Una «nueva» policía que arrastra viejas prácticas

El Jefe de la Nueva Policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, quedó detenido esta mañana en el marco de una causa judicial en la que se investiga su participación en una Asociación Ilícita en la que estarían involucrados integrantes de la Comisaría 35ª.

 

Por Pablo Ferreyra*

El Jefe de la Nueva Policía de la Ciudad, José Pedro Potocar, quedó detenido esta mañana en el marco de una causa judicial en la que se investiga su participación en una Asociación Ilícita en la que estarían involucrados integrantes de la Comisaría 35ª.
Antes de su actual designación cumplía funciones en la Policía Federal como Director General de Comisarías y es, en el marco de dicho cargo, en el que se investiga su responsabilidad. En la causa que se inició en 2015 se encuentran los testimonios de vecinos y vecinas del barrio de Nuñez que declaran que les pedían contribuciones monetarias a cambio de protección.
Esta situación deja de manifiesto el escaso control y la falta de transparencia al momento de la designación del nuevo Jefe de la Fuerza, y la clara necesidad de implementar en el sistema de designación de estos altos mandos mecanismos de control y participación tanto de la ciudadanía, como de las organizaciones y organismos que se especialicen en la temática.
A solo cuatro meses de su designación, que el Jefe de la nueva fuerza deba ser separado preventivamente de su cargo y se encuentre detenido, no hace más que demostrar que nos encontramos ante una Fuerza de Seguridad que de nuevo tiene sólo el nombre. Y que las prácticas más cuestionadas de la Policía Federal y de la Policía Metropolitana solo podrán ser atacadas con un control político efectivo y con el fortalecimiento de los mecanismos de control ciudadanos.

*Legislador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FPV)