La iniciativa fue presentada por legisladoras del Frente de Todos

Lanzan proyectos de ley para frenar la violencia de género en la Ciudad

Ante el aumento de casos de violencia de género en la Ciudad de Buenos Aires, legisladoras del Frente de Todos presentaron un paquete de tres proyectos de ley para reforzar los mecanismos de contención.

Tirada en un descampado, como Ángeles Rawson, como Micaela García, como Melina Romero. Tirada en un descampado de La Reja, Moreno, encontraron el miércoles 15 de abril el cuerpo de Camila Tedesco, de 26 años, desaparecida desde el 4 de abril. El principal sospechoso es su ex pareja, Ariel González, quien a pesar de tener denuncias previas por violencia de género, había obtenido el beneficio de la prisión domiciliaria. El mismo día encontraron a Priscila Alejandra Martínez, de 15 años, desaparecida desde el 23 de febrero en Santiago del Estero.

Aunque aún no hay registros oficiales, el Observatorio de Violencias de Género “Ahora Que Si Nos Ven” relevó en base a medios web y gráficos 18 femicidios entre el 20 de marzo y el 12 de abril, uno cada 32 horas. El 72 por ciento de los casos fueron en las casas de las víctimas.

En ese contexto, legisladoras del Frente de Todos presentaron tres proyectos de ley orientados a reforzar el sistema de atención a mujeres en situación de violencia de género durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Uno de ellos establece el fortalecimiento de los servicios de atención a mujeres en situación de violencia, con especial énfasis en la Línea 144, cuya demanda aumentó un 40 por ciento desde el inicio del aislamiento. Esta política va en línea con la que tomó el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad a nivel nacional. El proyecto también habilita que la Dirección General de la Mujer pueda celebrar convenios con universidades, asociaciones profesionales e instituciones, con el objetivo de sumar profesionales para la atención de los casos de violencia, e insta al Gobierno de la Ciudad a fortalecer la difusión y promoción de los mecanismos de atención existentes.

La violencia de género no solo impacta sobre los cuerpos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans, sino que limita su libertad económica. La cuarentena social, preventiva y obligatoria imposibilita que las trabajadoras de la economía informal generen su propio ingreso. Esto repercute en que aquellas que conviven con su agresor no tengan más opción que permanecer en sus hogares. Por eso, además de reclamar que se declare la emergencia social por violencia de género en la Ciudad de Buenos Aires, el paquete de leyes establece una asignación especial para víctimas de violencia en situación de vulnerabilidad social, prevé la creación de refugios, un sistema de alerta temprana y un Registro Único de casos de violencia de género.

«En la emergencia sanitaria por coronavirus, todos los problemas estructurales que tenemos como sociedad se profundizan. Por eso trabajamos en estas iniciativas específicas con el objetivo de que se declare en la Ciudad la emergencia por violencia de género, para que se destine presupuesto para los albergues, para subsidios para las víctimas y para que se lleven adelante distintas medidas que garanticen una respuesta efectiva del Estado en esta pandemia dentro de la pandemia», explicó Laura Velasco, autora de uno de los proyectos.

«Sabemos que se están articulando una serie de medidas desde Nación y por eso proponemos opciones para que también la Ciudad refuerce las herramientas. Necesitamos fortalecer la atención de la Línea 144 y de los Centros Integrales de la Mujer y difundir mejor los canales de comunicación que hoy existen. Estamos ante una situación de emergencia y esto también exige más soluciones para las situaciones de violencia de género», expresó la legisladora Lucía Cámpora, impulsora de la propuesta.

El aumento de la demanda a la línea 144 y los Centros Integrales de la Mujer repercute en la vida de quienes los sostienen. Con jornadas extensas, que impactan física y psicológicamente, ellas también le ponen el cuerpo a la crisis, aún siendo invisibilizadas por la sociedad. Por eso los proyectos obligan a proveer el pago de un bono extraordinario destinado a las trabajadoras de la Línea 144 y de los Centros Integrales de la Mujer.

La iniciativa lleva también la firma de Ofelia Fernández, quien la semana pasada presentó un proyecto junto a María Bielli sobre la atención a las problemáticas habitacionales en la Ciudad, con especial énfasis en las personas trans.