Sin ingresos desde hace casi tres meses

Artesanos y manualistas, al filo del hambre: sin acceso a bolsones ni al IFE

Tras más de 70 días sin respuestas y un fallo a su favor recusado por el Gobierno de la Ciudad, artesanes y manualistas protagonizaron ayer al mediodía una jornada de protesta en San Telmo para hacer oír sus reclamos. El Ejecutivo porteño se comprometió a entregar alimentos a partir de la semana que viene, pero el sector aún espera soluciones concretas.

Les artesanes y manualistas de las ferias regularizadas de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran desde hace más de 70 días sin la posibilidad de trabajar. En la mayoría de los casos no pudieron acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) ni al aporte único extraordinario que estableció el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de CABA, tampoco a los bolsones alimentarios que entregan Nación y Ciudad. Hoy se encuentran en un «estado de emergencia económica y social» y, en ese marco, exigen al Gobierno porteño que garantice sus derechos a la vivienda, la salud y la alimentación.

Luego de haber enviado una serie de petitorios al Ejecutivo que comanda Horacio Rodríguez Larreta, siendo «nula o insuficiente» la respuesta obtenida, les artesanes, artistas y manualistas realizaron ayer al mediodía en el barrio de San Telmo una olla popular y muestra de arte callejero como forma de protesta. Las principales demandas de este sector son: la apertura de una mesa de diálogo con el Gobierno porteño para obtener soluciones inmediatas; la entrega de bolsones de alimentos, verduras y productos de higiene; el acceso a subsidios y créditos blandos a tasa cero con tres años de gracia para la reapertura de la producción en sus talleres; la implementación de una plataforma propia del GCBA para la creación de una feria virtual que permita comercializar sus productos; y un subsidio habitacional para alquileres.

El titular del Juzgado Nº 2 en lo Contencioso Administrativo, Roberto Gallardo, dio lugar esta semana a la medida cautelar presentada por artesanes y manualistas que forman parte de la feria emplazada en la calle Perú -entre Rivadavia y Alsina- y ordenó al Gobierno de la Ciudad que, hasta tanto perduren las medidas de aislamiento social obligatorio, abone en forma mensual a los afectados y afectadas la suma de diez mil pesos mensuales. Sin embargo, la administración larretista recusó al juez Gallardo y ahora el pedido de amparo se encuentra en manos de la jueza Romina Tesone.

La negativa del oficialismo porteño a colaborar con el colectivo de trabajadoras y trabajadores artesanos se extiende también a la Legislatura, donde la amplia mayoría del Pro y aliados se negó hasta el momento a discutir el proyecto de ley presentado en abril por la legisladora Lorena Pokoik (Frente de Todos) con el objetivo de brindar una ayuda económica no sólo a artesanes y manualistas, sino también a artistas callejeros e independientes, técnicos y libreros de las diferentes ferias de la Ciudad.

La masiva protesta realizada en la jornada de ayer trajo sus primeros frutos: el GCBA se habría comprometido a hacer efectiva la entrega de alimentos para todos los artesanos y manualistas que hoy no pueden trabajar. También se espera en la semana entrante una reunión con el director general de Conservación del Paisaje Urbano, Miguel de Estrada, con el objetivo de empezar a abordar en conjunto cada uno de los puntos presentados en el último petitorio, que contó con la firma de más de 20 delegados y delegadas de distintas ferias porteñas.