Emergencia alimentaria

Presentaron un proyecto de ley para que los comedores escolares sean gratuitos

Legisladores de Unidad Ciudadana presentaron un proyecto de ley para universalizar el acceso a la alimentación gratuita en las escuelas públicas de la Ciudad. El gobierno porteño busca cobrarle 110 pesos diarios a las familias que no hayan solicitado la beca.

En el día de ayer, en el marco de una conferencia realizada por la «Multisectorial por la Escuela Pública» para exigir aumento presupuestario, se presentó un proyecto de ley que busca garantizar el acceso gratuito a los comedores escolares. La iniciativa prevé la universalidad y la gratuidad de los servicios alimentarios que se brindan en todos los niveles educativos de la Ciudad de Buenos Aires, además de garantizar una alimentación saludable y variada, acorde a las necesidades de cada uno de les estudiantes, con controles que minimicen los riesgos sanitarios.

«Esta medida se vincula con un derecho que debe ser universal y gratuito, como es el derecho social a la educación, y que implica que los estudiantes tengan la panza llena para comprender un proceso de aprendizaje», explicó Lorena Pokoik, vicepresidenta de la Comisión de Educación y la legisladora encargada de impulsar el proyecto, que cuenta con el aval de Unidad Ciudadana. «Hoy se le cobra 110 pesos a las familias y eso discrimina a una porción muy importante de estudiantes que no pueden abonar ese dinero. Esto genera situaciones de extrema gravedad: desde chicos que se desmayan hasta maestros que piden a los gritos que se resuelva esta situación», agregó Pokoik, en diálogo con El Grito del Sur.

Fotos: Prensa UTE

El conflicto por los comedores se remonta al 1° de abril, cuando el Gobierno de la Ciudad obligó a las familias que no habían logrado inscribirse a las becas alimentarias, a que abonaran la ración diaria de alimentos. La situación fue denunciada por las comunidades educativas y sus representantes sindicales. Eduardo López, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), explicó a este medio: «El jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, quiere que los chicos cuyas familias no hicieron los trámites de becas no coman en los comedores escolares: que vuelvan a sus casas, que lleven una vianda o que paguen 110 pesos diarios al concesionario. Ninguna de estas tres hipótesis va a pasar: si van a jornada completa no pueden volver a su casa al mediodía porque los padres trabajan; además, en general no llevan vianda y tampoco tienen 110 pesos por día». El maestro y dirigente sindical agregó: «Pretenden que los chicos estén desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde sin comer».

El proyecto busca regular el funcionamiento del Servicio de Comedores Escolares en las escuelas dependientes del Gobierno de la Ciudad y les impulsores denuncian la burocratización, el mal funcionamiento de la web y la falta de vacantes en el sistema público. El escenario se agrava aún más si se contempla la distribución de comida en mal estado que ha sido registrado en las comunidades educativas.»Estamos en un contexto de emergencia alimentaria, donde 1 de cada 3 chicos son pobres. El proyecto genera equidad, redistribución de la riqueza y vuelve a poner a la educación como derecho social», sentenció Lorena Pokoik. Por su parte, Eduardo López concluyó: «Con hambre no se puede estudiar. Quieren que la miseria planificada, que impulsan Macri y Larreta, se cristalice en las escuelas con chicos con hambre durante 8 horas».