Exigen al Gobierno porteño un aumento de las asignaciones familiares

«Para Larreta nuestros hijos valen un kilo de yerba»

Trabajadores y trabajadoras del subte, estatales y docentes se concentraron frente al Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 18 para exigir al Gobierno de la Ciudad el aumento de las asignaciones familiares, que permanecen congeladas en 270 pesos desde el año 2013.

Integrantes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE Capital) y la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) concurrieron ayer al Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 18, convocades por el Dr. López Alfonsín, para coordinar la urgente realización de una audiencia pública para discutir el aumento de las asignaciones familiares, que permanecen congeladas desde el 2013 por decisión del Ejecutivo porteño. «La asignación familiar es una conquista que existe desde la década del 50 por la cual el Estado colabora con un aporte para que precisamente los trabajadores que tienen hijos puedan costear los materiales escolares y demás», dijo Roberto ‘Beto’ Pianelli, secretario general de la AGTSyP, a El Grito del Sur antes de ingresar a la audiencia de ayer.

Mientras Angélica Graciano, secretaria general electa de la UTE, Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, y Roberto Pianelli, secretario general de la AGTSyP, ingresaron a la reunión con los representantes del Gobierno de la Ciudad para conciliar una fecha para la audiencia pública puertas afuera seguían llegando docentes, estatales y metrodelegados. Con una mesa y sonido de audio montado sobre la calle Tacuarí al 100, representantes de los sindicatos realizaron una radio abierta para visibilizar la problemática y denunciar la «asignación familiar de miseria» que entrega Larreta a las familias desde hace siete años.

El primero en tomar la palabra fue Alejandro Gianni, secretario general de la CTA Autónoma – Capital: «Estamos convencidos que la pelea sindical es fundamental para seguir mostrando que hay otro modelo de ciudad posible, en el que los trabajadores estemos incluidos y que no sea un modelo financiero basado en la clase media-alta, en los servicios y que después todos los trabajadores del estado, de la educación y de las distintas ramas estemos precarizados», expresó. «La pelea es por un doble sentido: por los trabajadores y para ir construyendo un modelo distinto que nos permita echar en cuatro años a Larreta», agregó.

Foto: Catalina Distefano

Luego hizo uso del micrófono Maru Bielli, legisladora porteña, quien llevó el apoyo de todo el bloque del Frente de Todos y se solidarizó con la lucha de docentes, estatales y metrodelegades. «Desde 2013 a esta parte, segun datos del propio Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la inflación acumulada fue del 583 por ciento, por ende, es una locura que tengamos la asignaciones familiares congeladas, que hoy solo sirven para dos cuadernos para los pibes», informó la legisladora para luego comentar también los distintos proyectos presentados en la Legislatura sobre el tema. Por último, insistió también en que el descongelamiento de las asignaciones familiares vayan acompañadas de la creación de nuevas escuelas, de un mayor presupuesto educativo y de aumentos salariales dignos.

El último en hablar antes de que finalizara la audiencia en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 18 fue Eduardo López, secretario general adjunto de la UTE, que fue muy categórico al definir como una «canallada perverse» la decisión de Larreta de mantener congelada en 270 pesos las asignaciones familiares que cobran los trabajadores y las trabajadoras de la Ciudad que tienen hijos, hijas e hijes a su cargo. «Para Larreta nuestros hijos valen un kilo de yerba», denunció enérgicamente. Y en contraposición planteó: «Nosotros defendemos la niñez, defendemos la infancia, queremos vacantes para todos y todas, y priorizamos a nuestros hijos, nuestras hijas y nuestros hijes por sobre estas baldosas que cambian mil veces por semana. Donde hay un niño, donde hay un trabajador, donde hay una niña, hay un derecho y está ATE, está Subte y está UTE para defenderlos».

Una vez finalizada el encuentro entre los representantes de la administración porteña y los sindicatos, brindaron una pequeña conferencia de prensa para los y las presentes en la que informaron las principales resoluciones. «Hemos logrado que se organice la audiencia pública para el día 18 de marzo», celebró Angélica Graciano. Desde la UTE propondrán un cese de actividades ese día para que las compañeras y los compañeros que quieran puedan movilizarse y estar presentes. «Ese día todos los sindicatos acá presentes con nuestras compañeras vamos a ir a reclamar la actualización de la asignación familiar. Creemos que nuestras compañeras son quienes tienen que tomar la palabra y hablar de cuál es el perjuicio de cobrar $270 por mes, sobre todo quienes son jefas de hogar», indicó.

Luego habló el referente de los trabajadores y las trabajadoras del subte, el ‘Beto’ Pianelli, quien advirtió: «Hay algo que tenemos que tener muy en claro y es que tener que venir a un tribunal a discutir el aumento de una asignación familiar demuestra una vez más que el Gobierno de la Ciudad cierra todos los canales para poder discutir con los gremios y con los trabajadores». «Nos hubiera gustado discutir esto en otra mesa, porque no es este el ámbito, tuvimos que venir obligados porque no hay otra mesa donde discutir. Tuvimos que romper ese aislamiento al que quiere llevar a los trabajadores para empobrecerlos», siguió. Por último, acusó a Larreta de querer desvirtuar el espíritu de la asignación familiar, creada décadas atrás para brindar una ayuda por parte del Estado a las familias con hijos e hijas a su cargo. «Esta asignación no ayuda a nadie», sentenció.

Foto: Catalina Distefano

Daniel ‘El Tano’ Catalano, fue el encargado de cerrar la conferencia. Para comenzar anunció que en los próximos días realizarán reuniones y plenarios para discutir y resolver qué modalidad, entre las que se barajan el cese de actividades o el paro, adoptarán el día 18 de febrero para que los compañeros y las compañeras puedan asistir a la audiencia pública. «Tenemos que ser miles los que podamos venir acá a la puerta de este tribunal para poder reafirmar la necesidad de que se puedan descongelar las asignaciones familiares», destacó. «Ese día no solamente tienen que hablar nuestras compañeras y compañeros, también tienen que hablar nuestras hijas y nuestros hijos porque ellos tienen que explicar cómo es vivir todos los meses con 270 mangos en el bolsillo», enfatizó.

Y para finalizar, opinó sobre el encuentro propiciado por el doctor López Alfonsín ‘para reunir a las partes en conflicto. «Hoy (por ayer) nos tocó en este marco formal e informal discutir con los empleados del Gobierno porteño, con esos que vienen a decir “somos simplemente trabajadores y trabajadoras que ocupamos un lugar de defensa, nosotros no emitimos opinión política”. Nosotros sí emitimos opinión política, porque no nos es indiferente el hambre de nuestro pueblo, nosotros si venimos acá a hacernos escuchar y hacer respetar nuestros derechos porque hubo miles de trabajadores y trabajadoras que dieron su vida para tener una asignación familiar», concluyó.