A un año de la sanción de la UNICABA

«Seguiremos peleando por los 29 profesorados»

Estudiantes, docentes y autoridades de los 29 profesorados se concentraron frente a la Legislatura porteña a un año de la sanción de la UniCABA para volver a rechazar el proyecto y defender la formación docente.

A un año de la aprobación del proyecto de ley de la UNICABA, promulgado únicamente con 34 votos oficialistas, estudiantes, docentes y autoridades de los 29 profesorados de la Ciudad de Buenos Aires se movilizaron hasta la puerta de la Legislatura para volver a rechazar la creación de la universidad docente diseñada por el Ejecutivo porteño y reafirmar su compromiso en la defensa de la formación docente. 365 días después de aquella jornada histórica, la Legislatura volvió a teñirse de los colores de las banderas de los centros de estudiantes terciarios. Con juegos para niñes, carteles, bombos y trompetas les estudiantes volvieron a alzar su voz contra la UNICABA.

Foto: Julián Galán

«Nos volvemos a encontrar acá les estudiantes, las docentes, las rectoras, les no-docentes y los sindicatos a un año de la aprobación de una ley metida por la ventana, aprobada de manera inconsulta y frente a la que pudimos dar una lucha histórica durante todo un año», dijo Sol Godoy, presidenta del Centro de Estudiantes del Joaquín V. González y militante de La Martí, en diálogo con El Grito del Sur. Godoy destacó también la unidad alcanzada y sostenida en el tiempo en la lucha contra la UNICABA y reclamó al Gobierno de la Ciudad que escuche las demandas de la comunidad educativa: «Jerarquizar la formación docente no es abrir una universidad de la que poco se sabe, sino que es mejorar las paritarias, discutir nuestros planes de estudio, las residencias y otro montón de conflictos históricos».

Foto: Julián Galán

Para dar inicio al acto frente a la Legislatura tomaron la palabra representantes de los centros de estudiantes, de los sindicatos y del Consejo de Educación Superior de Gestión Estatal (CESGE). Angélica Graciano, secretaria de Educación y candidata a secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), fue una de las últimas oradoras, pero no se guardó nada y criticó duramente a la administración de Rodríguez Larreta. Graciano se refirió a los 42 millones que el Gobierno porteño quiere invertir en la refacción de un edificio para construir la UNICABA y contrapuso las históricas demandas en que el oficialismo ha olvidado invertir en los últimos años.

«Necesitamos becas, necesitamos mejoras de los edificios escolares, más puestos de trabajo, fortalecimiento de las trayectorias educativas de nuestros estudiantes, necesitamos que se financien las residencias y necesitamos también que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta reconozca que está en una democracia representativa, participativa y que todos los ciudadanos debemos opinar sobre la educación porque la educación no es de un Gobierno, es el patrimonio de todos los argentinos», apuntó.

También recordó a Débora Kosak, rectora del Normal 1 fallecida el año pasado y una de las principales autoridades que se puso de pie para enfrentar la UNICABA. «Esta es la renovación de un compromiso en la defensa de los profesorados y la educación pública», concluyó.

Foto: Julián Galán

Ivo Filipi, vocal del Romero Brest y militante del Partido Obrero, se mostró muy optimista: «Esta es una lucha abierta y cuando se quiera poner el primer ladrillo vamos a estar ahí evitándolo y volveremos a las calles junto a las 29 comunidades educativas». «Nos encontramos hoy en el mismo lugar en donde hace un año mediante represión, vallas y camiones hidrantes el macrismo aprobó en soledad la UNICABA. Pero esto no significa nada, la UNICABA hasta ahora no tiene ni un solo ladrillo, no está en la agenda del Gobierno y esto es una victoria del movimiento terciario que con movilizaciones masivas y el derribo de tres proyectos pudimos derrotarlo», agregó a modo de balance.

Foto: Julián Galán

La última oradora fue Estela Fernández, presidenta del CESGE, muy conmovida por la fecha, por el recuerdo de Débora Kosak y la carga simbólica que portan cada uno de los 29 profesorados. «Nosotros salimos con las armas que tenemos: nos opusimos a esos escudos, cascos, tanquetas y carros hidrantes con los delantales blancos, con los guardapolvos a cuadritos, con las tizas, con lo que sabemos y con lo que hacemos en las aulas todos los días», expresó emocionada. Fernández recordó a rectores, rectoras, compañeros y compañeras que acompañaron la lucha en defensa de los profesorados y exigió al Gobierno porteño que deje de mirar para otro lado y escuche a quienes forman parte del día a día de cada una de las instituciones. «Hemos formado un colectivo democrático que lo único que pretende es defender a nuestras instituciones y decir que no a una gran mentira, la UNICABA es la universidad de la mentira», sentenció.

Foto: Julián Galán

Lucía Cancela, del Normal 1 y referenta de Vamos, sostuvo acerca de la reconfiguración del escenario en la Ciudad tras las elecciones del 27 de octubre que marcaron una consolidación del proyecto larretista con el 55% de los votos, pero que al mismo tiempo significó un crecimiento del número de legisladores del Frente de Todos. «Creemos que la lucha en las calles y la organización de los terciarios nos ubica en un lugar desde el cual poder pensar en frenar la UNICABA. Desde ya que la Legislatura funciona desde hace años como una escribanía, y si bien se modifica un poco la correlación de fuerzas no termina de ser del todo favorable, pero sí apuntamos a poder frenar el avance de la ley desde la movilización y sobre todo pensando en poder interpelar a grandes sectores de la sociedad que el año pasado se vieron parte de la lucha».