La lupa del Pro en la paja ajena

La Ciudad también compró alcohol en gel por encima del precio «de mercado»

Dos hospitales porteños pagaron precios superiores a los fijados por la Secretaría de Comercio para la compra de la misma solución de alcohol en gel que generó la denuncia al PAMI. La operación fue por contratación directa y a través de la misma empresa proveedora, que niega haber pagado sobreprecios.

No sólo es el PAMI. Dos hospitales dependientes del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires también compraron alcohol en gel a precios a priori llamativos. El Hospital Alvárez pagó 713,90 pesos por cada sachet de 800 ml, el 25 de marzo; mientras que el Hospital Rivadavia pagó 871,20 pesos por la misma cantidad, dos días más tarde. Ambos lo hicieron vía contratación directa, y en ambos casos la empresa proveedora fue la misma, Adox S.A., que además fue la única ofertante. El Álvarez gastó poco mas de 428 mil pesos en los 600 sachets, mientras que el Rivadavia dispuso 1.306.000 pesos en 1500 unidades. El Grito del Sur se contactó con la empresa, que negó haber facturado por encima del precio de mercado y explicó que el producto no es el mismo que los usuarios compran en farmacias o supermercados para uso familiar, sino que se trata de una “loción hidroalcohólica” que a fin de cuentas tiene un efecto similar, pero de una calidad mayor y de uso habitual en hospitales.

La misma explicación daba desde anoche la titular del PAMI, Luana Volnovich, en respuesta a una dudosa denuncia del núcleo duro de Juntos por el Cambio, en las voces de la diputada Graciela Ocaña y de la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quienes señalaban al organismo por haber pagado un supuesto “sobreprecio” por el alcohol en gel. El PAMI pagó 1.060 pesos por cada sachet de 800 ml a la empresa Servicios para la Higiene S.A., del Grupo Millner. Dirigentes del Pro señalaron que ese valor está muy por encima del máximo de 500 pesos para esa cantidad de alcohol en gel que la propia Secretaría de Comercio fijó al inicio de la pandemia, retrotrayendo su precio al 15 de febrero.

“En realidad, no hay un precio unificado en el mercado para el alcohol en gel, lo termina definiendo cada proveedor, y en el último tiempo los insumos subieron muchísimo”, confesó a este medio uno de los gerentes de Adox, que es proveedora del Gobierno porteño desde 2016 y una de las pocas en condiciones de ofrecer el alcohol en gel que requieren los hospitales públicos y privados, y hasta grandes cadenas privadas de venta al público. “Nosotros vendemos una solución hidroalcohólica, menos gelatinosa que el alcohol en gel y que se puede usar más seguido, porque no requiere después lavarse las manos, y en algunos casos con un aditivo de cloricidina, que le da un efecto residual. A eso hay que sumarle el insumo de la válvula para que pueda ir el disperser de pared, que es lo que tienen estos hospitales. Por eso no vendemos a nadie más, porque sino, no llegaríamos a cubrir la demanda”, explicó. “Comprar lo que nosotros producimos con lo que se compra en una farmacia es como comparar un Mercedes con un auto común”, graficó.

«Compararon peras con manzanas: el alcohol en gel que compramos en nuestras casas con unos cartuchos que son repuestos de unos surtidores que se ponen en quirófanos y consultorios de hospitales», fue la explicación de Volnovich, en la misma línea, desde anoche.

Subidos a la ola de denuncias a partir de las compras a valores por encima del precio máximo en que incurrió el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que conduce Daniel Arroyo, y que derivaron en una pequeña crisis política con 15 funcionarios despedidos, en el Pro pusieron la lupa en las contrataciones del PAMI y distintos organismos del Gobierno, pero se olvidaron de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, con el que (por el momento) comparten espacio político.

Bullrich, de hecho, denunció hoy vía Twitter que la Superintendencia de Servicios de Salud compró 800 unidades de 250 gr a 107,92 pesos. “Esos precios equivalen a un 37% más que el precio del mercado”, twitteó. Pero se olvidó que el propio Ministerio de Salud porteño compró a más del doble: fueron 220 pesos por cada solución de 250 ml. Fue hace una semana por licitación pública, y se compraron casi 13 mil potes por un total de casi 3 millones de pesos. Sólo se habían presentado dos empresas.

El Ministerio de Salud del GCBA también compró cinco termómetros a distancia para niñes -importados de China-, con fondos del Plan Sumar por un valor de $16.940,00 a la empresa Antigua San Roque S.R.L., que los vende en su farmacia a $13.800, según pudo relevar este medio.

Consultado esta mañana en Radio Con Vos sobre si había sufrido algún tipo de abusos de los proveedores en las contrataciones del Gobierno porteño, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta afirmó: “Revisamos todo, en especial aquellas empresas que se quisieron aprovechar de la pandemia”.