Reseña del libro de Ana Montes

Poco frecuente: dolor y deseo

Este libro de Ana Montes relata cómo se ajusta una enfermedad genética recesiva a la vida de una adolescente. Con un tono ligero y tierno, la narradora comparte lo que bien podría ser su diario íntimo.

Crecer de por si duele. A la protagonista le duele su hermana, el chico que le gusta, su imagen, su familia. Nada es ameno.  En una época en la que se desea ser igual a todos y vivir un millón de cosas, una enfermedad rara y demandante es más que una tortura. El libro explora el dolor y cómo es soportado a través del tiempo. ¿Qué tiene que pasar para que digamos en voz alta que algo nos duele? El lector quizas se haga esta pregunta sobre si mismo mientras lea Poco Frecuente.

A medida que pasa el tiempo Ana se revela contra lo poco frecuente y se va descubriendo más fuerte. La evolución es un tema central. Ana pasa de acatar decisiones a tomar las suyas propias.

El cuerpo del texto es parecido al cuerpo de la narradora: incotrolable, sensible, fragmentado. El anhlelo deviene escritura. El libro desromantiza las primeras veces. El comienzo de la secundaria, el primer amor, la primera experiencia sexual. Bajarle el brillo que les confiere el imaginario colectivo permite ver  cómo se desenvuelve realmente el cuerpo ante lo novedoso. Con qué fricciona, con qué se asocia, cómo se relaciona con los demás cuerpos.

La puja entre la normalidad y la anormalidad aflora en las anécdotas y en el fluir de la conciencia que devela lo que en la vida la protagonista se ocupa de ocultar. Sin pretenciones heroicas o mártires Poco Frecuente retrata la fisionomía del deseo intrincado en el cuerpo.