Denuncian encubrimiento del Servicio Penitenciario y la Procuración Federal

«Mi hijo está en estado de coma y perdió la vista»

Alfredo Cuellar, activista y referente de Derechos Humanos, salió a denunciar en las últimas horas que su hijo, Carlos, se encuentra en terapia intensiva debido a las quemaduras que recibió bajo resguardo del Servicio Penitenciario en la Unidad 1 de Ezeiza. Cuellar denuncia falseamiento de información en el informe sanitario y complicidad entre el Servicio Penitenciario Federal y la Procuración Penitenciaria de la Nación.

Una vez más, lo que sucede en las cárceles es noticia. En este caso se trata de Carlos Cuellar, quien en este momento se encuentra en terapia intensiva, luego de haber sufrido grandes quemaduras bajo el resguardo del Servicio Penitenciario en la Unidad 1 de Ezeiza. Alfredo Cuellar, su padre, denuncia los hechos ocurridos y acusa además al Servicio Penitenciario y a la Procuración de la Nación por la tergiversación y falta de información en el parte de salud emitido por estos organismos. «Lo que yo quiero que se sepa es que está circulando una versión desde la Procuración Penitenciaria y el Servicio Penitenciario Federal que dice que mi hijo tiene apenas una leve lesión, que son heridas superficiales y que son prácticamente de baja gravedad, o sea que no está en peligro. Pero mi hijo está en estado de coma y no ve nada, no sé dónde ven ellos lo superficial», denunció el padre de la víctima en diálogo con El Grito del Sur.

Esta no es la primera vez que Alfredo Cuellar se enfrenta a esta situación. En diciembre de 2012 su hija, Florencia «la China» Cuellar, fue asesinada en el Penal de Mujeres de Ezeiza y el Servicio Penitenciario no emitió un informe oficial sobre su estado de salud ni la causa de su muerte. Hoy, a casi ocho años de aquel hecho, Alfredo se ha convertido en un activista de los derechos humanos y se encuentra peleando en estos momentos para que el ataque contra su hijo no quede impune. «Hoy el sistema vuelve a golpearme duramente, pero todo el apoyo que recibí me hace más fuerte. Para mí la única verdad es lo que vieron mis ojos, no me conforma ningún informe, ni cualquier cosa que me quieran hacer creer que diga que mi hijo estaba bien», suma.

Devoto después del estallido mediático y de las cacerolas

«Estuve anoche, ingresé a verlo y está en estado de coma prácticamente. Perdió la vista, está con tubo de oxígeno y tiene quemaduras por todo el cuerpo. Es terrible la situación», cuenta el referente de la lucha antirrepresiva en las cárceles argentinas. Esta mañana volvió al lugar, gracias a la Comisión Provincial por la Memoria, a la espera de ser recibido por la junta médica y aguarda a la llegada de su abogado para empezar a trabajar sobre el caso y exigir respuestas al sistema penitenciario.

«Quiero que se sepa la verdad y estoy firme acá para desenmascarar al Servicio Penitenciario y a la Procuración Penitenciaria, que son los que tienen que velar por la integridad física de todos nuestros seres queridos privados de libertad», concluyó Cuellar.