¿Por qué volvías cada verano?

En su primera novela, "¿Por qué volvías cada verano?", Belén López Peiró le pone voz a una situación de abuso infantil en un pueblo del interior de la provincia de Buenos Aires. Una crónica coral que se vuelve pilar de la propia reconstrucción y que apunta al victimario. Lo presenta el Sábado 7 de abril a las 21hs en "Tano Cabrón"

Belén López, autora del libro
Belén López, autora del libro

Belén escribe desde su infancia. Aunque ahora parece lejana no es difícil imaginarla a los siete años intentando afinar las figuras de crayón en el papel, turquesas o verdes. Belén escribe su historia y nos convida. Cuenta los viajes a Santa Lucía, un pueblito de la provincia de Buenos Aires donde viven sus tíos y su prima hasta el día de hoy el campo, donde la lejanía parece amenizar el tedio de la rutina, donde el pueblo es chico pero el infierno es grande.

Belén escribe desde su adolescencia. Nos cuenta del trato denigrante por parte de su tía y su prima pero también de la ropa, los regalos, los paseos en auto con su tío. A sus trece años, Belén nos cuenta y cuando lo hace el tiempo se paraliza, vuelve a estar indefensa, sola en su casa, mientras su tío político se introduce en su cama para manosearla.

¿Por qué volvías cada verano? es una sinfonía de dolor entonada a coro. Una historia que surge como ráfaga,  una arcada hirviente desde el fondo del estómago. Con saltos temporales y tono informal, Belén López Peiró cuenta los abusos que sufrió entre los 13 y los 16 años por parte de su tío político, comisario de Santa Lucía. La mezcla de registros, de tonos, de medios -las llamadas telefónicas, los chismes y los secretos chocan entre sí- son matices que nos permiten a los lectores surfear el dolor.

Belén escribe desde sus 22 años cuando se anima a denunciar. Los reportes policiales se intercalan con las reacciones de sus conocidos, los que aceptan, los que niegan, los que acusan. Belén escribe desde la necesidad de rearmar su infancia, de reordenar los cabos sueltos que se atan y desatan. Según Unicef el abuso infantil suelen ser minimizados o desestimados en el caso de que no sean con frecuencia o que no haya penetración, deformando la definición de abuso infantil.

Cada historia de abuso conserva rasgos que se repiten, evidencian los mecanismos, es progresivo, no pueden sucederse sin una red de interrelaciones, complicidades, silencios, guiños, implícitos y explícitos. ¿Por qué volvías cada verano? no solo es una historia de abuso y violencia es también una fragmento de las lógicas que reproduce el entorno en estos casos. Según un informe conjunto entre Unicef y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación de fines de 2016, una de cada cinco menores mujeres fueron son víctimas de abuso sexual.

Belén escribe desde sus 26 años a una semana de presentar su primer libro donde narra lo sucedido. Lejos de tomar el papel de víctima Belén es la protagonista de la historia que logra enfrentarse a todas las negativas de un sistema que silencia y culpabiliza a los perjudicados.  La Belén actual dice que el proceso de escritura fue rápido, enérgico como si se hubiera abierto la puerta de un armario sobrecargado, la compuerta de una represa, la tapa de una gaseosa agitada. Como si cada letra hubiera logrado desatar la erupción volcánica que supone narrar en carne propia los dolores más fuertes. El desamparo que obliga a crecer de golpe. El cuerpo violado que nunca vuelve a ser igual, no se siente propio, pesa, como un recordatorio  que reitera a cada paso el dolor de lo sucedido, como una lápida itinerante.

El abuso sexual infantil no es una práctica ni novedosa ni aislada. Los abusos en la infancia son la punta del iceberg, que llega a emerger en los pocos casos en los cuales quienes los sufrieron son capaces de enfrentar los preconceptos sociales estigmatizantes de sus propios entornos como la burocracia judicial.

La denuncia que Belén realizó en el 2014 fue el inicio de una causa que sigue abierta como sus heridas, por eso cada palabra se siente como un acto de rebeldía y cada lectura como un abrazo que ampara la voz de otras víctimas de abusos sexuales para que también puedan poner en palabras y en esa polifonía coral de voces que es su relato muchas puedan alzar la voz.

*El libro se presentará el Sábado 7 de abril a las 21hs en «Tano Cabrón» (Jean Jaures 715, CABA).

 

Compartí

Comentarios

Dalia Cybel

Escribo y edito sobre géneros en El Grito del Sur. Alguna vez fui historiadora del arte, ahora intento ser Maestranda en Estudios y Políticas de Género. Tengo un newsletter con nombre de dibujito animado. Mi superpoder es tener siempre los labios pintados.
@orquidiarios