Los trabajadores de la vía pública reclaman la regularización

Por la crisis, aumentó un 126 por ciento la venta ambulante

Según un informe de la CAC, en comparación con enero de 2019 se incrementó un 126 por ciento la cantidad de puestos de venta ambulante en la Ciudad. Los representantes del sector advierten que la persecución del gobierno porteño sólo empeora el panorama.

Según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), que representa a los pequeños comerciantes, en el último año se incrementó en un 126 por ciento la presencia de puestos de venta ambulante popularmente conocidos como “manteros” en las principales avenidas y núcleos comerciales de la Ciudad. El informe lo firma el Observatorio de Comercios y Servicios de esa misma entidad, que registró unos 1214 puestos de lo que llama “venta ilegal” en enero de este año en todo el territorio porteño. La cifra adquiere relevancia en un contexto de caída sostenida del empleo formal, pero fiel a sus intereses, la institución pide más controles para perseguir a los laburantes.

De acuerdo al informe, el 82,5% del total de puestos se concentra en apenas diez cuadras (en su mayoría, en Flores), “lo que sugiere que controlando una pequeña porción de territorio se lograría una reducción significativa de esta actividad ilegal”, exige. La difusión de los números se da en un contexto en el que la rama de Vendedores Ambulantes de la CTEP exige al gobierno porteño la apertura de una mesa de diálogo a fin de regularizar la actividad, y luego de que la propia ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, se haya comprometido a “trabajar con la Economía Popular”, durante una recorrida por la feria itinerante de la Villa 21 junto a su par nacional, Daniel Arroyo. El gobierno de la Provincia, en tanto, ya avanzó en ese sentido.

“La crisis produce la presencia de vendedores en todos lados. El problema acá es que mientras la única política sea la persecución, jamás van a poder controlar la situación de la que tanto se quejan las entidades”, aseguró el responsable del sector dentro de la CTEP, Pablo Dorigo, ante la consulta de El Grito del Sur.

Dorigo también apuntó contra la intención en su momento del Gobierno porteño de “encerrar” a los vendedores en un galpón. “Nosotros creemos que la solución es dejar de perseguir a los que llevan años en la calle y eligen este trabajo como forma de vida y que el Estado tenga políticas concretas para aquellos que se cayeron del sistema”, apuntó.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Vendedores Ambulantes, Omar Guaraz, afirmó que “todos los manteros desalojados mediante megaoperativos volvieron a llenar de mantas toda la Ciudad, a quienes se suman millares de excluidos por la gestión de Mauricio Macri”. “La administración de Cambiemos creó a los vendedores y manteros pero a su vez busca eliminarlos sin éxito”, agregó.