Día Mundial del VIH y el Sida

Un cero en la lucha contra la discriminación

Matías Muñoz es abogado, vive con VIH desde 2013 y coordina la Asociación Ciclo Positivo. A continuación se propone hacer un balance sobre el rol del Estado en la lucha contra la discriminación hacia quienes viven con VIH.

Si bien desde los ’90 hasta hoy las muertes relacionadas al sida han disminuido considerablemente, no podemos decir que ya nadie muere de sida. Según los datos presentados por la Secretaría de Gobierno de Salud, aún 5 personas fallecen cada día por complicaciones derivadas de la infección por VIH. Lamentablemente la respuesta está en que durante todos estos años, los esfuerzos de la comunidad científica y de los Estados estuvieron solamente en priorizar el presupuesto de la agenda farmacéutica y gastar exorbitantes sumas de dinero en más y mejores tratamientos. Pero, ¿esto está mal? En principio no. No está mal en sí mismo conseguir mejores tratamientos para las personas, con menos tomas, con menos efectos secundarios; lo que está mal es olvidarse de otra gran enfermedad, que mata mucho más que el virus que algunas personas tenemos en la sangre: la discriminación.

Foto: Catalina Distefano

Se avanzó en la reducción de las muertes, se avanzó en mejores tratamientos, pero no avanzamos tanto en la reducción del estigma y la discriminación. Hoy en día, las muertes relacionadas al sida tienen que ver sobre todo con dos indicadores: o son personas arrojadas a la pobreza, que no pueden atender su salud porque tienen vulnerados otros derechos fundamentales y no sólo no llegan a fin de mes, sino que tampoco comen; o personas que, por miedo o vergüenza no quieren acceder a un test o al seguimiento de su salud porque no están dispuestas a vivir la discriminación que se sufre socialmente por vivir con VIH. Pasa en los pueblos chicos, pero también en las grandes ciudades.

Los Estados (la Nación, las Provincias y los Municipios) tienen una gran deuda en la falta de inversión para reducir el estigma y la discriminación. Si tuviéramos que evaluar su desempeño en dicha tarea tendrían cero.

Difundir, entre otras cosas, el mensaje «indetectable es igual a intransmisible» (I=I) es una oportunidad única que nos estamos perdiendo. El hecho de poder saber que una persona, por tomar su tratamiento, no le puede transmitir el virus a otra persona, no sólo hace sentir bien, libre, sano, a quien es positivo por los efectos maravillosos en nuestra calidad de vida y nuestro bienestar, sino que también genera una mejor aceptabilidad y respeto hacia quienes vivimos con el VIH, reduce los niveles de estigma y de discriminación.

Foto: Catalina Distefano

Aún queda mucho trabajo por hacer en este sentido y muchas de las herramientas ya existen, sólo falta voluntad política (y social) de querer usarlas. Lejos estamos de cumplir los compromisos asumidos por la Argentina para alcanzar las metas 90-90-90, pero si hay un objetivo del cual realmente estamos a años luz, es lograr la cero discriminación. ¿Qué hiciste vos hoy para terminar con la discriminación?