"Sin medios comunitarios no hay democracia"

Los medios también son discriminados

Trabajadores y trabajadoras de la comunicación popular se manifestaron frente a la sede del ENaCom para denunciar la exclusión y discriminación de medios comunitarios en la política oficial.

Frente a la sede del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom), redes de medios comunitarios y trabajadores/as de la comunicación popular se concentraron esta mañana para denunciar que «el Gobierno sigue propiciando y avalando una legalidad a medias que discrimina y excluye medios comunitarios». La convocatoria estuvo encabezada por FARCO, CONTA, Red Colmena, AMARC, la Federación de Trabajadores y Trabajadoras de la Comunicación Popular (CTEP), Sipreba, FADICCRA, RNMA y la Tecnicatura Universitaria en Gestión de Medios Comunitarios.

La intensa lluvia finalizó minutos antes de que decenas de medios de comunicación se concentraran en las inmediaciones del organismo oficial bajo la consigna «Sin medios comunitarios no hay democracia» para exigir una «legalización sin exclusiones». Les protagonistes denunciaron que la Resolución 4951 del año 2018 dejó fuera del otorgamiento de licencias en los grandes centros urbanos (las denominadas «zonas de conflicto») a las radios comunitarias de nacimiento posterior al año 2006, es decir, a todas las emisoras creadas durante y después de todo el proceso de debate y sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522. También plantearon que el ENaCom excluye y discrimina «propiciando concursos de radio y TV interminables, plagados de obstáculos, o no abriéndolos siquiera en varias zonas del país», mientras que en paralelo los grupos concentrados que dominan la televisión por cable niegan «el acceso a la grilla a los pocos canales de TV comunitarios del país» y resultan discriminados por «la distribución cada vez más arbitraria y concentrada de la pauta publicitaria».

«Venimos a denunciar a un Gobierno que fortalece a las empresas comerciales de comunicación porque les garantizan seguir llevando a cabo un programa económico de hambre con el silencio y la anuencia de los periodistas mercenarios que trabajan para ellos. Frente a eso, decimos: trabajemos en conjunto y de forma mancomunada entre los periodistas de los medios comerciales, públicos y populares. Ya estamos hartos y hartas de las dilaciones del ENaCom respecto de nuestro sector», sostuvo Natalia Vinelli, directora del canal Barricada TV.

Por su parte, Fernando Gómez, del colectivo de prensa Oveja Negra, afirmó que «ninguna de las herramientas de comunicación popular que estamos acá y que estamos peleando en estos tres años jamás podríamos justificar una sola de las violencias que despierta este régimen en Argentina».

Finalmente, les manifestantes se dirigieron hacia el edificio de Canal 13 para exhibir su rechazo hacia las políticas del sector y las ventajas que goza el multimedio bajo la administración de Mauricio Macri.