Gente en calle, adultos en hogares, niños y niñas sin hogar

Coronavirus: ¿qué pasa con los sectores más vulnerados?

La bancada del Frente de Todos en la Legislatura porteña trabaja en una serie de propuestas para paliar el impacto de la cuarentena en los sectores más postergados de la Ciudad, que se presentarán al Ejecutivo que conduce Horacio Rodríguez Larreta.

Las medidas de la cuarentena implican un desafío importante para la mayor parte de los trabajadores y las trabajadoras argentinas. Monotributistas, cuentapropistas, empleados sin derechos laborales y desempleados están en la primera fila de las preocupaciones del gobierno nacional para aplacar los riesgos que implica cumplir la medida en aquellas personas sin un ingreso garantizado.

¿Pero qué pasa con los colectivos más vulnerables? ¿Cuáles son las políticas destinadas a gente en situación de calle, adultos mayores en centros de día, niños y niñas sin cuidados parentales? La pregunta emerge y la problemática precisa de respuestas concretas y de políticas públicas. Es por eso que, desde la bancada parlamentaria del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires, se están desarrollando algunas líneas de acción para trabajar con estos sectores y que serán presentadas al Ejecutivo que conduce Horacio Rodríguez Larreta.

En primer lugar, para niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales, los diputados de la oposición solicitarían el fortalecimiento de los equipos multidisciplinarios de atención en hogares, paradores y centros de día, la provisión de elementos de higiene personal y el refuerzo de las condiciones de seguridad sanitaria en estos lugares. Asimismo, se propone que los dispositivos permanezcan abiertos 24 x 7 para garantizar comida y alojamiento a uno de los sectores más vulnerables: niños, niñas y adolescentes sin hogar.

En relación a la gente en situación de calle, desde la bancada legislativa del FdT se analiza proponer la apertura durante las 24 horas de centros de día y paradores, medida orientada a reducir la circulación y propagación del virus. También se propone destinar en forma excepcional todos los recursos correspondientes a los operativos Frío y Calor del BAP y habilitar los dispositivos de emergencia que funcionan durante el Operativo Frío (Polideportivos Pereyra, Parque Chacabuco, Parque Avellaneda). A su vez, en el borrador al que tuvo acceso El Grito del Sur, se brega por el establecimiento de espacios adicionales que puedan contener una eventual demanda de personas que requieran aislamiento social. Por último, se insta al Gobierno de la Ciudad a suspender desalojos en hoteles, pensiones, conventillos u otros inmuebles de la metrópolis porteña, con el fin de evitar que más gente quede expuesta a la situación de calle.

Coronavirus: preocupación ante la falta de medidas para la gente en situación de calle

En cuanto a los adultos mayores en hogares, los legisladores del Frente de Todos proponen fortalecer los equipos multidisciplinarios de atención en los hogares y avanzar en un protocolo que facilite la atención domiciliaria. Al igual que en lo que hace a comedores populares, se recomienda garantizar la provisión de comida y mejorar su calidad nutricional, así como establecer la entrega de comida por turnos, evitando la aglomeración de personas.

La propuesta también dispone aumentar y garantizar raciones a los comedores comunitarios, proveer de envases y recipientes reutilizables para entregar viandas y así incentivar el consumo en hogares. Asimismo, se recomienda la aplicación de un posible menú de emergencia que se oriente a recuperar los nutrientes. Por último, se solicita que escuelas, paradores, hogares, centros comunitarios, clubes y otras instituciones puedan proveer elementos básicos de higiene a la ciudadanía.

La aplicación de este tipo de medidas aún está en evaluación y requeriría una fuerte inversión presupuestaria por parte del Gobierno de la Ciudad y, sobre todo, la incorporación de personal en el área de Desarrollo Social. Actualmente, el área de Promoción Social del GCBA es una de las que mayor precarización registra, con un 60% de trabajadores y trabajadoras bajo régimen monotributista, que debieron duplicar sus jornadas por la crisis pero que permanecen cobrando salarios de alrededor de 25 mil pesos, muy por debajo del valor de la canasta básica familiar.