Papa Francisco

El Papa Francisco denunció los altos índices de desocupación en Argentina

En vísperas de un nuevo 7 de Agosto, día de San Cayetano, el Papa Francisco, a través de una carta al Monseñor José María Arancedo, jefe de la Iglesia Argentina, demostró su preocupación por el alto nivel de de desocupación que existe en el país. Francisco advirtió que el desempleo es “relativamente alto”, y volvió a cargar contra esta problemática que afecta a casi el 8% de los argentinos, y que según la CTA autónoma llegará a las dos cifras apra fin de año.

Antes de ser nombrado papa, Jorge Bergoglio, era el encargado de brindar la misa de San Cayetano, en el santuario de Liniers. Como parte de su carta, el Papa recordó la necesidad de luchar por la “tres T”: tierra, techo y trabajo, y señaló el importante daño social que causa la falta de trabajo.

De la carta enviada a Arancedo destacan lo siguientes párrafos:

“A San Cayetano pedimos pan y trabajo. El pan es más fácil conseguirlo porque siempre hay alguna persona o institución buena que te lo acerca, al menos en Argentina donde nuestro pueblo es tan solidario. Hay lugares en el mundo que ni esa posibilidad tienen. Pero trabajo es tan difícil lograrlo, sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos. El pan te soluciona una parte del problema, pero a medias, porque ese pan no es el que ganás con tu trabajo. Una cosa es tener pan para comer en casa y otra es llevarlo a casa como fruto del trabajo. Y esto es lo que confiere dignidad.

Cuando pedimos trabajo estamos pidiendo poder sentir dignidad; y en esta celebración de San Cayetano pedimos esa dignidad que nos confiere el trabajo; poder llevar el pan a casa. Trabajo, esa T (que junto con las otras dos T: Techo y Tierra) está en el entramado básico de los Derechos Humanos; y cuando pedimos trabajo para llevar el pan a casa estamos pidiendo dignidad”.