Karina Banfi

«El aporte de Macri en abrir el debate de aborto ha sido inigualable»

La diputada nacional de Juntos por el Cambio fue parte del interbloque que apoyó la legalización del aborto en el año 2018. Frente la inminente presentación del proyecto, Karina Banfi cuenta cómo es trabajar en un bloque con verdes y celestes.

Luego de ser una de las sororas macristas en 2018, Karina Banfi se prepara para el ingreso al recinto del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que presentará el Poder Ejecutivo. Diputada nacional por la UCR dentro de Juntos por el Cambio, Banfi entiende que las diferencias dentro de su bloque no son una debilidad sino una fortaleza y resalta el papel de Mauricio Macri al poner el tema en agenda, incluso estando en contra de la legalización. «Si van a salvar las dos vidas, ésta no es la manera», declaró durante el debate parlamentario casi dos años atrás.

¿Cuáles son tus expectativas sobre el debate del proyecto de ley de Interrupción Legal del Embarazo que presentarán desde el Gobierno?

El debate de este proyecto va a seguir manteniendo la misma posición que el anterior en términos de libertad de acción por parte de los bloques, lo cual obliga a tener una mirada transversal en su tratamiento. En base a eso, dentro del bloque de Juntos por el Cambio (JxC) va a haber distintas posiciones. En mi caso voy a trabajar para que la interrupción voluntaria del embarazo sea definitivamente ley. Así lo hicimos el año pasado cuando la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó el proyecto. Nuestras expectativas respecto al proyecto que va a presentar Alberto Fernández es que sea lo más similar al que se viene presentando hace 14 años.

¿Cómo se hace para trabajar en un bloque con opiniones contrapuestas y obtener más votos positivos de aquellos indecisos?

Primero, lo más importante es el respeto y la tolerancia. Lo que se destaca en la coalición de JxC son las diferencias internas que podemos tener. Ese punto, que se puede ver como una debilidad, en realidad es una fortaleza porque estamos de acuerdo en trabajar la agenda pública y en este caso está la posibilidad de volver a discutir el tema. Celebramos que sea un tema de Estado, que un presidente de otra bandera política vuelva a retomarlo y que podamos trabajar todos esos puntos en común que nos van a ayudar a conseguir más votos de aquellos que tengan algún tipo de duda.

Durante el debate del 2018 fuiste parte de «lxs sororxs», el grupo transversal que apoyó la legalización. ¿Cómo fue trabajar con bloques con otra mirada política?

Para nosotros fue muy enriquecedor. Aprendimos mucho del otro, cambió la dinámica entre las propias mujeres primero y entre los hombres también, incluso entre la Cámara de Senadores y de Diputados, lo cual benefició luego el tratamiento de otros temas. Hay que ver qué pasa con el voto de los celestes, a los que les cuesta entender que esta ley es una ampliación de derechos que no obliga a nadie a abortar. Ese es un punto estratégico a poder dirimir, a veces es difícil porque se emperran en tomar una postura en defensa de un acto que es intrínseco de cada ciudadano. La decisión de la planificación familiar no puede recaer en otros actores que no sean aquella misma persona y esto es argumentado por todas las convenciones internacionales de derechos humanos. El trabajo es cómo llevamos la ley al Estado, entendiendo que no es una ley que obliga a nadie sino que establece reglas claras de cómo debe darse tratamiento de algo que existe y persiste en la clandestinidad poniendo en riesgo muchas vidas.

Junto a «lxs sororxs», el grupo transversal que apoyó la legalización, en 2018.

¿Que pensás de la objeción de conciencia?

La objeción de conciencia es un derecho personal garantizado en la Constitución así como debería ser el aborto, lo que no existe es la objeción de conciencia institucional. Hoy la práctica del aborto -cuando es tomada a tiempo- no necesita intervención quirúrgica, se puede hacer en consultorios externos bajo un tratamiento de pastillas. En ese sentido, la objeción de conciencia debe ser personal y no institucional porque entonces estaríamos atentando contra la salud pública. Las instituciones van a tener que garantizar el procedimiento a través de algún médico que no esté amparado en su objeción de conciencia personal y se verá que pasa con determinadas instituciones cuando son las únicas en una región.

¿Considerás que Mauricio Macri hizo un aporte importante en pos de la legalización del aborto y por qué pensás que al final se inclinó hacia una postura antiderechos?

Él no se inclinó al final con los antiderechos, él siempre estuvo en contra del aborto. El aporte de Macri en abrir el debate sobre el aborto ha sido sido inigualable e inédito, justamente porque dio la posibilidad de tratarlo creyendo que no debía ser ley. No es una responsabilidad de Mauricio Macri que no haya salido la ley, de hecho los senadores que votaron en contra eran mayoritariamente del bloque peronista y del bloque radical, ni siquiera eran de Cambiemos (actual Juntos por el Cambio). Si bien estaban (Gabriela) Michetti y (Federico) Pinedo (NRD: fuertes militantes antiderechos), había un bloque donde estaba Laura Rodríguez Machado que tenía un tratamiento a favor de la despenalización del aborto que encomendaba a las provincias la legalización. Si hubiésemos optado por esa instancia, tal vez hoy estuviéramos hablando de otra cosa. Me parece una falacia decir que Macri se inclinó a último momento por no aprobar la ley, porque nunca lo estuvo y es parte de la génesis de JxC. Nosotros no escondemos el debate en función de las decisiones, no tenemos un pensamiento homogéneo ni tampoco hay una línea vertical que determina cómo cada uno de los integrantes de JxC tiene que actuar, sino que hay un modelo de libertad de acción. La libertad de condición que llevamos al seno de Juntos por el Cambio está en el tratamiento de todos los temas, ahí está nuestro trabajo político de convencer a nuestros pares para ir hacia un lado o hacia el otro. Yo creo que la historia va a reivindicar la posibilidad de haber sacado este tema debajo de la alfombra.