Sigue abierto el conflicto salarial

Paro contra el desmantelamiento de la universidad pública

Los gremios docentes universitarios irán a un paro de 48 horas el próximo 24 y 25 de abril contra la falta de respuestas del gobierno nacional y por un aumento salarial del 35%.

Sobre el final del mes de abril, en la previa del paro general convocado por las CTA y la CGT, los y las docentes de las universidades nacionales resolvieron ir a un paro total de actividades el próximo miércoles 24 y jueves 25. La protesta responde a la falta de convocatoria del Ejecutivo Nacional para resolver el acuerdo salarial de este año y a las políticas de desfinanciamiento sobre la universidad pública y el sistema científico y tecnológico. “Está claro que el Ministerio de Educación está adoptando una política de no dar respuestas, de dilatar, de maniobrar y de maltratar a la docencia universitaria”, dijo Luis Tiscornia, secretario general de la CONADU Histórica (CONADUH), en diálogo con El Grito del Sur.

Hasta el momento, la cartera conducida por Alejandro Finocchiaro convocó en una sola oportunidad a los sindicatos y no logró alcanzar un acuerdo con éstos. La posibilidad de un segundo encuentro de negociación salarial -pactado en un principio para el día de ayer- se vio frustrado, ya que “el Gobierno suspendió unilateralmente la reunión”. Producto de esta situación, la docencia universitaria se reunió en asamblea dentro de una carpa docente frente al Palacio Pizzurno, donde ratificaron la medida de fuerza de esta semana y trazaron un plan de lucha para los próximos días.

Sumado al cese de tareas programado para esta semana, los gremios se preparan para plegarse a la jornada nacional de lucha convocada por ambas CTA y la CGT para el 30 de abril. Luego la CONADU Histórica tendrá una reunión plenaria el 2 de mayo en la que, de no haber cambios sustanciales en la negociación, definirán nuevas medidas para la semana que inicia el lunes 6 del mes próximo. “Estamos reclamando una compensación por la pérdida salarial del año pasado, que es de más del 16% y un aumento de emergencia del 20%. Exigimos el pase al básico de todas las sumas fijas, no remunerativas, que el Gobierno este año impuso en la escala salarial, perjudicando a las obras sociales y al sistema jubilatorio, y un aumento del 35% con cláusula gatillo”, explica Tiscornia.

En sintonía con dichos reclamos pero en un sentido más amplio, está convocada para este jueves a las 17 horas una marcha educativa desde el Obelisco hasta la Plaza de Mayo. De la manifestación participarán las comunidades del nivel secundario, terciario y universitario, llevando las consignas de cada sector. “Tenemos que tener unidad y mucha fuerza para lograr que el Gobierno dé una respuesta”, plantea.

Sin embargo, para Tiscornia este conflicto excede las cuatro paredes de la universidad y se relaciona con algo mucho más profundo que tiene que ver con el modelo que plantea Cambiemos para la Argentina. “Este Gobierno está pensando en el país como un supermercado del mundo, sin industrialización, basado sólo en los productos primarios. Eso es un país condenado al subdesarrollo, a la profundización de las desigualdades sociales y a la dependencia”, concluyó.