Javier Andrade

«La estrategia para ganar la Ciudad sigue siendo el mano a mano»

Javier Andrade es legislador porteño, militante de La Cámpora y candidato por las listas del Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires. "La esperanza siempre genera alegría: la iniciativa ciudadana que habilitó el ¨Macri ya fue, Vidal también¨, y que Larreta pueda ser otro que se vaya, es un desafío para que la gente nos escrute", sentencia.

Javier Andrade nos recibe en su despacho del tercer piso de la Legislatura, apenas terminada la sesión del día jueves. Mate en mano, se lo nota optimista tras los resultados de las PASO que le dieron el triunfo al Frente de Todos en 22 de los 24 distritos en los que se divide el país. Su tarea es ahora una de las más complejas: articular la oposición a Larreta para llegar al ballotage en el distrito que vio nacer y que aún sostiene en las urnas al macrismo. «Ganamos Nación, ganamos Provincia y podemos ganar la Ciudad de Buenos Aires. Por primera vez, más allá del optimismo de la militancia, es posible llegar al ballotage y ganar. Tenemos terminado un análisis lo más segmentado posible, en función de los resultados en cada uno de los circuitos electorales», arranca la charla.

En su celular enseña algunos de los insumos: en PDF, un mapa que divide los resultados electorales en cada comuna, barrio y circuito y se ilusiona al señalar la gran cantidad de circuitos donde el macrismo ganó por menos de mil votos. Andrade piensa que se puede arrinconar a Larreta en su nicho y que la unidad de los distintos sectores que confluyen en la boleta celeste es una de sus principales prendas de valor: «En la Ciudad tenemos la mejor expresión de esa unidad. Cuando uno ve cómo se conforma la lista, claramente no se puede decir que es una lista kirchnerista. Si bien existen exponentes del kirchnerismo, también encabeza Pino Solanas, la lista de diputados Nacionales junto a Vicky Donda y a Matías Lammens, un candidato a Jefe de Gobierno independiente, por fuera de los espacios políticos que estaban en danza».

¿Creés que nacionalizar la elección podría funcionar como estrategia? ¿Llegó tarde la foto entre Lammens y Alberto Fernández?

No sé si llegó tarde, porque la realidad es que no hay modelo de Ciudad si no hay modelo de país. Alberto Fernández necesitaba profundizar su instalación como candidato nacional, se tenía que dedicar a construir una mirada federal. Ahora, con los resultados que alcanzamos el 11 de Agosto, creemos que puede ser aún más efectivo y contundente su apoyo a la candidatura de Matías Lammens. Nos queda fortalecer el resultado electoral en la CABA.

¿Cómo se extiende la frontera hacia el norte para interpelar a los indecisos? 

Primero, hay que decir que el sur de la Ciudad no había sido muy afín a nuestro proyecto político en las últimas elecciones, por lo que también fue un paso importante: logramos consolidar el voto del sector que es más propenso a acompañar nuestro proyecto político, los barrios más humildes que padecen más las injusticias del gobierno de Larreta. Se ganaron las comunas 4 y 8, estuvimos muy cerca de ganar la 9 e hicimos una muy buena elección en la 7 y la 1, que es donde están la mayor parte de las villas y complejos habitaciones de la Ciudad de Buenos Aires.  La militancia cumple un rol fundamental: es nuestra herramienta más importante de comunicación. La estrategia para ganar la Ciudad sigue siendo el mano a mano.

Sos uno de los referentes institucionales que sigue más de cerca el tema de la Villa 31, donde hubo una paliza de votos en favor del Frente de Todos. ¿Cómo se interpreta esto frente a la hipótesis que instalaba La Nación de un «barrio paradójico», por la cantidad de recursos que invirtió el macrismo y los pésimos resultados que obtuvo?

Es parte del negacionismo estructural que tiene Juntos por el Cambio. Nosotros tuvimos muchas discusiones sobre la 31, fue el único proyecto de urbanización que no votamos a favor. Sucede que, en general -con todas las diferencias y matices que existen- las organizaciones políticas y sociales plantearon el no acompañamiento de este proyecto en la Villa 31, plagado de aprietes y desajolos forzosos y una de las más estigmatizadas. Recordemos que Macri dijo cuando asumió como jefe de Gobierno que había que erradicarla. Tampoco apoyamos el proyecto para cambiar la traza de la Au. Illia, que pasa por el medio de la 31, porque les jode la «fea vista», mientras aprobaban en la Legislatura cederle una oficina puente al Banco Mundial por 100 años. Nicolás Cassese y Romina Colman (periodistas de La Nación) profundizan la mirada de desdén y estigmatización hacia el otro, hasta plantearlo en términos económicos: «Son unos desagradecidos, toda la guita que pusimos y no sirvió para nada» .

¿Cómo ves la campaña ciudadana #SiVosQuerés?

Altamente positiva. Citemos a al grupo Sudor Marika, autores de esa canción magnífica que expresa lo que estamos viviendo, e inclusive, con mucha alegría. Estamos en un momento de incertidumbre económica y Larreta, que es parte de la mesa chica de decisiones de Cambiemos a nivel nacional, no trajo ninguna solución para paliar el modelo económico que presentaron. Por otro lado, la esperanza siempre genera alegría: lo que habilitó el «Macri ya fue, Vidal también» y que Larreta pueda ser otro que se vaya, es un desafío para que la gente nos escrute. Si llegamos a gobernar la CABA, con un presupuesto de 360 mil millones de pesos, tenemos que estar a la altura de dar las respuestas necesarias. Con 30 escuelas se resuelve el tema de las vacantes en Capital, no hay mucha vuelta. ¿Por qué el sistema de salud público no puede competir con el privado, cuando las prepagas más importantes, si tienen un problema de gastroenterología grave, recurren al Udaondo, al sistema público de salud? ¿Por qué no podemos tener un sistema beneficioso para los 3 millones que vivimos en la Ciudad y los 6 millones que la habitamos?

————————–

Andrade toma un último mate y nos despide: «Fue nuestro pueblo el que ¨desengrietó¨ el 11 de Agosto comprendiendo el mensaje que Cristina Fernández dio proponiendo a Alberto Fernández como presidente. Nos vendieron una grieta que no era entre pueblo y oligarquía sino entre dos mozos de bar, dos docentes, dos trabajadores de la salud. Una grieta falsa, en la que un laburante se identificaba con lo que podía pasarle a un mega empresario», sentencia, previo al ping pong millenial.

Ultima serie que viste

Hinterland, serie inglesa que recomiendo

Consumo vergonzante

Las pocas tardes que puedo estar en casa, me clavo algún programa popular de chimentos

Trap

Me gusta XXXTentación, obviamente Wos y Ca7riel. Siempre me gustó la música, estudié 6 años guitarra en el Manuel de Falla, es algo que me conecta mucho con mis hijos.