El Gobierno de la Ciudad pretende "desactivar" cinco Institutos de Formación Técnica Superior para crear polos educativos. La comunidad educativa denuncia la decisión arbitraria y unilateral, y exige que se dé marcha atrás con la medida.

El director del área de Formación Técnica Superior, Fernando Paoletti, reunió a las autoridades de los Institutos de Formación Técnica Superior Nº 4, 9, 16, 22 y 29 para notificar la “desactivación” de dichos establecimientos a partir del ciclo lectivo 2019. Allí se cursan las Tecnicaturas Superiores en Análisis de Sistemas, Administración de Empresas, Gestión Ambiental, Protocolo y Ceremonial, Turismo Sustentable y Hospitalidad.

Las autoridades de la cartera conducida por Soledad Acuña proponen el traslado de estos cincos institutos a otras dependencias educativas del mismo orden y aseguran que el objetivo es la creación de grandes polos mediante los cuales fortalecer la enseñanza superior. De igual manera, y con los mismos argumentos con los que intentaron hacer pasar el proyecto de UNICABA, se proponen ahora cerrar otras cinco instituciones. “No estamos en contra de la creación de polos educativos; al contrario, apoyamos la iniciativa. El problema es que este proyecto va en detrimento de los institutos que existen actualmente y atenta contra las comunidades educativas”, asegura Eduardo Carlos Aurteneche, profesor del IFTS 16 en disciplinas industriales especializado en informática.

Uno de los principales problemas que identifican desde la comunidad educativa es la reducción de la matrícula que sufrirían los cinco establecimientos en cuestión, debido a la mudanza de éstos a barrios más alejados de donde residen actualmente. “Nuestros alumnos vienen a cursar en bicicleta o caminando. Le están quitando a las próximas generaciones la posibilidad de tener un Instituto de Formación Técnica Superior en el barrio”, explica el docente.

Casualmente, las autoridades de los cinco establecimientos en conflicto se jubilaron o están cerca de hacerlo, motivo por el que creen que fueron elegidos para la suspensión de las actividades académicas que brindan a diario. “Están centralizando todo cuando la tendencia internacional es de descentralización”, agrega. Otro de los problemas que genera malestar en el cuerpo docente es la inevitable reducción del personal que se dará a mediano plazo si -como proyectan- la matrícula no logra incrementarse.

A raíz de esta problemática, la coordinación entre todos los institutos se fortaleció y ya preparan medidas de fuerza de conjunto. Tras denunciar la disposición unilateral del gobierno porteño ante distintos organismos, tales como la Defensoría del Pueblo de CABA, los institutos se concentrarán este jueves a las diez de la mañana frente a la Legislatura para expresar su repudio. En simultáneo, buscarán dar marcha atrás la medida presentando un proyecto legislativo a través de legisladores y legisladoras de distintos bloques opositores.

Horas más tarde, a las tres de la tarde, cinco estudiantes serán recibides por funcionaries del Ministerio de Educación. Allí buscarán dialogar con les responsables de la “desactivación” de sus lugares de estudio en pos de alcanzar una respuesta satisfactoria que les permita continuar cursando.