Un club comprometido en la lucha contra la pandemia

San Lorenzo toma la delantera para frenar el coronavirus en la Villa 1-11-14

La entidad azulgrana, ubicada frente al Barrio Padre Ricciardelli, instaló unidades sanitarias móviles para realizar testeos de COVID-19 a vecinos y vecinas. "La transformación de San Lorenzo es total en este contexto", reconoció en diálogo con este medio Miguel Mastrosimone, secretario general del club.

El estadio de San Lorenzo está ubicado frente al Barrio Padre Ricciardelli, más conocido como la Villa 1-11-14, que en las últimas semanas se convirtió en uno de los principales focos de contagio del coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires. Por esta razón, las autoridades del club no se quedaron de brazos cruzados e intensificaron su compromiso en medio de la lucha contra la pandemia. En coordinación con el Gobierno Nacional y de la Ciudad de Buenos Aires, la entidad azulgrana instaló unidades sanitarias móviles para llevar adelante testeos masivos de COVID-19 a vecinos y vecinas de esta zona afectada.

Hasta el momento, ya se realizaron más de 300 testeos al interior del club. ¿Cómo funciona este vínculo con la Villa 1-11-14? Una vez que se detectan casos potenciales de contagio en el Barrio Ricciardelli, las personas son trasladadas hasta el Estadio Pedro Bidegain. Allí, en la entrada de la Platea Sur donde se establecieron los móviles, son sometidas al examen físico y el consiguiente hisopado. Luego se les abre una historia clínica y, si el caso positivo reviste mayor gravedad, son derivadas a un hospital. Caso contrario, pueden retornar a su casa a cumplir la cuarentena.

«Desde su fundación en 1908, San Lorenzo siempre estuvo comprometido con las causas sociales. Eso se va transmitiendo de generación en generación. Cuando vimos que el problema de la pandemia se estaba intensificando, creímos que era necesario prestar algún tipo de colaboración, sobre todo por el vínculo estrecho que el club tiene con el Barrio Padre Ricciardelli. Por eso pusimos a disposición toda la infraestructura que tenemos, esto fue una iniciativa de nuestro presidente Marcelo Tinelli y del vicepresidente Matías Lammens», explicó en diálogo con El Grito del Sur Miguel Mastrosimone, secretario general del club.

El dirigente de San Lorenzo se mostró muy preocupado por el avance del coronavirus en los barrios populares de la Ciudad. «Nos contaba el Padre Juan (Isasmendi, de la parroquia «Madre del Pueblo») que es muy complicado lograr el aislamiento en el Barrio Ricciardelli porque viven muchísimas personas en espacios muy pequeños y, en la mayoría de los casos, comparten el baño entre varias familias. Por eso abrimos las puertas del club para proporcionar inclusive habitaciones con el objetivo de cumplir con ese aislamiento», señala.

El presidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, recorrió esta semana las unidades sanitarias junto a la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat del GCBA, María Migliore.

Al mismo tiempo, Miguel Mastrosimone recalcó que «la transformación de San Lorenzo es total en este contexto: ningún club está hoy en día en funcionamiento, a mí me preocupan particularmente los clubes de barrio que son imprescindibles en la sociedad. Siendo un club grande, San Lorenzo cumple un rol social muy importante. Tenemos deportistas, gente que pasa su vida adentro del club y gente que va los fines de semana. Por suerte pudimos cumplir con el pago a los más de 600 empleados que tiene el club, aunque mantenemos una preocupación a futuro. Nadie sabe cuándo van a poder volver las actividades deportivas y sociales».

Por otra parte, San Lorenzo viene trabajando junto al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para montar un Centro de Contención para adultos mayores en situación de vulnerabilidad dentro del histórico predio de Avenida La Plata. El mismo contará con 220 camas divididas en 18 módulos, con sus respectivos baños con duchas y espacios reservados a los comedores y áreas de esparcimiento. «Vimos que hay abuelos que quedaron desamparados frente al virus que llegó a los geriátricos. Es necesario mostrar la cara del amor y de la ternura, no sólo de la enfermedad. La semana que viene va a estar terminado este proyecto», sostuvo el secretario general del club.

En épocas de pandemia, San Lorenzo está cumpliendo un rol social muy valioso: por un lado, puso a disposición sus instalaciones para realizar este hisopado masivo y, por el otro, ofreció habitaciones confortables que permitan cumplir con el aislamiento de las personas contagiadas y de adultos mayores. «Ojalá que esto pase pronto, pero en caso de necesitarse San Lorenzo va a seguir brindando su apoyo a la sociedad», concluyó Mastrosimone.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Poca agua, mucha interna