Larreta sigue desatendiendo a la población en calle

Denuncian la suspensión de la entrega de viandas en el Isauro Arancibia

Docentes y autoridades del Isauro Arancibia, escuela que trabaja con estudiantes en situación de calle, denunciaron esta mañana que el Gobierno de la Ciudad retiró los bolsones de comida para llevárselos a otro lugar, aún cuando desde la madrugada ya se habían formado colas de dos cuadras para recibir la ayuda alimentaria.

Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio en la Ciudad de Buenos Aires, las autoridades y docentes de la escuela Isauro Arancibia, que reúne a jóvenes y adultes en situación de calle, asumieron el compromiso de continuar brindando la asistencia y el acompañamiento necesario a sus estudiantes. Como en el resto de las escuelas porteñas, el Isauro entregaba cada 15 días los bolsones de comida que envía el Gobierno de la Ciudad. Todo venía bien, en gran medida gracias al esfuerzo del equipo docente, hasta que esta mañana dos camiones del Gobierno de la Ciudad fueron enviados a la institución para retirar los bolsones que le habían sido asignados. «Anoche nos avisaron que hoy a las 7 de la mañana se llevarían todas las bolsas, para entregarlas ellos en otro lugar», informó Susana Reyes, directora de la institución, en diálogo con El Grito del Sur.

Susana Reyes, directora del Isauro Arancibia. Foto: Catalina Distefano

Cabe destacar, de todas formas, que los problemas se originaron incluso un poco antes. «Se supone que lo que trae ese bolsón es el equivalente a 10 días de asistencia a la escuela, pero resulta totalmente insuficiente porque alcanza con suerte para cuatro días», explicó Reyes. En estos encuentros quincenales, los y las estudiantes se encuentran también con sus maestros y maestras para ponerse al día con las tareas, dudas y dificultades que eventualmente surjan durante este período de excepcionalidad. «Los maestros y las maestras del Isauro confeccionan los cuadernillos y los fotocopian porque no podemos utilizar la web, ya que nuestros y nuestras estudiantes no tienen computadora, ni forma de conectarse. Algunos tienen teléfono, pero es muy difícil hacerlo así», añadió para clarificar un poco más el estado de situación en que se encuentra la institución.

Debido a la crisis sanitaria y económica profundizada por la pandemia, las entregas periódicas de bolsones empezaron a registrar también una numerosa cantidad de vecinos y vecinas del barrio que se acercaban desesperados en busca de algo para comer. «Todo el equipo docente de la escuela empezó a pedir donaciones al barrio, a distintos sindicatos, y así pudimos armar los bolsones para entregar a los vecinos del barrio que realmente estaban desesperados», cuenta la directora de una de las escuelas emblemáticas de la Ciudad de Buenos Aires, reconocida por la enorme labor social que realiza, a pesar del desprecio y los constantes ataques de Horacio Rodríguez Larreta. «Nosotros denunciamos ante las autoridades de Educación y de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires que vengan a hacerse cargo de esta situación y nunca lo hicieron», precisó Reyes.

Bandera confeccionada por estudiantes y docentes durante la olla popular realizada en la escuela el año pasado, tras la publicación de los datos del 2º Censo Popular de Personas en Situación de Calle. Foto: Catalina Distefano

A raíz de la detección de casos en el barrio de San Telmo, donde está emplazado el Isauro, y en particular el contagio de estudiantes, desde el CESAC 15 advirtieron que la continuidad de la entrega de bolsones en la puerta podría transformarse en un alto foco de propagación del virus. Por tal motivo, autoridades y docentes ofrecieron un esquema alternativo a las autoridades porteñas: «Lo que nosotros sugerimos al Ministerio de Educación es una nueva forma de entrega, que iba a ser ir nosotros, junto con el CESAC, a los hoteles donde están viviendo varios de nuestros estudiantes, ir a las ranchadas, y llevar los bolsones para que no se junte la gente en la puerta de la escuela».

«El hambre no espera, el hambre mata», sentencian desde la comunidad educativa del Isauro Arancibia. Foto: Catalina Distefano

Luego de acordar una nueva estrategia y recorrido de repartos con la directora del Área de Jóvenes y Adultos y la Gerenta Operativa de Inclusión Educativa -pertenecientes a la cartera educativa de CABA-, en la noche de ayer les llegó un aviso vía WhatsApp informando que a las pocas horas pasarían dos camiones a llevarse los bolsones que habían prometido entregar a la escuela para que maestros y maestras, junto a trabajadores y trabajadoras del CESAC 15, realicen la entrega ordenada de las viandas. A pesar de cuestionar la medida por romper los acuerdos alcanzados recientemente, el Ejecutivo porteño volvió a mostrar una vez más su falta de sensibilidad dejando a cientos de estudiantes sin alimentos.

En el momento del retiro de los bolsones, cabe destacar además que ya estaban formadas desde la madrugada filas de dos cuadras de vecinos, vecinas y estudiantes que esperaban recibir la ayuda alimentaria. «En este momento se han llevado las bolsas del Isauro y hemos ido a buscarlas al lugar donde se las llevaron para seguir con nuestro plan, que es la entrega de alimentos a nuestros y nuestras estudiantes», concluyó Susana Reyes.