Barrios

Los alborotadores de neuronas

Incansables. Dan clase en las calles, con frío, a la intemperie. Los recursos menguantes, el deterioro edilicio, las migajas salariales, no los desaniman. Sostienen la enseñanza como bandera inclaudicable ante el vendaval de críticas destempladas. Son profesores, ayudantes; son ejemplo. De vocación y de integridad. Son los rostros de los educadores que eligen sembrar cerebros y espíritus, sin resignarse nunca a la miseria intelectual planificada, a la apática y peligrosa indiferencia colectiva. Quienes recorran estas breves líneas, sepan discernir entre los que se llenan la boca hablando de Educación, y aquellos que en cambio la ejercen y viven cada día. ...