Comerciantes del barrio rechazan la "Boquería"

«El Polo Gastronómico en la 31 nos perjudica»

La Asociación de Comerciantes del Barrio Carlos Mugica rechaza la construcción de un Polo Gastronómico exclusivo para empresas dentro de la villa. Denuncian que se enteraron de la iniciativa por los medios y que temen no ser convocados. Los terrenos donde se construiría, además, fueron concesionados por la AABE a la Ciudad.

Los comerciantes de la Villa 31 están en alerta por el anuncio de la construcción de un Polo Gastrónomico dentro del predio de urbanización. El ex Sushi Bar Restó, Diego Fernández -a cargo de la Secretaría de Integración Social y Urbana de la Ciudad-, anunció ayer a través de sus voceros que buscará reflotar la idea de imitar “La Boquería” de Barcelona, una feria snob que combina restaurants de estilo con venta de productos frescos, una propuesta que quedó trunca en 2017. “A nosotros como comerciantes nos perjudica porque entraría competencia de afuera y nos seguirían bajando las ventas, que ya de por sí están cayendo por la crisis”, le dijo a El Grito del Sur Saúl Sánchez, presidente de la Asociación de Comerciantes del Barrio Padre Carlos Mugica.

La intención de las autoridades porteñas es restaurar el viejo galpón que ocupaba hasta hace muy poco la empresa de transporte Plusmar, en Perette y Rodolfo Walsh, a pocos pasos de la estación Retiro y de la feria tradicional del barrio, y ubicado frente al flamante local del McDonalds inaugurado por Horacio Rodríguez Larreta a mediados del año pasado. Ese terreno fue concesionado por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) al Gobierno porteño a través de un convenio firmado en 2017 por el entonces director del organismo y ex funcionario del larretismo, Ramón Lanús. El plazo de la concesión fue pactado en 10 años.

Una hija y un sobrino de Caputo se quedan con un Patio de Comidas en el Bajo porteño

En aquel entonces, Fernández se proponía levantar en el lugar un mercado con participación de los comerciantes del barrio, algo que no queda del todo claro por ahora. “Nosotros nos enteramos por Facebook de esta novedad. Nadie nos avisó ni nos convocó. Nosotros mismos tenemos que pedirle a las autoridades que nos den una reunión para explicarnos. Deberían al menos darnos la mitad del espacio o más a los comerciantes del barrio”, aseguró Sánchez.

En efecto, el proyecto original de 2017 contemplaba esa posibilidad: el gobierno de Larreta prometió que 16 de los 32 puestos proyectados serían para los comerciantes del barrio. “Nos habían ilusionado, pero terminó en la nada”, recordó Sánchez. Ese año el Estado mandó a hacer los estudios del suelo del galpón abandonado, con malos resultados, lo que desalentó la iniciativa que ya tenían previsto licitar, tanto la construcción como la convocatoria a establecer puestos de venta.

En ese entonces, la Secretaría que conduce Fernández perdió una batalla política interna con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público que conducía Eduardo Machiavelli por la dirección del proyecto, lo que complicó su concreción. Ahora, según trascendió, la Secretaría que conduce la urbanización del barrio con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial sería la encargada de lanzar las convocatorias para las licitaciones, a partir de mayo de este año. La idea es que las obras empiecen en julio, pero no sería la primera vez que una iniciativa de Fernández queda trunca o se posterga, como en el caso del traslado de las familias del bajo autopista hacia las viviendas del sector YPF, paralizado desde marzo pasado.

“Nosotros lo que no queremos es otro modelo de negocio estilo McDonalds, que nos roban la clientela acá”, describió Sánchez. “Además, por la crisis, por esto que se cae la changa, son muchas las familias que optaron por ponerse un comercio, una fiambrería, una verdulería o un kiosko. Somos un montón y si viene competencia de afuera nos puede causar un grave daño”, graficó Sánchez.