Reunión entre Alberto y Norita Cortiñas, tras la polémica

«Seguiremos trabajando por la verdad y la justicia»

Ambos ya se habían disculpado públicamente entre sí, pero este mediodía se vieron las caras en Casa Rosada. "El Presidente escuchó todo lo que le dijimos y tuvo respuesta para todo", dijo Nora Cortiñas tras compartir el mediodía junto a Alberto Fernández.

Caras felices, tranquilidad: el malentendido mutuo quedó atrás y el presidente Alberto Fernández se abrazó en Casa Rosada este mediodía con la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas. «El Presidente escuchó todo lo que le dijimos y tuvo respuesta para todo. Abrimos caminos para seguir trabajando contra el hambre, por la recuperación del Espacio para la Memoria que se fue desarmando en los últimos años. Y seguiremos trabajando por la verdad y la justicia», contó Norita a la prensa sobre la reunión, en la que, aclaró, no hizo falta referirse al contrapunto de esta semana.

«Es una entrevista pedida hace 15 días por IEM y no tiene nada que ver con lo que pasó estos días», dijo Norita, aunque los ecos de la polémica seguían retumbando. La presidenta de Madres Línea Fundadora había llamado «negacionista» a Fernández, en respuesta a un discurso de despedida a efectivos de las FFAA que viajaban a una misión de paz en la isla de Chipre. Todos los efectivos a los que se dirigió ese día Alberto Fernández habían sido formados en democracia, por lo que para el Presidente era hora de «dar vuelta la página» en relación a una nueva etapa de las Fuerzas Armadas, lejos del terrorismo de Estado.

La idea generó preocupación en los organismos de derechos humanos, muy sensibles a todo lo simbólico que se genera alrededor de la última dictadura. Eso mismo fue lo que entendió más tarde Fernández y que lo movió a pedir disculpas vía Twitter. Enseguida, la propia Norita se retractó y afirmó que “estamos todos un poco sensibles”.

Tras el encuentro de hoy, la referente de los derechos humanos reafirmó su apoyo al Gobierno en la cruzada por reducir las jubilaciones de privilegio del Poder Judicial. «Los jueces están actuando mal últimamente, están revueltos y hay que empezar a ir por la constitucionalidad en el país», opinó.