19F

Mandá aborto al 2020

En un nuevo Día de Acción Verde por el Derecho al Aborto Legal, miles de mujeres, lesbianas, travestis y trans se hicieron presentes en diferentes partes del país para reafirmar una premisa: este año será ley.

Bajo un sol radiante y con un Congreso ardiente, aún sin que ni siquiera hayan comenzado las sesiones legislativas, miles de mujeres, lesbianas, travestis y trans se encontraron ayer para manifestarse en el tercer año consecutivo donde se celebra el Día de Acción Verde por el Derecho al Aborto Legal. La fecha fue instalada en el año 2018 y se reprodujo con la fuerza que el movimiento feminista obtuvo en las calles.

Las caras llenas de glitter y las frases pintadas en carteles ya son costumbre. Las generaciones se mezclan entre sí, las madres comparten con hijas, adolescentes con amigues y  militantes con compañeres, lo que la periodista Luciana Peker llamó «La revolución de las hijas». Al ritmo de Paula Maffia, las batucadas feministas y Femigansta, quien compartió escenario con Jennifer Parker y otres artistas, la multitud bailó moviendo los cuerpos que quieren ser libres de decidir. También se realizaron 17 talleres -entre ellos «Métodos anticonceptivos y acceso durante la adolescencia», «Estado laico: para vivir y decidir» y «Accesibilidad al aborto para personas con discapacidad»-, un fulbito de las pibas, una radio abierta y presentaciones de libros. Durante la jornada tuvo lugar la performance de «Las Tesis», donde mujeres con los ojos vendados repiten la frase «el violador eres tu», un fenómeno surgido en Chile y reproducido a lo largo del mundo.

Fotos: Catalina Distefano

Aunque el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito -presentado por octava vez en el 2019- no perdió estado parlamentario, la tensión aparece frente a la posibilidad de que el del Ejecutivo no comulgue totalmente. El mismo Alberto Fernández dejó en claro en varias ocasiones que este año se debatirá la problemática en el Congreso y frente al Instituto de Estudios de París declaró: “En la Argentina el aborto es un delito. ¿Cuál es el problema? Que todo aborto se vuelve clandestino y en la clandestinidad el riesgo de vida y de salud de la mujer aumenta. El problema es más agudo de acuerdo a la clase social de quién practica el aborto. Voy a mandar una ley que termine con la penalización del aborto y permita la atención de cualquier aborto en cualquier centro público».

Sin embargo, ante la duda de que el Gobierno abogue por la despenalización y no la legalización, la Campaña hizo énfasis en algunos puntos que resultan innegociables:

  • Garantizar el acceso al aborto a mujeres y personas con capacidad de gestar de manera voluntaria hasta la semana 14 de gestación y luego de esta fecha por los causales aprobados desde 1921 y reafirmados por el Fallo F.A.L en 2012, es decir riesgo a la vida, a la salud o violación.
  • Tomar en cuenta la definición de salud de la OMS que la entiende como el completo bienestar físico, mental y social y que establece el derecho al aborto como un Derecho Humano.
  • Que la práctica se realice dentro de los 5 días corridos en que se solicita el aborto.
  • Garantizar el acceso al derecho al aborto a niñas, niñes y adolescentes sin que ninguna persona puede ser reemplazada en el ejercicio del derecho a decidir.
  • Que El ÚNICO REQUISITO para su realización es firmar un consentimiento informado y fundamentalmente que el aborto se pueda realizar de manera gratuita en hospitales públicos y privados.

Fotos: Catalina Distefano

El último proyecto de ley presentado por la Campaña incluye modificaciones que surgieron del debate parlamentario del año 2018 y fue elaborado por las 700 organizaciones que confluyen en este colectivo. Además tiene el apoyo enorme de la «despenalización social» obtenida luego de las vigilias masivas que llegaron a reunir 2 millones de pibis a pesar del frío y de la lluvia.

Con más esperanza de que este año sea verde y bajo el lema «El proyecto está en las calles», que quedó comprobado el día de ayer, desde el escenario la Campaña comenzó el pañuelazo y miles de personas en más de 100 ciudades argentinas y en otros países lo repitieron.

Fotos: Catalina Distefano

Según las cifras de 2015 de la Dirección de Estadística e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud, en Argentina se registraron 45.968 internaciones por complicaciones de abortos. Se estiman 54 abortos por hora, es decir 1.300 por día. Por su parte, según Amnistía Internacional una niña de entre 10 y 14 años es madre en nuestro país cada 3 horas y 298 son las adolescentes de entre 15 y 19 que son madres todos los días. Además se estima que desde 1985 hasta 2016 al menos 3.040 mujeres murieron por abortos practicados en condiciones de riesgo en Argentina, por esta razón que se habla de una «deuda de la democracia».

Fotos: Catalina Distefano

Cerca del fin del evento que se extendió hasta entrada la noche, las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito leyeron un comunicado: «En Argentina, en América Latina y el Caribe seguimos construyendo un movimiento
feminista que genera apoyos y consensos a su paso. Porque acá y allá, las que pagan las
consecuencias de estas decisiones políticas de criminalizar las prácticas del aborto son
las mujeres más empobrecidas, que arriesgan su vida o salud abortando en condiciones
inseguras. De sancionarse nuestro proyecto de ley, representará un hito de ampliación
de ciudadanía y reparación histórica en la región más desigual del mundo.
La legalización del aborto es una deuda de la democracia, y el reclamo tiene la raigambre
de las luchas feministas que han marcado el devenir de millones de jóvenes en la región,
que reclaman más derechos, libertad y autonomía. Un derecho que repercute
directamente sobre otros derechos humanos de las mujeres y personas gestantes; tales
como los derechos a la vida, a la salud integral, a la igualdad y no discriminación; a la
dignidad, a la autonomía, a la intimidad, a la identidad de género y a vivir una vida libre de
coerción, violencias y de tratos crueles». Los aplausos reinaron y el cielo, que alguna vez fue negro, dejó de ser negro para teñirse de verde, verde aborto, verde esperanza, verde ley.

Fotos: Catalina Distefano