Roberto Baradel

«Algunos van a querer generar un consenso de que la educación sin maestros está bien»

El secretario general de SUTEBA fue uno de los principales opositores al gobierno de Macri. En una entrevista con El Grito del Sur, Baradel hace un balance de la educación a distancia, del rol de la docencia y anticipa los debates que abrirá la pandemia en relación con la escuela pública.

A lo largo de la entrevista, Roberto Baradel repite en varias oportunidades que se trata de una “situación extraordinaria”. Es que al sector educativo también lo agarró desprevenido la llegada del coronavirus, luego de una gestión macrista caracterizada por la subejecución presupuestaria y el abandono de programas tecnológicos como el Conectar Igualdad, que hoy en día hubiera permitido que muchos más alumnos y alumnas puedan acceder a la educación virtual que actualmente se erige como única alternativa para garantizar la continuidad pedagógica.

El secretario general de SUTEBA fue uno de los principales opositores a los gobiernos neoliberales de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, quienes intentaron demonizar no sólo su figura sino la del conjunto de les docentes. En diálogo con El Grito del Sur, Baradel hace un balance del primer mes de educación a distancia, opina del rol de la docencia en este contexto y anticipa los debates que abrirá la pandemia en relación con la escuela pública.

¿Qué alcance y llegada ha tenido la continuidad pedagógica en la provincia de Buenos Aires?

Es un alcance muy alto y la llegada ha sido muy masiva, excepto para los sectores que sufren una desigualdad muy importante producto de la brecha digital. Me refiero a aquellas familias que no cuentan con herramientas tecnológicas o no tienen conectividad. Para esos casos el Ministerio de Educación y la Dirección General de Educación y Cultura implementaron la entrega de cuadernillos para los alumnos y las alumnas. Hoy se está llegando prácticamente a la totalidad: algunos pueden hacer las tareas en forma más fluida porque tienen herramientas tecnológicas y conectividad, mientras que otros siguen a través de los cuadernillos o los programas de radio y televisión. Se ha llevado un programa intenso con respecto a la continuidad pedagógica para garantizar el aprendizaje de los chicos.

¿El vínculo pedagógico se puede sostener por teletrabajo?

Ésta es una situación extraordinaria e inédita. El Ministro de Educación fue muy criterioso cuando dijo que la escuela es irreemplazable y los docentes también. Creo que eso es muy acertado. Lo que pasa es que, conforme a las limitaciones que se tienen, hoy se debe avanzar en el aprendizaje de los alumnos y en todos los casos el vínculo pedagógico sigue vigente. ¿En qué sentido? Los maestros y los profesores se comunican con sus alumnos. Es un vínculo a la distancia pero que se mantiene.

¿Cómo se va a evaluar a los alumnos y las alumnas que hoy en día no acceden a la virtualidad?

Yo creo que hay que articular los contenidos, los objetivos y los aprendizajes de este año con el que viene. Ésta es una situación extraordinaria. Habrá que discutir módulos especiales para los alumnos que terminen la primaria o la secundaria, pero para el resto de los años la articulación de este ciclo lectivo con el siguiente es muy atinada. No solamente con los chicos que no tienen virtualidad, sino también con aquellos que hayan tenido el contacto a distancia. Uno tiene que trabajar también poniendo en común lo que los chicos aprendieron durante ese tiempo, tanto aquellos que tuvieron la posibilidad de usar las redes como aquellos que tuvieron que hacer los trabajos a través de los cuadernillos.

El ministro Nicolás Trotta dijo que éste es más un momento de llevar un acompañamiento que de ponderar la evaluación. ¿Estás de acuerdo con estas afirmaciones?

Estoy de acuerdo con llevar un acompañamiento y garantizar la continuidad de los aprendizajes. Las decisiones que ha tomado el Ministro han sido absolutamente criteriosas y necesarias para el momento que vivimos. Permanentemente se han atendido las inquietudes y las preguntas. Las acciones del Ministerio de Educación han estado a la altura de las circunstancias para dar la lucha contra este flagelo.

¿Hay algún aspecto que esté faltando atender?

En general está bien. En la medida que el aislamiento continúe para que la pandemia no se profundice, creo que se va a tener que reforzar el tema de la entrega de alimentos. No hay que relajarse con eso y también hay que tener en cuenta permanentemente las pautas de comportamiento con respecto al tema de la pandemia: guardar la distancia y mantener los elementos de higiene correspondientes.

En un escenario pesimista sin vuelta de clases presenciales este año, ¿cuál es la posición de SUTEBA respecto a la acreditación de saberes del ciclo lectivo en los diferentes niveles?

Hablar de eso es muy prematuro. Primero, hay que saber qué es lo que va a plantear el comité de expertos y, segundo, hay que trabajar con consensos en el marco del Consejo Federal de Educación, el gabinete educativo, pedagogos y sindicatos docentes para definir entre todos cuáles son las acciones a llevar adelante ante una situación extraordinaria.

En estos días se destacó la solidaridad docente entregando bolsones y garantizando el plato de comida de muchas familias. ¿Por qué esta acción fue casi ignorada por los grandes medios de comunicación?

Hay corporaciones económicas que son dueñas de medios de comunicación y responden a determinados intereses. Por supuesto que en el marco de la pandemia no pueden obviar el trabajo de los médicos y los enfermeros. En general, estos medios son muy reacios a destacar la labor de los trabajadores y más si se trata de trabajadores organizados porque esto dejaría de manifiesto que somos nosotros y nosotras los que estamos haciéndole frente a la pandemia. Las organizaciones sindicales también pusimos a disposición del Estado nuestros hoteles y centros de salud. Difundir esa solidaridad sería contraproducente para sus propios intereses.

¿Qué debates está abriendo o abrirá la pandemia en relación con la escuela pública?

El tema del teletrabajo o la educación a distancia es uno. Algunos van a pretender aprovecharse de esta situación intentando generar un consenso de que la educación a distancia, sin maestros, está bien. Ese es un debate que se va a dar. Otra cuestión es la actualización de aquí en adelante para todos los docentes respecto a la utilización de plataformas. No hay dudas de la importancia de continuar con el programa Conectar Igualdad y de dotar a los chicos de las herramientas tecnológicas necesarias y la formación para acompañar el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera presencial en la escuela pública.

En una reunión con Alberto Fernández el año pasado antes de asumir la presidencia, donde éste se comprometió a reabrir la Paritaria Nacional Docente.

¿Creés entonces que el mercado va a intentar sacar su tajada en este contexto?

No tengo la menor duda. ¿Dónde está el mercado enfrentando la pandemia? Cuando el gobierno planteó la necesidad de tener a cargo todo el sistema público y privado de salud, pusieron el grito en el cielo y no se pudo llevar adelante. Sin embargo, las obras sociales sindicales nos pusimos a disposición. El mercado dijo no, pero el Estado dijo sí y los trabajadores organizados también. El Estado también está presente asistiendo con alimentos, pero el mercado lo único que ha hecho es subir los precios.

Teniendo en cuenta cómo afecta a tantos alumnos y alumnas de todo el país, ¿qué tan importante resulta contemplar el acceso a Internet como servicio esencial y no lucrativo?

Yo creo que eso sería clave y estratégico. Es otro tema a discutir. Si algo falta en este momento, es que las compañías de telecomunicaciones liberen los datos móviles a todos los usuarios para aquellos que no tienen esa posibilidad. Es estratégico que  todos y todas puedan acceder a Internet.