Ciencia y Tecnología vuelven a ser prioridad

Conicet por ingreso duplicado

El Gobierno nacional anunció que se duplicarán los ingresos al CONICET. Además la medida estará acompañada de un 25 por ciento de aumento a los subsidios de los proyectos de investigación y el doble de ingresos para el personal técnico. ¿Cómo es la situación actual de les becaries?

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, la presidenta del CONICET, Ana Franchi, y el presidente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT), Fernando Peirano, anunciaron esta semana la duplicación de los ingresos al Conicet para este año. Habrá un total de 1100 nuevos ingresos, cifra que se contrapone con los 600 en total por año que otorgó el gobierno anterior. “Van a ingresar 800 jóvenes a la Carrera de Investigador, casi el doble que el año pasado”, explicó la presidenta del Conicet. En cuanto a la carrera de personal de apoyo ingresarán 300, “el doble que en el 2019”, destacó Franchi. Además habrá un incremento del 25 por ciento para los subsidios a los proyectos de investigación científica y tecnológica. “Estas son noticias muy importantes para la ciencia argentina. En 2015 teníamos tres investigadores cada mil habitantes económicamente activos, lamentablemente en 2019 nos encontramos con solo 2,5 investigadores cada mil habitantes económicamente activos. Esto representa un marcado descenso que nos lleva a retroceder en recursos humanos dedicados a la ciencia y la tecnología”, explicó Salvarezza.

A esta conferencia de prensa se suma lo anunciado previamente por el presidente Alberto Fernández: un aumento progresivo que llevará los ingresos de $29.817 a $45.430 en el caso de las becas doctorales del Conicet y de $36.752 a $54.833 a las posdoctorales. El aumento impactará en su totalidad en el mes de junio y abarcará a más de 11 mil becarios del Conicet y mil investigadores de la ANPCYT. “El último mes, sumando un refuerzo de $2000, cobramos $33.000. El problema es que al mes de diciembre la línea de pobreza según el INDEC fue de $39.000. Con este nivel salarial se nos hace muy difícil afrontar el día a día”, señaló a El Grito del Sur Martín Guaglianone, becario del Conicet y delegado de Jóvenes Cientificxs Precarizadxs.

Foto: Catalina Distéfano

Consultado en relación al impacto de las medidas anunciadas, Guaglianone sostuvo que “siempre los aumentos de cantidad de ingresos a la carrera de investigador son positivos, el punto está en ver si con eso se logran solucionar los problemas que viene acarreando el sector. En los últimos años quedaron muchas personas afuera: por ejemplo, en la última postulación se presentaron 2500 doctores y doctoras para 450 cargos a cubrir. En ese marco, estas medidas no logran compensar la cantidad de gente expulsada del sistema científico, además todavía no hubo ofertas para esa gente”.

De cara al futuro, el delegado de Jóvenes Cientificxs Precarizadxs advirtió que “para no quedar a disposición del poder de turno es importante dar derechos laborales a les becaries, porque ahora nos dan una recomposición salarial pero si tuviéramos paritaria como cualquier otro trabajo en blanco, no estaríamos sujetos a la buena o mala voluntad de los gobiernos de turno”.

Las medidas anunciadas por el Gobierno nacional, a pesar de perfectibles, responden a una prioridad anunciada durante la campaña electoral que culminó con la victoria del Frente de Todos. La propuesta fue volver a poner al sistema científico como bastión de crecimiento para la Argentina tras cuatro años de pérdida de derechos, ataque presupuestario y restricción de ingresos en el ámbito.

Foto: Catalina Distéfano

“En una situación de emergencia, con un 40% de pobreza, el gobierno de Alberto Fernández apuesta por la Ciencia y la Tecnología, lo que constituye una señal clara de respaldo hacia un sector clave para la recuperación del país. Además busca evitar la sangría de jóvenes científicos y científicas que en los últimos tiempos de desesperanza ya preparaban las valijas para emigrar”, sostuvo Ana Franchi. Por su parte, el presidente del ANPCYT sentenció: “Estas medidas muestran que la ciencia argentina comienza a ponerse de pie”.