Policía Karhanyan

Un año desaparecido y sin noticias

Arshak Karhanyan fue visto por última vez el domingo 24 de febrero de 2019, cuando fue visitado en su domicilio por un ex compañero suyo en la División Exposiciones. La investigación no avanza y denuncian complicidades desde dentro de la fuerza policial.

Desaparición forzada. Tal es la carátula que la familia de Arshak Karhanyan (28) exige a la Justicia. El año pasado, este joven agente de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires salió de su casa en el barrio de Caballito, dejó dos celulares dentro del departamento y la moto atada en la puerta de su casa. Se llevó su tarjeta de débito, su placa policial y su arma reglamentaria. Nunca más se supo de él.

Ahora, a un año de iniciada la investigación, vuelven a aflorar las dudas sobre los peritajes, la causa y el rol de la Policía de la Ciudad. Es que la semana pasada, luego de realizar estudios sobre uno de los celulares de Karhanyan, fueron devueltos vacíos y los técnicos explicaron que el móvil se encontraba «desactivado». Los abogados de la familia denuncian que no es el primer dato llamativo de la investigación: en el transcurso del año que lleva la causa, la policía entorpeció la entrega de cámaras de seguridad de la zona e incluso presentó algunas de fechas anteriores al hecho.

La causa se encuentra en manos del fiscal Santiago Vismara, quien ya estudia la hipótesis del encubrimiento e incluso una posible participación de la fuerza policial en la desaparición del joven. El peritaje inicial del iPhone de Karhanyan despierta muchas dudas: los encargados de realizarlos fueron los peritos del Departamento de Cibercrimen de la propia Policía de la Ciudad.

«Un fallo histórico y excepcional»

Muchas de las sospechas familiares sobre la desaparición de este joven policía, que cursaba Ingeniería en Sistemas en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), conducen a la división «Exposiciones». Allí, Arshak había trabajado hasta un mes antes de su desaparición, cuando fue trasladado a la comisaría 7-B, lo que implicaba una baja en su rango y responsabilidad. Asimismo, uno de los integrantes de Exposiciones, Leonel Herba, fue la última persona en ver a Karhanyan. Según las cámaras de seguridad, ese mediodía Herba se acercó hasta el domicilio del joven, ubicado en la Avenida Directorio 961, y juntos escucharon un audio desde el celular del primero. Pese a que las filmaciones dan cuenta de que Karhanyan se notaba angustiado y nervioso, Herba declaró que simplemente fueron a charlar sobre la compra de un auto.

Tras el encuentro, Arshak sacó 2.000 pesos del cajero y compró una pala en el Easy de Primera Junta. Su última imagen con vida es en la esquina de Rivadavia y Paysandú, donde parece buscar a alguien pero finalmente camina en dirección opuesta.

A pesar del pedido de allanamientos a la división Exposiciones que realizó el fiscal de la causa, el juez Alberto Baños se negó a ejecutarlo argumentando que no había suficientes pruebas para afirmar que la desaparición del joven se tratara de un delito. Esa misma hipótesis se busca instalar tanto desde la policía como desde el Ministerio de Seguridad. Sin embargo, la familia denuncia un importante incremento patrimonial de Herba, quien se jacta en conversaciones de Whatsapp de haber adquirido una moto Yamaha de 23.000 dolares y una camioneta Amarok.

“La Policía hizo todo para que no se sepa qué ocurrió», explicaron los familiares de Arshak esta semana en una reunión que sostuvieron con la legisladora del Frente de Todos, Victoria Montenegro. Desde el despacho de la diputada de la Ciudad se comprometieron a presionar para avanzar con una causa que recuerda a los peores tiempos de la historia reciente de nuestro país.