es una definición de nuestro sector, que hace más de 10 años está acompañando la gestión de Macri primero en la Ciudad y después en la Nación. Pero ésta es una cuestión que se dirime directamente dentro de la UCR y los actores de afuera no tendrán injerencia», agregaron desde el sector Angelici. La misma respuesta se escucha ante la pregunta por una posible injerencia de los gobernadores o autoridades del radicalismo nacional: somos un partido federal y ésta es una decisión de los afiliados porteños.

De un lado la apuesta de Angelici, Facundo Suárez Lastra y Jesús Rodríguez por recuperar espacios de poder en un cierre de listas que premió a Yacobitti y compañía y tras perder las elecciones en Boca Juniors, su histórico bastión. Del otro lado, la apuesta por consolidar la dirección partidaria porteña y el anhelo de poner un Jefe de Gobierno en 2023. «Larreta y Santilli no pueden repetir. Se abre un escenario muy optimista para la candidatura de Martín Lousteau», se ilusionan desde la otra esquina.

Una interna más de un partido centenario que ha sabido nutrirse a base de ellas.