Fuerte rechazo opositor

Larreta logró la aprobación de su Emergencia Económica

Con cambios en el proyecto de origen, Juntos por el Cambio logró la aprobación del pliego que le permite reasignar fondos públicos. Desde el Frente de Todos critican que el propio oficialismo sea el encargado de la auditoría, que no se contemplen a los sectores más vulnerados y los recortes al Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC).

Con una Legislatura vallada, haciendo uso de su mayoría parlamentaria y sin el consenso de la oposición, Horacio Rodríguez Larreta consiguió aprobar con 38 votos afirmativos y 21 negativos la ley para reasignar fondos en el marco de la pandemia por COVID-19. La aprobación de la Ley de Emergencia Económica implicó idas y vueltas, tanto en la negociación con la oposición como en los cambios que propusieron los propios aliados del PRO para votar afirmativamente. Sin embargo, este jueves, en sesión presencial y con los cuidados pertinentes, la Legislatura aprobó el pliego que le permitirá a Larreta disponer de los fondos públicos para su readjudicación.

La iniciativa de Emergencia Económica había sido impulsada la semana pasada por el oficialismo y se encontró con algunos escollos ante la voluntad de Larreta de aprobarla con despacho de mayoría. Lo primero que le objetaron opositores -e inclusive sectores del oficialismo- tenía que ver con la auditoría y el control de la ejecución de los fondos reasignados para la emergencia. El jefe de Gobierno tomó nota del pedido, pero la respuesta fue paradójica: se decidió crear la Comisión Especial de Fiscalización y Seguimiento de la Emergencia Sanitaria que, casualmente, será presidida por dos oficialistas. El control y la auditoría estará a cargo de los legisladores que presiden las comisiones de Hacienda y Salud: por un lado, Claudio Romero -uno de los alfiles de Larreta- al frente de Hacienda. Del otro, la radical Patricia Vischi, presidenta de Salud e integrante de la alianza oficialista. Juntos por el Cambio auditando a Juntos por el Cambio.

Otro de los cambios introducidos fue la eliminación de los pagos escalonados y el recorte salarial a dedo que establecía la propuesta inicial. En su intento por recortar sueldos, Juntos por el Cambio encontró el rechazo de los sindicatos más combativos (UTE, ATE, Metrodelegados) pero también se generaron rispideces al interior de la alianza de gobierno, principalmente con el sector de la Unión Cívica Radical, encolumnado a nivel nacional detrás de la figura de Martín Lousteau.

Por su parte, dentro de la oposición rechazaron el proyecto de emergencia de Larreta. «Le concede altos grados de discrecionalidad al Poder Ejecutivo y no contempla las necesidades de los sectores más afectados por la pandemia», explicaron desde el Frente de Todos. Entre los reclamos destacan la falta de especificación sobre el destino de los fondos reorientados. «No es un cheque en blanco al Jefe de Gobierno de la Ciudad lo que garantizará que los fondos lleguen a donde tienen que llegar», explicó en su alocución Cecilia Segura, legisladora por la oposición. «Hhay que ir más allá de la construcción de consensos con los propios», agregó el diputado Leandro Santoro.

Sucede que, a pesar de las concesiones realizadas, hay otros temas que siguen preocupando a la bancada opositora del Frente de Todos. El primer punto tiene que ver con que el propio oficialismo sea el encargado de la auditoría y el seguimiento del uso de recursos. Asimismo, otra de las alarmas es el recorte al Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), que sigue estando presente en el texto de la ley y continúa siendo permanente, a pesar de que el monto inicial del ajuste fue reducido.

A esta preocupación se suma el «paso en falso» que habría dado el Gobierno porteño esta semana. Tal como anticipó El Grito del Sur, Horacio Rodríguez Larreta intentó avanzar con el recorte de 785 millones para un programa social que atendía a comedores barriales y reasignarlo al subte. Sin embargo, desde el GCBA dieron marcha atrás a las pocas horas y atribuyeron la reasignación a un «error». Desde el Frente de Todos señalan que es una vieja metodología del gobierno de la Ciudad: si pasa, pasa.

La bancada opositora del Frente de Todos señaló que las medidas no priorizan a los sectores más vulnerables. En ese marco, el FdT impulsa desde hace más de tres semanas un plan de atención en barrios vulnerables que no fue tomado en cuenta por el oficialismo y que vuelve a aparecer en escena a partir de la disparada de contagios en la Villa 31 y otros barrios populares de la Ciudad. Asimismo, critican la falta de medidas concretas para los sectores productivos afectados en la Ciudad de Buenos Aires.

Finalmente, en términos de política sanitaria, el Gobierno porteño le propuso ayer al Ejecutivo nacional «mantener» la cuarentena estricta con una «paulatina apertura regida por protocolos». La propuesta surgió en una reunión que sostuvieron el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta con el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Los rubros que se proponen flexibilizar son comercios, con la modalidad  ‘take away’ y la construcción de obras privadas, según informaron fuentes del GCBA.

«La Emergencia en la Ciudad no se sancionó para ayudar a los que menos tienen»