La amenaza del dengue

«Los equipos de prevención del dengue fueron levantados a fines de 2015»

Rosa Bologna, jefa del Servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan, denuncia las consecuencias de la ausencia de políticas de prevención. En lo que va del año ya se registran dos muertos y 165 casos en la Ciudad de Buenos Aires.

Ya son 15 las provincias argentinas que registran casos de dengue en lo que va de este 2020. El último dato que ha trascendido es que los casos confirmados en la Ciudad de Buenos Aires ascienden a 165 desde el inicio del año. De este total, 110 personas presentan antecedentes de haber realizado algún viaje, especialmente a la República del Paraguay, pero el resto son casos autóctonos. Expertos de la Universidad de Buenos Aires denunciaron el incumplimiento de los planes de prevención estipulados para el combate del mosquito y advirtieron por un posible aumento de los casos.

Hace apenas dos días se conoció el segundo caso fatal en un hospital de la Ciudad de Buenos Aires. Esta vez fue en Hospital Penna de Parque Patricios y la víctima una mujer oriunda de Temperley que había ido de visita a Paraguay. El caso se suma al registro del fallecimiento de un hombre de 73 años que pereció por dengue en el Hospital Italiano. El Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, admitió en declaraciones públicas que: «ya no hay dengue solo en los barrios mas periféricos de las ciudades, el mosquito está en todos lados».

Nueva muerte por dengue: esta vez en el Hospital Penna

Desde El Grito del Sur nos contactamos con Rosa Bologna, jefa del Servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan para conocer en profundidad la situación que vive el país.

¿Cuál es el motivo de la reaparición del dengue y por qué persiste en Argentina?

En realidad es por diferentes motivos. Algunos tienen que ver con el aumento de la temperatura y la humedad generados por el cambio climático. Asimismo, hay períodos del año en los que es más factible que se produzca la proliferación de mosquitos. Uno de los motivos de la persistencia del dengue es la urbanización desordenada y la proliferación de reservorios de mosquitos en basurales o lugares donde hay elementos inservibles que acumulan agua. Por eso, en las áreas periurbanas, la medida más importante es descacharrar, limpiar recipientes y eliminar reservorios de mosquitos.

¿Qué sucede con los planes de prevención y cómo afecta el desmantelamiento del Ministerio de Salud durante la gestión de Mauricio Macri?

En agosto de 2019, la Organización Panamericana de la Salud había informado acerca del riesgo  existente y de la imporatnte probabilidad de que hubiera un nuevo ciclo epidémico de dengue. En realidad, no conocemos los motivos específicos por los que se producen estas ondas epidémicas. En cambió, sí sabemos cuáles son las medidas que hay que hacer en forma constante, pero los equipos y los planes de prevención del dengue fueron levantados a fines de 2015 y en este momento recién se están recuperando. Sin embargo, es muy difícil poder implementar las tareas de prevención de un momento para otro. Implica tapar tanques de agua, desmalezar, sacar las cubiertas de los autos que sirven como reservorios de agua. Esta tarea es muy importante que se implemente a nivel barrial. De todas maneras, la recomendación es usar repelentes y mosquiteros.

¿Cuáles son los sectores más afectados?

En principio los adultos mayores, pero especialmente aquellos que están expuestos a los lugares donde son más difíciles de cumplir las tareas de eliminación de reservorios de mosquitos. Las zonas cercanas a basurales son focos muy sensibles. A su vez las poblaciones que pueden tener más complicaciones por el dengue son los niños pequeños, los adultos mayores y los que tienen enfermedades crónicas de base porque en estos casos la evolución del dengue puede ser desfavorable.

Bologna recomienda una serie de medidas a tomar: destaca el trabajo en la prevención, la eliminación de reservorios y sobre todo la consulta rápida frente a la presencia de fiebre, dolor muscular, dolor detrás de los ojos o  cabeza. La especialista también destaca la importancia de la consulta médica, evitar la automedicación y señala con especial énfasis la contraindicación del consumo de aspirinas e ibuprofeno.