Primera marcha contra el FMI en la era Alberto

La deuda puede esperar, el hambre no

Sindicatos y organizaciones sociales encabezadas por la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP) rechazaron frente al Congreso la presencia del FMI en nuestro país y exigieron al Gobierno priorizar los intereses populares. "De ninguna manera vamos a pagar la deuda con el hambre del pueblo", señaló Esteban "Gringo" Castro, secretario general de la UTEP.

Miles de personas se movilizaron esta tarde al Congreso de la Nación para repudiar la llegada de la primera misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) bajo la gestión del presidente Alberto Fernández con motivo de abordar la situación de la deuda contraída por la anterior administración. La marcha fue convocada por la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP) y contó con la adhesión de otros sindicatos, organizaciones sociales y políticas que forman parte del Frente de Todos a nivel nacional.

Si bien fue una concentración de apoyo a las políticas del oficialismo, sobrevolaron en todo momento ciertos atisbos de tensión que avizoran un escenario de disputa hacia delante por la definición de la política económica al interior de la alianza gobernante. «Es el Fondo o es el pueblo». «Se van a aplaudir las medidas que vayan en favor de los sectores populares». «Ya perdimos con el gobierno de Macri». «No hay que especular con el Fondo». Esta serie de advertencias se combinaron en todo momento con discursos cuidadosos en favor de la unidad, que -según sostuvo sobre el final del acto el secretario general de UTEP, Esteban «Gringo» Castro- se pudo gestar en tiempos de «resistencia» y ahora debe profundizarse en esta etapa de «avance popular».

Fotos: Julián Galán

Pegado a la reja del Congreso, al fondo del escenario se podía leer la frase «El hambre o la deuda» y una bandera hecha en forma artesanal que decía «Fuera FMI!!!». Allí se pudo ver a una gran cantidad de referentes sociales y políticos ligados al trabajo de la economía popular, pero también al sindicalismo más tradicional y aquel surgido de las entrañas del neoliberalismo en la década de 1990. Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Oscar De Isasi (ATE Provincia de Buenos Aires), Jacquie Flores (MTE), Juan Carlos Alderete (Diputado nacional – CCC), Federico Fagioli (Diputado nacional – Frente Patria Grande), Gildo Onorato (UTEP), Natalia Zaracho (Frente Patria Grande) y Juan Carlos Schmid (Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte) fueron otros de los dirigentes que desfilaron por el estrado y escucharon atentamente la palabra de los oradores.

Uno de los primeros en hablar fue precisamente Juan Carlos Alderete, quien en su flamante rol de diputado nacional del Frente de Todos apuntó contra «el desastre que nos han dejado destruyendo la industria nacional, las pymes, la salud y la educación». «Nosotros representamos a los movimientos populares y venimos a decir que el bloque del FdT también dijo que vamos a ir a fondo para investigar la deuda que contrajo Macri. De los 40 mil millones de dólares que el Fondo prestó, 37 mil se fugaron», denunció.

Fotos: Julián Galán

Juan Vitta, dirigente de la CTA de los Trabajadores, recordó el trabajo que significó sacarse de encima a un «gobierno hambreador con esa unidad enorme que hoy mantenemos como estandarte». «Contrajeron deuda para hacer sus negocios, llevarla a paraísos fiscales y, al mismo tiempo, quitarnos el plato de comida de la boca», señaló el dirigente obrero. Claudia Baigorria, secretaria general adjunta de la CTA Autónoma, expresó que «hoy estamos nuevamente en las calles porque nos quedan todavía largos tiempos de tensiones y zozobra. El hambre de nuestros pibes y pibas no puede esperar, es el hambre o es el Fondo».

Esteban «Gringo» Castro fue el encargado de cerrar el acto y, en un discurso de poco más de 10 minutos, mechó aspectos técnicos e históricos sobre la problemática de la deuda externa en nuestro país con una caracterización de la situación política actual. «Nos costó muchísimo reponernos de ese arrasamiento político, social y económico que significó el neoliberalismo. Macri endeudó nuestro país en 145 mil millones de dólares y 85 mil se fugaron hacia los intereses del capital financiero internacional. Hoy estamos dando una batalla estratégica contra el Fondo Monetario Internacional, compuesto por varios países que no paran de amargarle la vida a los ciudadanos del mundo creando guerras y llevándonos al hambre y la miseria».

Esteban «Gringo» Castro, secretario general de la UTEP. Fotos: Julián Galán

«Yo quisiera que el Fondo Monetario no estuviera acá. Yo quisiera no pagar la deuda. Pero hay una negociación en marcha y la vamos a respetar. Sin embargo, de ninguna manera vamos a pagar la deuda con el hambre del pueblo. Seguimos padeciendo las consecuencias del hambre, de la falta de trabajo, del cierre de pequeñas y medianas industrias y del arrasamiento de la agricultura familiar en nuestro país. Si construimos unidad en la resistencia, mucha más unidad vamos a construir en este avance popular», cerró «Gringo» Castro con énfasis y, bajo la atenta mirada de Juan Carlos Schmid, pidió abrir la discusión con sectores más amplios del movimiento obrero para reencauzar un «proyecto de país».