La crisis también golpea fuertemente a los clubes

El 80% de los clubes de barrio quedaría afuera de los subsidios estatales

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación anunció un subsidio "flexible" para clubes en el contexto de emergencia sanitaria y económica. Sin embargo, la Confederación Argentina de Clubes y Entidades Deportivas denunció que esta medida se basa en un "Registro Nacional de Clubes excluyente y que sólo incluye al 20% de las instituciones que existen en el país".

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación anunció a fines de abril un subsidio «flexible» destinado a clubes de todo el país para sobrellevar la crisis económica y sanitaria. El monto a repartir sería entre 60 mil y 100 mil pesos por cada institución, conformando una partida presupuestaria total de 72 millones de pesos. Sin embargo, rápidamente se encendieron las alarmas en las dirigencias de la mayoría de los clubes al conocer la requisitoria para acceder a este beneficio: estar inscritos en el Registro Nacional de Clubes de Barrio, que fue realizado durante la gestión macrista y apenas registra al 20% de las instituciones que existen en el país.

En la actualidad existen alrededor de 20 mil clubes a lo largo y ancho de la Argentina, por donde circulan unas 16 millones de personas que realizan actividades sociales, deportivas, culturales y educativas. En el marco de la emergencia producto de la COVID-19, la inmensa mayoría de éstos cedieron sus instalaciones a los diferentes niveles de gobierno para poner en funcionamiento centros de vacunación de tercera edad, instalaciones de cocinas montadas por el Ejército para distribuir alimentos a la población, centros de acopio y distribución de mercadería, acceso a dispositivos médicos para la detección del virus, refugios para personas en situación de calle y cuarentena para pacientes con coronavirus.

A pesar de estas múltiples acciones solidarias y de que buena parte de los clubes de barrio se encuentran en una crisis económica terminal producto de la asfixia que empezó hace 4 años con las tarifas de servicios públicos impagables, la Confederación Argentina de Clubes y Entidades Deportivas denunció anoche a través de un comunicado que el 80% de las instituciones deportivas quedarían excluidas de los subsidios estatales otorgados por la cartera que conduce Matías Lammens.

Confederación Argentina de Clubes y Entidades Deportivas

«Históricamente los clubes cedemos las instalaciones gratuitamente. Estamos presentes para las escuelas públicas y las prácticas deportivas de sus alumnos, para las campañas de descentralización que abarcan desde trámites de documentación hasta campañas de salud y seguridad social, y todo tipo de iniciativas gubernamentales que necesiten hacer uso de nuestra infraestructura. En todos estos casos no se nos exige ningún tipo de documentación«, remarcaron desde la entidad que representa a más de 8000 instituciones en 15 provincias del país.

Al mismo tiempo, señalaron que no comparten esta forma de implementación de los subsidios porque «no puede nunca sostenerse en un Registro Nacional de Clubes que es excluyente y que sólo registra al 20% de las instituciones que existen en el país. Vale mencionar que este registro fue confeccionado por una gestión que impulsaba a las Sociedades Anónimas Deportivas en reemplazo del modelo asociativo que rige en nuestros clubes. Esto promovía que quienes recibían el financiamiento del Estado eran clubes náuticos y de golf, en lugar de los clubes de barrios que realmente lo necesitaban».

En ese marco, la Confederación Argentina de Clubes y Entidades Deportivas pidió a las autoridades gubernamentales «que se flexibilicen las requisitorias solicitadas para que todos los clubes puedan acceder al beneficio, que se amplíe la partida presupuestaria destinada (por ser considerada «insuficiente» para la cantidad de clubes que realmente existen en el país) y que se convoque a un consejo asesor compuesto por las autoridades del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación y las Asociaciones de Clubes, en función de que las medidas a tomarse para nuestro sector sean el reflejo de la necesidad real de los clubes».

Clubes en terapia intensiva

Juan Ignacio Bruera, secretario general del Observatorio Social y Económico de Clubes de Barrio, expresó a El Grito del Sur que «el macrismo nos había dejado en terapia intensiva y ahora nos volvieron a colocar el respirador porque seguimos arrastrando las boletas de los cuatro años anteriores, que aún continúan y estamos intentando modificar con la Secretaría de Energía. Es importante que se modifique el cuadro tarifario. También cabe destacar que el máximo ingreso de los clubes es la cuota societaria, pero la realidad es que hoy casi nadie está pagando la cuota. Por eso estamos lanzando campañas de solidaridad para que no se olviden de los clubes».

En medio de la lucha contra el coronavirus, los clubes de barrio siguen cumpliendo una función esencial. Por eso reclaman a los interlocutores estatales -quienes recurrieron a su ayuda- que no se olviden de su rol y les garanticen un apoyo económico para continuar subsistiendo hasta que se reinstaure la «normalidad» post-pandemia y puedan relanzar sus actividades habituales.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El 65% de la docencia porteña no fue capacitada para el uso de nuevas tecnologías